El tercero en discordia

Tres son multitud. Esto no lo digo yo, lo dice un dicho popular que avala la tesis de que el número 3 es un número maldito. Y es que nunca sale nada bien a repartir entre 3. Siempre hay alguien que se queda colgado en este juego de ser el ‘más moderno’ y adelantado a su tiempo. Y quien dice colgado, dice maldiciendo el momento en el que decidió jugar al ‘Tres en raya’. Vale, dejo las metáforas para explicarme debidamente:

Una relación abierta es aquella relación ‘sentimental‘ en lan que dos personas deciden compartir el ‘elemento sexual’ con una tercera persona, que no tiene por qué ser siempre la misma ( eso ya es poligamia) . Pero, por muy raro que parezca, ¡Oh, sorpresa! no suele salir bien. Nunca sale bien. Y si es así, siempre esa relación acaba evolucionando en algo radicalmente distinto a lo que empezó en su día . Hoy vuelve a escribir el Doctor Amor para facilitaros unos trucos bastante eficaces, romper ciertos mitos y así conseguir entender esta tipo de relaciones abiertas y tener más argumentos para criticar a la amiga de turno que decide experimentar con sus relaciones personales.

tumblr_lt9mjg1Y8w1qeyh40o1_1280-300x300


Tipos de contrato en las relaciones abiertas: (casos reales)

Que las dos personas sean conscientes de que la relación es abierta: Suele ocurrir con relativa frecuencia  que hay gente muy lista que aprovecha ese vacío temático de las primeras citas en materia sexual para no comentar lo mucho que le gusta gustar y que no puede entregarse solo a ti en el sexo, pero mientras no te enteras aquí nadie sufre. Es lo que se llama  ‘Cabroncete nivel Pro’. Para ello está bien sacar el tema de manera sutil, pero todos sabemos que no lo vas a hacer para no cagarla en esta primera cita.

Que se dejen claro los límites en materia sexual: ¿Qué entendemos por relación abierta? Es verdad que hay mucho ‘Yihadista sentimental’ que ante  cualquier roce, mirada o tonteo pone el grito en el cielo. Establecer los límites en una relación abierta debe ser tan incómodo como salir a la M30 un lunes de lluvia por la mañana. Puede que empieces bien, pero como la cosa se ponga seria, vas a acabar pasando los límites del calentón.

Que si uno decide parar este tipo de relación porque hay sufrimiento, lo diga. Si esto sirve para daros cuenta de que esto no tiene ningún sentido ¡Ole!, pero si uno de los dos sufre, es inútil y cruel por la otra parte continuar con este tipo de relación viendo a tu pareja sufrir. El amor está para disfrutarlo en todas sus facetas, y sufrir no entra en ninguna de ellas. Otra cosa que suele ocurrir es que haya uno de los dos miembros de la pareja que, a pesar de que no le haga gracia este tipo de relación, decida callarse y hacer como si no pasara nada, o que busca en otro la estabilidad sexual que su pareja no le dio en su momento.

Que no haya sentimientos en el acto sexual. Esto se merece un debate a modo de referendúm nacional. Sentimientos los hay siempre, incluso en el sexo más sucio y esporádico (no, no me he tragado un unicornio rosa). Es así. Muchas relaciones sentimentales han surgido a raíz de un encuentro sexual esporádico tras una noche de desenfreno. Otra cosa es que después de este encuentro sexual cada uno se vaya a su casa y Dios en la de todos para pedirte explicaciones, que ya sabéis que a él no le gustan estas cosas.

Establecer previamente vetos personales en esta relación abierta. ¿ Por qué estableces vetos, amiga? Por el miedo a que ese encuentro sexual permitido, evolucione en algo emocional, se acabe pillando y tú, por ir de moderna, acabes siendo la tercera en discordia, acabes desplazado y se rompa la relación sin posibilidad de dar marcha atrás.

[Tweet “Las relaciones abiertas fortalecen tu suelo pélvico, nunca una relación de pareja”]

tumblr_m94amiEJ5E1qeyh40o1_1280-298x300


Mitos que suelen aparecer en este tipo de relaciones:

-Nosotros tenemos una relación abierta porque tenemos mucha confianza el uno en el otro-

¿Confianza en qué? Cariños, si estáis dispuestos a lanzaros al precipicio del ‘Fornicio Poligámico’, la confianza aquí no pinta nada. Hay quien piensa que es la pérdida absoluta de la confianza en materia sexual la que hace que os atreváis a probar otras cosas fuera de la relación.

-El sexo es algo secundario en una relación-

Como es algo secundario, nos atrevemos a romper esta ‘parte tan poco importante’ de la pareja. Es tan secundario que necesitamos hacerlo con otros fuera de la relación. Es tan secundario que nunca vas a rayarte y a pensar que el sexo no puede conducir a algo más emocional (ponedle tono irónico).

Buscar fuera lo que no hay dentro-

Cuando algo falla y surgen los problemas puede ser que se vea el sexo fuera de la relación como un elemento que vuelva a unir, que recupere la magia. Yo no encuentro mucho sentido a esta afirmación, pero cada pareja establece sus propios códigos y reglas.


El tercero en discordia

Aquí quería llegar yo. Una cosa es que yo esté dando caña a este tipo de ‘parejas’ pero otra muy distinta es que vaya a hacerlo con el ‘tercero en discordia’: Aquel que se mete en la relación consciente o inconscientemente y sin ningún vínculo sentimental con la pareja. Normalmente siempre van a ir a él todas las hipócritas balas, acusando al tercero de provocar una fractura en la pareja. Las relaciones se rompen por muchas razones, y es posible que esta actitud  sea la evidencia de que las cosas no vayan bien, pero aquí al tercero en discordia solo hay que preguntarle si lo hace con la intención de romper lo que ya está roto (cabroncete nivel Pro 2).

Aun así, lo mejor es mantenerse al margen, que 3 siempre es 2+1, y aquí el tercero en discordia puede quedarse colgado, pillado, jodido, y con muchas preguntas que resolver. Así que a partir de ahora siempre pregunta en la primera cita si tiene antecedentes y si ‘jo, te va a querer más solo a ti’, que parece una tontería, pero eso del amor, mola más cuando es recíproco y solo de 2.

photo12-272x300

Debería ser algo más objetivo, lo sé, pero para eso os podéis encontrar muchísimos artículos sobre los beneficios y virtudes de las relaciones abiertas. De todas formas, aunque estos son mis principios, si no les gustan, tengo otros, dispuestos a exponerlos cuando el amigo de turno no me venga sufriendo porque su novio se está pillando del tercero en discordia. Y ahora, os prometo volver a editar este artículo sí lográis convencerme con hechos de que las relaciones abiertas fortalecen la relación.

Ilustraciones: José Onís

[followbutton username=’Ricescudero’]

Ricardo Rastrollo
Ricardo Rastrollo

REDACTOR

Periodista afincado en Madrid. Empecé en este mundo de la comunicación en Lasemana.es. Actualmente redactor en @BFaceMag | @ricescudero

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies