¿Qué nos pasa a los hombres? Los Heteroflexibles

Si en la primera parte hablamos de que no hay por dónde cogernos a los tí­os, hoy os hablo de la problemática sexual de los hombres que se divierten curioseando. Y es que ha nacido una nueva especie. Son ejemplares únicos en desestabilizar mentes ingenuas y en complicar la vida a quienes tienen claras las cosas. Se trata de especí­menes que hacen que vivas en eternas dudas, te complican la vida, y en la mayorí­a de las ocasiones te van a generar un estado de confusión que hará que reniegues de ellos y que huyas despavorido ante la posibilidad de volver a caer en la cama con ellos. ¡Pero caerás!

¿Hetero? Flexible

¿Son los heteroflexibles los nuevos bisexuales? Pues mira, no. Estas personas, predominantemente heterosexuales, o así­ se definen, no tienen ningún tipo de reparo en probar con personas de su mismo sexo. ¿La razón? Pues depende. Unos por probar, otros por verdadera excitación, otros por confusión, y algunos de ellos porque realmente les pone vivir según qué situaciones sexuales. En el juego de probar, acaban por meterte a tí­ en el ajo y sin saber lo que pasará después. ¿Que pasará? ¿Que misterio habrá? Puede ser tu gran noche.

foto2

¿Piensas que es algo nuevo?

Pues estás muy equivocado. En 1948, Alfred Kinsey (que debe de ser un hombre muy conocido y con mucho tiempo para escribir esto) escribió en “Comportamiento sexual del hombre” los distintos grados de actitud sexual masculina, entre los que se encuentra la atracción esporádica por estas prácticas, sin tener que etiquetarles como bisexuales (imagináos la cantidad de hombres con los que debió de probar para llegar a escribir un libro sobre esto). Si Alfred levantara la cabeza, se irí­a de copas por el ambiente y tendrí­a que volver a escribir su teorí­a para ampliar de 6 a 7465 la variedad sexual y los distintos grados y comportamientos del varón heterosexual que busca pene. Yo me ofrezco para ilustrarle.

¿Cómo empiezan la dudas?

Una vez que conoces a uno de ellos, te das cuenta de que ‘en la variedad está el disgusto’. te pillan por sorpresa ¡y qué bien!, pasan desapercibidos y eso les hace más atractivos y añade emoción y tensión al primer encuentro. El primer contacto sexual con ellos ocurre en el momento idóneo, muchas veces propiciado por la seguridad que te da el saber que no forman parte de tu cí­rculo y que es terreno prohibido para ti. Has conocido a sus novias y  amigas, suelen alardear de sus conquistas, y seguramente hayas escuchado sus tácticas para ligar con ellas. Pero de repente ocurre.

La tensión sexual por tu parte es evidente, él acaba dándose cuenta y al final se deja hacer. Ese es el momento clave, cuando se dejan hacer y tú, que quizás ya habias escuchado indirectas suyas haciendo alusión a su curiosidad, creí­as que esa palabrerí­a nunca llegarí­a a formalizarse en tú y él tan cerca. A  no ser que ocurra al revés, y sea él quien propicie la situación por mera curiosidad sexual. ¿Cómo te quedas tú? Pues solo ante el peligro. Pero, te aviso,  después del primer contacto y una vez has salido del shock, lo peor que puedes hacer es buscar explicación y ahí­ empieza el drama:

¡Dios mio, qué he hecho!

fotoq

¡No preguntes!

Lo peor que puedes hacer es preguntarle. Por lo menos en ese momento. La tensión sexual que se haya generado puede convertirse en algo que distancie o en algo que os una más. Deja pasar el tiempo si no te ves capacitado para reí­rte de la situación en ese mismo momento. Pero preguntar es innecesario. ¿Te lo has pasado bien? Pues ea. í‰l seguramente también, pues lo estarí­a deseando, y si eres su conejillo de indias, pues chico, ¡que te quiten lo bailáo!

El Rollito Hetero

Esto merece un tema aparte. Y sé que muchos de los que me léeis ya viví­s este tipo de situaciones. El rollito hetero se caracteriza por forzar de una forma poco natural una pose de hombrí­a en tu cí­rculo cercano para triunfar en determinados cí­rculos sociales. Poco natural, porque no se puede fingir las 24 horas del dí­a y porque esa pose se acaba cayendo cuando te deshinibes, cuando bebes, o cuando estás en determinadas situaciones que en el fondo te encantan, pero no pegan con tu rollito hetero. ¿Es criticable? En absoluto. Lo que les da el toque gracioso es cuando se esfuerzan en no identificarse como gays, y se esfuerzan, y se esfuerzan,y vuelves a esforzarse y muchos de ellos lo logran, pero siempre acaba notándose el que es y el que aparenta. Oye, que algunos tienen un rollazo !Bendito postuhetero!

Sea lo que sean: dejad de poner etiquetas a todo lo que es distinto y dejad que cada uno viva su sexualidad de la mejor forma que se pueda. Que el problema, al fin y al cabo lo tienen ellos, con tanta salida del armario y tanta confusión sexual.

[followbutton username=’ricescudero’]

Ricardo Rastrollo
Ricardo Rastrollo

REDACTOR

Periodista afincado en Madrid. Empecé en este mundo de la comunicación en Lasemana.es. Actualmente redactor en @BFaceMag | @ricescudero

3 Comentarios
  1. Lamento darle un disgusto tremendo a muchos pero, cuando te gusta follar con tipos de tu mismo sexo eres, como mínimo, bisexual. Y, si ves que sólo te interesa ese género, es que eres maricón. Y la historia termina ahí. De verdad que no hay más.

    Desde la explicación psicológica, “sin ser yo nada de eso” (como cierta famosa vecina de Valencia), me arriesgo a explicar que es gente bastante insegura. Y hay a quien le pone cachondo ser follado por un tipo que emula la imagen del macho de familia que es eso: sólo un fetiche sexual. Es obvio que ambas partes, como cuentas en el artículo, son libres de engañarse (o no). Pero los demás ya sabemos lo que hay y, aludiendo a la gran Paulina Rubio, “o se está embarashada, o no she eshtá embarashada, pero no she puede eshtar medio embarashada”. Maravillosa. Y hetero.

  2. A los hombred no os pasa nada y, estando de acuerdo en no poner etiquetas, veo que l@s homosexuales insistís en ponerlas. ¿Por qué un encuentro homosexual esporádico tendría que esconder a un homosexual reprimido?? Acaso un homosexual con algún contacto hetero dudaría de su orientación? “Ohh Dios, seré heterosexual?” Creo que no… Soy una mujer que más de una vez ha tenido sexo con hombres homosexuales. Existe un término para esto? Homoflexibilidad? Heteromix?… Por favor, a este paso vamos a terminar volviendo al socorrido término “vicio” para simplificar las cosas?

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies