El poder de una buena ‘selfie’

“En el futuro todo el mundo será famoso durante quince minutos. Todo el mundo deberí­a tener derecho a quince minutos de gloria”. No iba muy desencaminado Andy Warhol cuando pronunció esta frase hace casi 30 años.

Hoy las herramientas para ser ‘conocido’ han cambiado y, más allá de salir en televisión y ser famoso por méritos propios, lo que importa ahora es estar presente en el mundo 2.0. Y no nos lo han puesto difí­cil. El í­ndice de audiencia ahora se mide en ‘likes, me gustas, corazones, seguidores y retweets’. Está claro que no vas a tener un público para llenar estadios ni club de fans, pero con un poco de suerte, buena genética, buen uso de filtros y don de gentes puedes llegar muy alto. Bueno, o dicho de otra manera, “puedes hacer que tu móvil pierda toda la baterí­a en cuestión de minutos”. Y es que, sin una buena aplicación en tu smartphone, no eres nadie (quién dice una aplicación dice una para el contraste, otra para el brillo, otra para el marco, la saturación, el efecto vintage, drama, blanco y negro…). Vamos, es como ir con tu propio laboratorio Kodak en el iPhone.

La última epidemia (digo epidemia porque es contagioso) ha sido el ya famoso ‘selfie’. Algo que no es nuevo, pero que a alguien se la ha ocurrido ponerle nombre. Ellen Degeneres es una de las culpables de hacerlo mundialmente conocido en la gala de los Oscars, al fotografiarse con las estrellas del cine y publicar la foto en las redes sociales.

Lady Gaga Selfie Bface Magazine

¿Qué distingue a estas fotos de otras? El ego. Y no nos engañemos, hay quien usa Instagram para subir fotos de paisajes, ciudades para visitar, flora y fauna del pueblo al que has ido este fin de semana, pero cada vez abundan mas las ‘egofotos’. Hay quien empieza en Instagram fotografiando  atardeceres y colibrí­s, y ha acabado con muy poca tela. Y es que, a no ser que viajes mucho o que te pasen cada dí­a cosas espectaculares para captar en tu cámara, nadie puede obviar el poder de una buena egofoto y su respuesta en tu público en forma de ‘corazones’.

Pero comprendamos el fenómeno ‘selfie’ como un arte. Puestos a hacerlo, hagámoslo bien: El ‘selfie’ no es una foto estéticamente bonita, es una foto para que tú, que eres el protagonista, quedes estupendo. Si tu móvil tiene cámara delantera estas de enhorabuena. Si no es así­, suerte y a confiar en la destreza de quien haga la foto. Si vas a salir solo en la foto, puedes echar un vistazo a la red social Tuenti ( aquella red social que te abriste en 2007) y admirar a los artistas jóvenes contemporáneos que abundan en nuestro paí­s y que nos llevan años de ventaja en esto de las auto-fotos. Truco: Foto centrada, un buen ambiente, sonrisa (o cara de circunstancia, en su defecto) y a publicar.

El drama aparece en tus fotos corales. Esas noches en las que sales de fiesta y te da por hacer un ‘Ellen’. Si eres tú quien hace la foto, olví­date de ser el protagonista, porque vas a estar relegado a una esquina o tu brazo no va a salir proporcionado con el resto de tu cuerpo. Lo mejor es que invites (engañes) a salir en la foto a alguien y que tenga el honor de hacerla, y de esta manera tú sales en mitad de la foto, como si contigo no fuera el tema. El problema de esta foto es que admite un número limitado de personas y es entonces cuando la gente empieza a cerrarse y otra gente a intentar trepar para salir en la foto de moda. Es lo que se llama un ‘Minelli’: aquella persona rezagada que por llegar tarde no sale en la foto.

Academy Awards selfie back BFace Magazine

Ni siquiera el Papa se salva del selfie.Papa Selfie BFace Magazine

Irremediablemente, estas redes sociales y este tipo de publicaciones ya forman parte de nuestro dí­a a dí­a y de la forma que tenemos de relacionarnos con nuestro alrededor. ¿Qué es lo primero que haces al despertarte por la mañana? Abres Instagram, Facebook, Twitter…y todo lo que hiciste ha quedado reflejado. Por eso, esa foto que veí­as aceptable para publicar el sábado por la noche, el domingo  quizás no lo sea tanto. Así­ que os animo a autofotografiaros con criterio, y con muchos likes y a arrepentirse al dí­a siguiente. Las risas están aseguradas, que al fin y al cabo es lo que importa.

[followbutton username=’ricescudero’]

Ricardo Rastrollo
Ricardo Rastrollo

REDACTOR

Periodista afincado en Madrid. Empecé en este mundo de la comunicación en Lasemana.es. Actualmente redactor en @BFaceMag | @ricescudero

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies