A la luz de La Candelita

Por mucho que nos pese, el verano va tocando a su fin. Aunque los termómetros digan todo lo contrario, septiembre el mes en el que, o te vas de vacaciones, o no lo harás ya hasta el año siguiente. Mientras el sol abrasador va dando sus últimos coletazos y los grados suben como la espuma, a veces un plan genial te resuelve la vida rutinaria que nos toca vivir entre unas vacaciones y otras. Y esto, queridos amigos, se sabe aquí­ y en Lima limón.

ESTILO LIBRE LATINO

Precisamente en BFace queremos llorar muy fuerte todo el rato por cada esquina de Madrid porque nuestro descanso estival ha terminado hace pocas horas. Para quitarnos esa espinita de felicidad perdida, hemos decidido que nos vamos a dar al alcohol. Eso sí­, en plan cool, con sus cócteles y sus aperitivos súper bonitos, rollo ‘Sexo en Nueva York’. Pero con menos sexo y mucho menos de Nueva York. Lo que vendrí­a a ser “Un polvete en Madrid y dando gracias”. Pero con el mismo brilli-brilli.

El equipo de BFace Magazine es más o menos así­.
El equipo de BFace Magazine, más o menos así­.

Sin embargo, los que no hemos podido ir al fin del mundo a disfrutar de playas paradisí­acas, el fin del mundo viene a nosotros en forma de locales glamourosos y comida de primera. Es el caso de La Candelita, en la calle Barquillo, 30 (metro Chueca). Con una gastronomí­a peruano-venezolana -y latinoamericana en general- que quita el sentido, unos cócteles dignos de orgasmo y una decoración criollo-chic (el mundo es siempre mejor con la palabra “chic”. SIEMPRE.), firmada por el interiorista Nacho Garcí­a Vinuesa, todo, desde el maniquí­ de habanera que nos recibe en la puerta hasta los cuadros del salón principal -pasando por los ventiladores del techo y las imágenes de ví­rgenes-, nos hace trasladarnos a una cantina de la Sudamérica más pura, siempre desde el punto de vista de la fusión de estilos caribeño y occidental, el hilo conductor que lo envuelve todo en La Candelita.

LA CANDELITA (18)

La idea de lo sudamericano no siempre ha tenido una imagen deseable para todos, y eso es lo que quieren cambiar Verónica y sus socios a través de su restaurante. En él, dí­a a dí­a se preparan ceviche, arepas (su plato estrella), daikiris o mojitos aderezados con ingredientes tí­picamente latinos, como como el queso fresco venezolano, el pernil, la reina lisiaaaaaaada pepiada, el ají­ o sus rones de importación.

SALÓNASADO NEGRO

Siempre gay-friendly, la clientela es de lo más variada: desde señoronas enjoyadas y pintadas como puertas (AMOR siempre), hasta jóvenes y hipsters, pasando por hombres de negocios, parejas y, cómo no, latinoamericanos que añoran su tan querida gastronomí­a. Todo en La Candelita es tan variado como su comida.

LA CANDELITA (13)

Por unos 20 ó 30 euros se come como si no hubiera un mañana, a lo que hay que sumar sus domingos de brunch con la comida más tí­pica por 25 euros y sus menús diarios, menos latinos pero igual de buenos y originales por 12’50 euros. Palabra de Check&Get, que saldréis rodando pero felices. BConsejo: el daikiri de maracuyá y gengibre es LO MíS si os gusta un puntito picante con el dulce del melón.

Fotos: La Candelita

[followbutton username=’danisindahaus’]

Daniel Reyes
Daniel Reyes

He estudiado cuatro años de Periodismo que por fin van dando sus frutos en BFace Magazine. Mi vida se puede resumir en fashion, clothes, passion, pose. Hacedme feliz, hacedme un cóctel. | @danisindahaus

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies