La guía definitiva para achicharrarse

El calor, amigos; ¿vale lo que cuesta? Pues no sabría deciros. Anhelado por unos, despreciado por otros… algo así como cuando se elige al actor que interpretará a un superhéroe en su nueva película, para que os hagáis una idea.

A lo largo de la historia se ha hablado mucho sobre el calor, sobre sus usos y aplicaciones, e incluso se han recopilado centenares de consejos para conseguir evitarlo. También, existe una extensa terminología para referirse a él, terminología que podría variar en función de la comunidad autónoma en la que nos encontremos, como por ejemplo la calor, calufo, bochorno, y/o/u el caloret. Todo esto no son más que indicadores de la importancia vital que el calor ha tenido y tiene en nuestras vidas y en la de los demás seres del planeta tierra. No obstante, llega un punto en que agobia, que da no sé qué que te dan ganas de hacer trizas toda tu ropa y salir a la calle vistiendo tan sólo una gasa que tape tus zonas más sensibles, aunque sea de aquella manera.

De lo que hoy vamos a hablaros, es de las leyes que rigen y provocan este fenómeno en nuestra vida cotidiana. No las leyes escritas, no en términos físicos. Iremos más bien a lo básico. Y por qué, os estaréis preguntando mientras os mordéis la uñas a causa de los nervios y expectación que la respuesta os provoca. Pues porque hace calor.

Sí, sé que esto da bastante miedo, me incluyo. Si no os lo llego a decir yo probablemente ni os habríais enterado. La cuestión es que, aprovechando el estío, hemos diseñado una guía para pasar calor. No es que subestime vuestra capacidad de pasar calor por vosotros mismos, pero nunca se sabe. No os llevará mucho tiempo, ya os lo digo yo. Vamos allá:

1. La falta de aire acondicionado. Piuf. El aire acondicionado se disputa junto con la rueda la consideración de mejor invento del ser humano. Sin él (o en su defecto, sin un ventilador), el frescor quedará completamente fuera de tu alcance.

2. Los abrazos. En general, las muestras de afecto que impliquen el contacto físico.

3. La sopa. Gazpacho, alguna cremita fría. Así sí. ¿Pero sopa? Sopa no. Y cuando digo sopa también digo potaje.

4. Tu pie moreno sobre el… granero. La arena –al igual que los graneros– es fantástica, pero quema as hell. As jarl.

5. La rebequita de por si refresca. Por si refresca EL QUÉ, exactamente. Ésa es la verdadera cuestión, la que ha tenido intrigadas a generaciones y generaciones de nietos e hijos. Si no te da calor puesta, te dará calor cargarla. Un win-win que lo llaman.

6. Tu coche tras estar varias horas aparcado bajo el sol. Bienvenido a tu propio infierno personal. 

7. El «manta y peli». Dejémoslo solo en peli.

8. El solazo in the face. Terracita, unas claras, y el solazo en toda la cara. Al principio bien, al cabo de un rato ya no tanto, y el cabo de otro rato ya maldices el #summer, el #sun y #relax a grito pelado mientras la guardia costera te reduce.

9. El movimiento. Véase subir las escaleras, véase echarse una carrerita.

10. Ducharse en una ducha ajena. Probablemente cometamos algún error al ponernos al mando del críptico mecanismo que encierran las duchas que no son la nuestra. Pueden pasar dos cosas; que nos congelemos, o que salgamos ardiendo. Y la segunda es la más común.

11. Salir un momentito. Son las 2 de la tarde, estás a punto de sentarte a comer y tu padre te manda a por el pan. O a por tomate para darle una gracia a la ensalada. Sal valiente, sal. Atraviesa el desierto de asfalto que separa tu dulce hogar de la ventita.

12. Las saunasDefinitivamente, las saunas dan calor. Para eso están, vamos a ver. De no ser así nos encontraríamos en una sauna apagada o estropeada. O en una cabaña de madera con un banco en su interior.


Y así amigos es como, con cosas de andar por casa, podemos pasar un calor aún más terrible.  Desde aquí os recomendamos que hagáis uso sensato de todas estas actividades y que llevéis encima una botella de agua que luego entra la sed y, claro, pasa lo que pasa. Disfrutad, que el verano se nos va :_ ) ¡Aió!

Carlos Dí­az

Redactor

Arráyate un millo

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR