La vida vista con los ojos de un hipocondríaco

Los hipocondríacos. Creadores de historias. Sufridores crónicos. Lectores aférrimos del horóscopo. Hoy estos versos van dedicados a ellos, seres asustados por el devenir clínico que temen morir de tanto amor o de un leve dolor en el pecho, (que por cierto, eso son gases que ya googleé yo en un panic moment).

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Sí amigos. Yo fui uno de ellos. Y de la hipocondría os digo yo que se sale. Llevo más de un año sin hacerme análisis de sangre y casi lo mismo sin teclear mis síntomas psicosomatizados en Internet. Esa palabra me la enseñó la gente que me tomaba por loca; gracias por tanto.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Están por todos lados. Seguro que tienes algún conocido que lo padece y tienes que ayudarle antes de que se vaya de misionero a alguna isla del Pacífico Sur.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Mens loca del coño in corpore sano

Y como no es lo mismo contarlo que vivirlo, vas a empaparte esta guía para ponerte en la piel de estos héroes del sistema inmunológico. Así es la vida vista con los ojos de un hipocondríaco.

1. Siente aversión hacia los hospitales, las series en hospitales y los testimonios sobre gente que está en el hospital.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


2. El chequeo médico anual es un must. Tienen que hacer de tripas corazón y visitar un ambulatorio para saber si vivirán para ver pasar al Real Jaén a 2ºA.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


3. Se sienten seguros viviendo cerca de un centro de salud o teniendo un amigo que estudia medicina. Intentarán echárselo de novio. Solo lo conseguirán con el segundo.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


4. Automedicación qué bonito nombre tienes. Tienen un cajón en la cocina para las medicinas, un bolso anexo para los viajes y una balda en la puerta de la nevera para albergar sus medicamentos acumulados durante meses/años.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


5. Los excesos. No van a tomar nada que pueda perjudicar su frágil existencia; regla que solo se saltan en Navidad y cuando aprenden a hacer cupcakes ecológicos.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


6. Cuando hacen zapping y se topan con programas pertenecientes o relativos a Saber Vivir se quedan, arquean las cejas y archivan mentalmente miles de síntomas de enfermedades que, desgraciadamente, comenzarán a padecer ellos media hora después.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


7. No son amigos de las aglomeraciones. Son de desmayo fácil.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


8. Te juzgan y te miran con cara de preocupación. Tienen recursos testimoniales y documentados de gran fuste procedentes de la amiga de su tía/el vecino del quinto/el hijo bastardo de su primo lejano…

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


9. Los deportes de aventura y riesgo, los parques de atracciones llevan la palabra muerte escrita en la letra pequeña.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco


10. Exageran más que una madre andaluza y toda la culpa es de Yahoo respuestas. Cuando crea que le quedan dos meses de vida por ese dolor de cabeza sácale a pasear. Pero cuidado, si lo proteges demasiado querrá casarse contigo.

La vida vista con los ojos de un hipocondriaco

Respétales, son los únicos seres que guardan las dos horas de digestión pasados los 14 años.

 

Marí­a Pulgar
Marí­a Pulgar

Redactora

Engordo la tele, las redes sociales, las webs y a mi misma de octubre a marzo. Producción de contenidos y de cosas que te dan ganas de llevarte a tu casa.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR