Filtro de realidad a la Navidad

Sí, por fin estamos en Navidad; pese a que las luces de las calles, los anuncios de juguetes y las ofertas de turrones en los supermercados, con villancicos sonando en bucle, nos empezaran a taladrar casi en agosto. Sobremesas interminables, sobredosis de turrones, churros con chocolate a las 8 de la mañana del 1 de enero, entrega de regalos, intercambio de regalos… ¡Unas fechas completitas que mucho nos gustaría que fueran como una de esas películas de domingo por la tarde en las que acaban con final feliz.

Pero no nos engañemos, las expectativas no tienen nada que ver con la realidad. Así que aquí está toda la verdad sobre lo que implican unas verdaderas Navidades.

Éste eres tu el día 23 de diciembre:

Minutos antes del sorteo del Amigo Invisible:

Tu cara de emoción evoluciona a cara de “Oh, Dios, la que me ha caído” cuando descubres a quién te toca regalar:

Y cuando se te acumulan cuatro Amigos Invisibles en una semana tu cara pasa a ser:

La idea de árbol que tienes en la cabeza:

Tu verdadero árbol:

Cómo crees que serán las comidas y cenas familiares:

Cómo son en realidad:

Si te pegaste una buena farra la noche anterior:

Y sí además tienes que soportar las bromitas de tu familia:

Cuando te preguntan si quieres repetir:

En el fondo de tu ser crees que no puedes más…

…pero aparecen los (20) postres (diferentes que ha traído tu familia lejana):

Al salir de casa en Nochevieja:

A las 00.01h (con las 12 uvas intactas en tu boca):

¡La noche es joven! (pero el primer trago de cubata siempre cuesta):

Después de muchos tragos de cubatas:

Tú a las 07.00h de la mañana:

[Error 404. GIF & Dignity Not Found]

Cuando resucitas al día siguiente. A las 6 de la tarde:

¡Noche de Reyes! Abres ese regalo que llevas llorándole a tu madre 3 meses:

Cuando descubres que son unos calcetines (o en su defecto, un conjunto de ropa interior):

Tú al acabar las Navidades:

Y decides que lo mejor es retirarse haciendo el “moonwalk” dirección a ese gimnasio que no pisas desde verano:

The End.

¡Feliz Navidad! ¡Feliz digestión! ¡Feliz resaca!

María Vidal
María Vidal

REDACTORA

Érase una aragonesa tamaño bolsillo, tranquilamente intranquila y de las de la risa floja. Firme defensora de los planes improvisados y con hobbies para dar y regalar. TO BE CONTINUED

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR