Gente que no es de fiar en la era digital

Nunca estaremos a salvo de la mala gente. Esa tóxica de fondo negro -con pelos en el corazón, que dice mi madre-. Al menos, no parece que ningún robot o app vaya a señalarnos por la calle tipo Sims con quién no hablar, ante quién echar a correr o de quién no enamorarnos (más allá de la lectura de rasgos y muecas con ciertas gafas futuristas, que también pueden fallar). Pero molarí­a y lo sabes…

No obstante, hay otro ranking de bondad, de idoneidad. El del “no es posible que esto  pase en el siglo XXI“. Cosas, actitudes, pistas, que te hacen pensar que alguien tiene algo que esconder y eso, en general, es para no fiarse en la era digital. Y eso se lee en su forma de proceder y en sus carencias tecnológicas. Así­, no es de fiar quien:

No tiene WhatsApp

Nos sirve en sustitución cualquier aplicación de mensajerí­a (Line, Telegram, Kik, Viber, Skype, messengers…). ¡Pero qué es esto de no tener ninguna! ¿Por qué? No hay explicación de recibo en la era digital. “Si alguien quiere algo de mí­, que me llame”, “No lo necesito para nada”, “Que te puedan localizar en todo momento, te quita libertad”… Pero, pero, pero, ¿qué me estás contando? Págate unos céntimos y no obligues a quien cuenta contigo a gastar mucho más en localizarte y gestiona tu privacidad para, precisamente, ser más libre.

Te pide “el número de WhatsApp” en un bar

Los hay, los hay. ¿Qué tipo de persona te dice esto? Después del “estudias o trabajas” es lo más feo y ridí­culo que te pueden decir para pillar cacho. Todaví­a peor, pretende alargar el bochorno dí­as después de conoceros escribiéndote mensajitos. Para aquellos y aquellas que crean que pedir “el número de WhatsApp” es una forma poco invasiva de atacar, sepan que como poco les deja en fantasmas. No es habitual tener dos números, uno con y otro sin aplicación. Y si lo encontráis, desconfiad también.

No está en ninguna red social

“A la gente que conozco la quiero en persona”, “A saber dónde van a parar las fotos”, “A mí­ no me encontrarán haciendo el ridí­culo”, “¿De qué me sirve que me vea gente que no conozco o de la otra punta del mundo?”, “Eso es para exhibicionistas”. Desde luego si el resumen es este, definitivamente no entiende la razón de ser de las redes sociales ni sus posibles utilidades. Hoy por hoy estar en las redes sociales es parte de la proyección personal, incluso profesional. Es, hasta dirí­a yo, una responsabilidad con el presente y el futuro.

Sí­, se dan perversiones incontrolables y deslices, mostrando más de lo deseable, pero para eso está la privacidad, el bloqueo, una aplicación para cada perfil personal y finalidad…

Es un huevo

O sí­ tiene perfil en cualquier red social pero no tiene seguidores ni amigos (o es un huevo en Twitter). ¿Qué razón de ser es esta? Lo más probable es la de cotillear, stalkear. Suelen ser las mismas personas que dicen no estar en redes sociales o confiesan que sí­ con un “pero no las uso”. WTF? ¡Desesperante!

No tiene ni una foto pí­cara en el móvil

¡Ja! Poco más que añadir. No te hace mejor persona no enviar o no recibir imágenes subidas de tono. ¡Estás vivo, no te justifiques!

No se hace selfies

Si es porque no sabe utilizar la cámara interna en esta era digital nuestra, no es que no sea de fiar, es que es para matarle directamente. Aquellas personas que sí­ se hacen y te incluyen en ellos, de hecho, pero abusan del dichoso palito extensible, también tienen sus puntos para morir lentamente…

Se geolocaliza donde ya no está o nunca estuvo

Hay quien vive obsesionado por lograr badges de unas y otras aplicaciones con el fin de superar a algún fulano conocido o desconocido comiendo hamburguesas o hasta pasando por las puertas de un centro de salud (a veces incluso sin bajar del bus…). Este tipo de práctica, además, suele llevar aparejada una insana intención de ser localizado o gritar su paso por ciertos lugares. Las personas que así­ lo pretenden son las que después, cuando les comentas que las viste checkearse o les preguntas si le gustó la experiencia en cuestión, te acusan de metomentodo. ¡Anda y… háztelo mirar, cari!

No pregunta si hay wifi en un local

A ver, nuestros móviles no consumen baterí­a y datos, engullen, devoran. Alguna que otra llamada, venga mensajes, realización de fotos a punta pala y subidas y bajadas de archivos todo el dí­a es lo que tiene. “Mi casa es donde hay wifi” es un lema ya extendido mundialmente y por algo es. Quien trabaja con el móvil bien lo sabe y quien simplemente es un fiel usuario de los smartphones y les saca aunque sea el partido mí­nimo que permiten, también. Por tanto, quien no pregunta por el wifi, ¿qué hace con su vida?

No lleva cargador

En su defecto, baterí­a de repuesto (algo desfasado), fundas cargadoras o el propio cable (que te obliga a mirar desesperadamente las paredes de cualquier local para, en primer lugar, enchufarte. Luego, ya si eso, te pides un café). ¿Qué clase de persona se arriesga a quedarse desconectado del mundo, virtual y real? Pues eso, la de no fiar en la era digital, la que prefiere decir eso de: “Me quedé sin baterí­a y…”.

 

Lleva el móvil a todas partes

Esconde mucha información o no se fí­a de quien le rodea. En definitiva, “se cree el ladrón…”. ¿Y qué falta de respeto es esa de ser capaz de escribir a alguien en pleno proceso en el trono? Hay cosas que pueden esperar. ¡Ay si ya hubieran llegado las app que reproducen aromas, ay!

Dice no hacer pantallazos

Los pantallazos son un peligro absoluto, en especial si nacen con el objetivo de ser enviados a un tercero. Pero todaví­a lo es más quien dice no hacerlos y estar llenando la red de confidencias. Id con cuidado con estas cosas, con hacerlas y con ser ví­ctima de ellas. Al final, como en todo, es cuestión de ser responsables y consecuentes. Ajo y agua.

No usa emoticonos

¡Pero si nos ayudan a expresarnos! Con las caritas y dibujitos podemos completar lo que queremos decir o, más bien, decir sin usar palabra. Nos ahorran esfuerzos y nos salvan de algún apuro (especialmente aquellos momentos en que no puedes o no quieres hablar y sustituyen a las palabras y ¡que cada uno interprete lo que quiera!).

A estas alturas es muy raro que alguien no los use. Hay quien dice que son ridí­culos, que no los entiende o que no se identifican. Pues si no encuentras sentido a una mierda, una media sonrisa o unos ojos como platos, eres raro.

 

Si encuentras a alguien con todas estas lindezas, corre. Si no ha pasado por ninguna, también. Y, bueno, como en la vida carnal, nadie es al 100% de fiar a cada minuto del dí­a. Y es que serlo también da qué pensar,  los angelitos solo están en emoji… Confieso caer en alguna de estas premisas de vez en cuando. Quien esté libre de pecado, que tire el móvil al suelo (y bien fuerte).

[followbutton username=’PepaPepae’]

Pepa Gómez
Pepa Gómez

Soy periodista, politóloga, morena y gafapasta. Escribir y respirar son mis perfectos siónimos | @PulgarcitaPe

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR