Todas las excusas que puedes poner para no quedar con alguien, de la A a la Z

El abecedario definitivo de las excusas para que vayas variando y dejes de usar el clásico de “me llama mi madre para que vaya a merendar, que me ha hecho el bocadillo”. Pero ten cuidado: si las usas sin precaución y sin protección, puede que te veas solo en la vida porque nadie quiera quedar contigo nunca más. Y en 2016 no se lleva lo de ser hermitaño.

Quien dice excusas dice “cómo ser un genio de la creatividad excusística”. Todo un arte. O… “cómo ser medio capullo, medio imbécil, por utilizar excusas cutres, pero que han tenido gracia”.

Amnesia. “Lo he olvidado todo. Mi memoria se ha borrado y claro, no tenía anotado en la agenda que hubiésemos quedado. Una pena.”

Bingo. Resulta que el otro día fuiste al bingo y te olvidaste la bufanda allá. (Bufanda es otra excusa con “b”, porque puedes decir que te la habías olvidado y has tenido que volver a casa).

Curling. “Hay un torneo de curling que NO ME PUEDO PERDER”. Entre que la otra persona busca qué es el curling (si no lo conoce), o decide si estás de broma o en serio, ya se habrá pasado tiempo suficiente para que ya no os dé tiempo a quedar.

Dermatólogo. Al momento en el que digas “tengo cita en el dermatólogo” la otra persona se imaginará un herpes o una erupción y las ganas de quedar se le irán rápidamente.

Examen sorpresa. Tienes la corazonada de que mañana toca examen sorpresa. ¿Que no estudias? Pues… te acabas de apuntar a clases de portugués, por ejemplo.

Fútbol. La excusa universal para todo. ¿Hay que estudiar? No si hay partido de fútbol. ¿Has quedado? No creo, había partido de fútbol así que seguro que tú no habías propuesto ese día y esa hora. Y si no te gusta el fútbol, disimula. Aquí tienes palabras que puedes soltar para que cuele: penalti, golazo, roja, partido de ida, fuera de juego. De nada.

Golf. ¿Qué es eso de que el fútbol es el único deporte válido para ser el máximo forofo? Di que es el British Open de Golf y tienes que verlo. Dudo que la otra persona sepa cuándo es. Y dudo que quiera ir a verlo contigo.

Hueso: te has roto un hueso. Aquí va una lista de nombres de huesos que puedes decir para que parezca que te lo ha dicho un médico: hueso pisiforme, tercer metacarpiano, vómer, y escápula. Pero acuérdate de mirar donde están y aunque sea hazte una foto con esa zona envuelta en papel higiénico y di que es la escayola pero tu móvil no hace buenas fotos.

Indefinición. Imprecisión. Im…presentable. Hazte el indeciso y márcate un momento de duda que le confunda más a la otra persona que a ti. No falla.

Joroba. Te ha salido una joroba rarísima. No sabes muy bien si es tipo camello o tipo dromedario. Y ya está, nunca más verás a esa persona.

Karate. Eres cinturón negro. Y tienes un mal día. Sayonara, baby.

Lunes. Es que los lunes… voy mal los lunes, y estoy agotada del fin de semana. Es un día horrible los lunes, ¿a que sí? Mejor nos vemos otro día.

Martes. Miércoles. Que no sólo los lunes son días jodidos, y tú puedes poner de excusa que los martes no te inspiran y prefieres hibernar. Malditos martes. Malditos miércoles.

No habíamos quedado. Aplica una negación así rotunda y juega al despiste. Que se te note seguro, y listo.

Ortodoncia. Acabas de ir al dentista y te han puesto ortodoncia al nivel de “Lisa necesita un aparato, seguro dental”. Poco glamouroso.

Pez. Tienes que bañar al pez, que le acabas de comprar un gel de algas y hay que probarlo. Ante esto… la persona que recibe plantón no te dirá nada. Pero igual no te dice nada nunca más.

Queso Roquefort. Di que te acabas de comprar una colonia que huele a queso roquefort así fuerte. Cero ganas de verte.

Restaurante. Siempre puedes hacer que te has confundido de restaurante y que llevas esperando un buen rato. Qué pena.

Setas. Vas mal de setas. Y con esto o quedas de drogodependiente, de descentrado o de experto en micología (que viene siendo el estudio de los hongos. Todo un hobby).

Tatuaje. Tienes que ir a retocarte el tatuaje de Pikachu que tienes en la nalga. Cosa menos sexy…difícil. Ya te has ‘librao’.

Uy. Ups. Uala. Y todas esas cosas que no dicen nada realmente, pero que quedan expresivas y que si las acompañas de emojis no quedas tan mal. “Bueno, ha dicho ‘ups’, no me puedo enfadar”. Ojalá.

Vieiras. Estabas haciendo una comida sencillita: vieiras rellenas. Le ibas a invitar, pero se te ha complicado la bechamel y te has liado en la cocina. Has quedado de masterchef, y de cutre por no invitar a vieiras.

Wingardium leviosa. Algo así como que es la convención de Harry Potter. Y si se te ocurre alguna excusa mejor que empiece por W, coméntame.

Xilófono. Tienes ensayo y es un arte que se está perdiendo. No podemos dejar que la música del xilófono se apague… luchemos por los xilófonos. Y si es por no quedar, aprendes a tocar una de Beethoven incluso.

Ya si eso… en otra vida. Ya si eso… te llamo. Ya si eso… puedes olvidarte de mi nombre, mi cara mi casa, y pegar la vuelta.

Zimbabue. Había ofertaza y te has ido de safari. Que al volver le avisas.

Ana Picado
Ana Picado

REDACTORA

Melomanía extrema, morriña constante y gestora de "¿tomamos algo?" profesional. Mi afición es tener aficiones. Y trabajar de ellas.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR