Cómo decir que NO a un evento: Michelle Obama nos ayuda

Parece mentira que ya hayan pasado casi dos años desde que Netflix llegara a nuestras vidas. Igualmente, también aterrizaron palabras tan raras como ‘nesting’; que no es otra cosa que quedarnos en casa sin hacer nada, o como mucho haciendo magdalenas decoradas con fondant de muchos colores. Eso sí, mientras consumimos cantidades ingentes de series o películas online. De hecho, llega un momento que hasta la propia plataforma nos pregunta de una forma indecente si todavía seguimos viendo contenidos audiovisuales en nuestro dispositivo electrónico.

Lo cierto es que, aunque diferentes medios de comunicación intenten vendernos los beneficios terapéuticos de no hacer nada; la verdad es que quedarnos anclados en nuestro ‘nido’ de una forma permanente puede estar bien para un rato, pero a la larga lo único que conseguiremos es convertirnos en un hikikomori. Es decir, en un aislado social agudo japonés. Del mismo modo, si vivimos con nuestros padres, y además, nos gustan las sopas de sobre, también podrían denominarnos como solteros parásitos.

Por otro lado, y en nuestra defensa, cabe destacar que muchos de nosotros apostamos por un ocio casero simplemente por no disponer de los suficientes ingresos económicos para poder seguirle el pulso a la calle. No hace falta recordar que la crisis económica sigue haciendo mella en nuestros delicados bolsillos. Por supuesto, esto no quita que sigamos estando muy ilusionados por todos vuestros enlaces, y como no, por todos esos niños y niñas que habéis decidido traer al mundo. Sin embargo, es hora que sepáis que no vamos a poder acudir a todas vuestras celebraciones; quizás porque no tengamos el dinero suficiente, o bien porqué definitivamente tenemos un problema de socialización que nunca, bajo ningún concepto, vamos a aceptar.

En este sentido, y pese a que en un principio nos cueste admitir que ya nos han tachado peyorativamente como seres antisociales en más de una ocasión; nos vamos a esforzar sin duda por rechazar vuestra invitación al más puro estilo ‘Obama’: con una tarjeta de felicitación totalmente sincera, estudiada y llena de buenos deseos. Asimismo, no está demás dar las gracias a Internet por la cantidad de páginas webs que nos permiten imprimir desde casa, y así no tener que socializar ni cuando nuestro objetivo es valga la redundancia, evitar el contacto humano.

Y es que como bien afirma nuestra compañera Irene Ramírez, hay hábitos que nunca deberíamos haber dejado de lado; desde una bonita tarjeta de felicitación en lugar de un triste WhatsApp, a comer sin esperar la foto de ‘Instagram’, pasar una tarde entera en el jardín con los amigos comiendo pipas, o sencillamente bailar como si nadie te mirase: ya es hora de redescubrir nuestro animal social por naturaleza.

Sergio Barreda
Sergio Barreda

DIRECCIÓN sergio@bfacemag.es

Director de BFace Magazine. Mi lema: "Hago lo que creo y creo en lo que hago".

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies