Los límites de quererte a ti mismo

A mi madre le duele la boca de decirme que para que te quieran los demás primero tienes que quererte a ti mismo; pero macho, vamos a tener que ir poniendo diques al mar porque últimamente me estoy cruzando con Narcisos endemasía y estoy haciendo un ejercicio muy poderoso para no odiar al ser humano.

Es mentalizarze y quererze de verdad, sano, ese cuerpo, tener potencia, ser feliz, quererte tú mismo a quererte tú mucho porque quieres también al que tiene a tu lao y todo zale de verdad de deporte.

Si la Generación del 98 se diera una vuelta por 2015 sus poemas serían lo más parecido a Mr. Wonderful. Que sí, que la vida es un regalo, el cielo es azul, el sol brilla y los pájaros cantan pero necesito algo de drama, y Álex Ubago estará de acuerdo conmigo. Hemos tomado demasiados cafés en tazas de CÓMO ME AMO.

Quiérete pero no seas hostiable porque al mundo no le importa todo lo que sale por tu boca. Alguien tiene que marcar los límites de quererte a ti mismo y rápido, antes de que los lunes se conviertan en una puta pasada.

Aprende a detectarlos y huye. Te damos tres pautas para que prejuzgues siempre que puedas. (Si te sientes representado en alguno de estos casos no sé qué decirte… Si deseas perdonarme manda 5 euros a hombre arrepentido al 742 de Evergreen Terrace. Dejo el perdón en tus manos).

¿Cómo reconocer a los egocéntricos 2.0?

1. Las biografías de Twitter.

Un volumen de información innecesaria que pide a gritos un “¿Ah, sí? Cuéntame más”. Normalmente referida a sus éxitos en la vida o el putoamismo en general, con hashtags muy locuelos y en inglés a ser posible.

Los limites de quererte a ti mismo_Molg


2. Las fotos de Instagram

El hábitat del selfie, de la perfección y del culto a sí mismo; vamos, de la insoportable levedad del ser. Primerísimos primeros planos de cualquier parte de su cuerpo y un número de poses proporcional al número de hashtags que adornan la foto #instayomimeconmigo. ¿De dónde sacan el dinero, el tiempo, las parejas ideales y los trabajos tan envidiables? Te preguntarás tú. Pues, amiguis, no es otra cosa que el resultado de mezclar la exageración con la inventiva y la flor que tienen en el culo. Con suerte se te irá el dedo y le darás a Me gusta para cargar su barrita verde de ego.

Muses los limites de quererte a ti mismo

 


3. Las conversaciones face to face

Te hablan, sonrisa de ajá. Te explican sus cosicas, asientes. Te dan ejemplos de cómo ser un crack, buscas un arma blanca a tu alcance. Te cuentan cómo todo lo que les pasa en la vida es una puta pasada. Te preguntas si el cable del cargador del iphone valdría. Te tocan el hombro, te abalanzas sobre él. 

Estos últimos son los más difíciles de combatir puesto que, por desgracia, no le puedes soltar un “Next” y volverte al autobús; y no, lo del cargador es jugársela.

gif next

Muy atento, pueden parecer personas normales con interés real en saber algo de ti pero, cuidado, porque su pregunta es un boomerang que desemboca en ellos mismos. ¡Son verdaderos maestros del “Pues yo…” “Ahora que lo dices, yo…”, “eso no es nada, yo…”. Ellos más siempre, no permitas que te hagan llorar. Fatal eso.

Ahora que sabes quiénes son emprende tu lucha.

Ningún cordobés fue maltratado durante la elaboración de este artículo.

Marí­a Pulgar
Marí­a Pulgar

Redactora

Engordo la tele, las redes sociales, las webs y a mi misma de octubre a marzo. Producción de contenidos y de cosas que te dan ganas de llevarte a tu casa.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies