La erótica del poder

Basta ya de sutilezas y hablemos claro: El poder da morbo. Pero definamos bien lo que entendemos por morbo, que hay quién lo confunde con ser un salido y NO tiene nada que ver.

Segun La RAE: Morbo es el atractivo que despierta una cosa que puede resultar desagradable, cruel, prohibida o que va contra la moral establecida. Para este artí­culo nos quedaremos con el concepto de ‘prohibido’. Lo de cruel, desagradable y demás parafilias entraremos si lo pedí­s en otro momento, pero hoy no toca y no quiero ser yo quién lo haga.

Captura de pantalla 2014-07-25 a la(s) 03.23.13

 ¿Habeí­s oido hablar de la erótica del poder?

Pues se trata del acto de sentir atracción o deseo sexual hacia quien demuestra superioridad en todos los ámbitos de nuestro dí­a a dí­a. Situaciones que nos dan morbo hay muchas, y como es muy difí­cil describirlas todas en un artí­culo, en esta ocasión nos vamos a centrar en una de las más comunes: ‘La erótica del poder’. Para llevar a cabo este tema se ha realizado un exahustivo trabajo de campo con entrevistas y experiencias personales de chicos y chicas expertos en la materia y hemos podido llegar a una conclusión bastante interesante: Nos da verguenza reconocer lo que nos pone a mil.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=AloRXvTleZo[/youtube]

Dejando a un lado los tabúes vamos a describir la erótica del poder en sus múltiples formas:

1) Atracción sexual irrefrenable hacia las altas esferas. O lo que es lo mismo: Los hombres con traje. El mero hecho de tener a alguien encima tuyo ( jerárquica y laboralmente hablando) hace que no puedas reprimir cierta atracción. Es un aura de superioridad que a muchas personas les enciende el piloto rojo como posible amante/empotrador. Un tipo rollo Christian Bale en American Psycho Christian Grey en 50 sombras de Grey. Este tipo de personas, disfrutan con todo lo que suponga contacto visual con su superior, y sueñan con encuentros fortuitos (poco sutiles) con su jefe. La primera reacción es la de negar esta atracción, y quizás sea así­, pero acabas dándote cuenta que lo que realmente te pone a mil es el ‘rollito jefe-subordinado’. Seguramente esto también sea aplicable a los encuentros sexuales que te montes en tu cabeza mientras deberí­as estar  trabajando. Esa esfera de idealización sexual hacia tu jefe se rompe cuando todo llega a algo más ( es inevitable ) y conoces a tu jefe en su dí­a a dí­a. Y se te cae el mito porque es igual que todos los demás, y entonces deseas que se vista corriendo y se ponga el traje, pero ya no hay vuelta atrás. Has pasado la barrera. Es un hombre como cualquier otro.

fhd994_dsc_demi_moore_003

2) Atracción sexual hacia algún famoso/artista. Si eres una Groupie de manual, sabrás de lo que hablo. Todos conocemos a la tí­pica amiga que estarí­a dispuesta a prácticamente todo por un encuentro sexual con un cantante de éxito, o con Bustamante. Pierdes la diginidad por coincidir con tu í­dolo en cualquier evento. Te conocen en su equipo de seguridad, y tú sigues empeñada en que no eres una fan más, y que te mereces más que todas las demás, porque sabes que eres diferente al resto. Nadie te va a parar en conseguir tu meta. A veces y como consejo de amigo es mejor no perder la dignidad y aprovechar cualquier ocasión para lanzársela, aunque no tendrás muchos problemas si demuestras que no estas loca y a según que tipo de famoso/artista lances las caña. Y sí­, ha ocurrido. Chica conoce a famoso, se dan el número de teléfono, quedan, se acuestan. ¡Lo has conseguido! ¿Que se siente? Pues te sientes única y especial. Al igual que el resto de las chicas con las que ha estado. Pero… ¡Que te quiente lo bailao!

3) Erótica del poder por el carácter. Hay personas, que si bien no son tu jefe, ni dedicándose a una profesión conocida para el público, son personas que tú consideras inalcanzables por su carácter y personalidad. Son personas arrolladoras que admiras por como son, por como actúan, visten, hablan, se desenvuelven y  su carisma, y además así­ le ve el resto de gente de tu alrededor ¿Entra este tipo de personas  dentro de la erótica del poder? Definitivamente sí­. El rollo ‘inalcanzable’ es morboso 100%, lo sabes, y tienes dos caminos. Reconocerlo o callartelo para siempre. Pero se te acabará notando, ya sea por tu sonrisa tonta, por lo nervioso que te pongas o por la forma que tengas de mirarle. Un dí­a ocurre, despertáis los dos en la misma cama y todo irá bien si ha cumplido todas las fantasiosas expectativas que previamente  te habí­as montado en la cabeza, pero raramente es así­. Y acabará en el frasco de las decepciones sexuales junto a las carpetas forradas con fotos de Ricky Martin de tu adolescencia. 

Mas allá de estos casos, la erótica del poder es un juego que amplí­a las opciones de fantasias sexuales en una persona o en una relación de pareja y su vida sexual. No deja de ser un divertido juego de roles que consiste en soñar, fantasear o perseguir lo inalcanzable. Y es que para algunas personas, este reto es un gran aliciente para alcanzar la felicidad sexual plena. Para otras personas se limita a una fantasí­a recurrente, y otros pelean por  seducir a su í­dolo .Y algunos lo consiguen, y lo cuentan o se lo callan. Y Olé por ellos. No se trata solo de una atracción hacia una persona, muchas veces se trata de una atracción hacia lo que representa esa persona como puede ser  el poder, el dinero o la fama. Lo importante está en reconocerlo, y decirlo en tu entorno, porque quizás, esa persona llegue a enterarse y puedas conseguir tu objetivo, aunque debes valorar si es mejor no perder la magí­a y seguir idealizando a tu jefe para no empeorar las cosas. Yo mientras tanto voy a ponerme a ver American Psycho que tiene 4 estrellas en Film Affinity.

[followbutton username=’ricescudero’]

Ricardo Rastrollo
Ricardo Rastrollo

REDACTOR

Periodista afincado en Madrid. Empecé en este mundo de la comunicación en Lasemana.es. Actualmente redactor en @BFaceMag | @ricescudero

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies