Nueva York: un bonito dí­a para pasearte…

Vale. Ya hemos bailado y ya hemos comido hasta hartarnos en la ciudad de los sueños. ¿Ahora qué? Pues habrá que salir y hacer un poco de turisteo, visitar lugares de guiris para hacernos “la tí­pica foto de rigor“ y conocer algunos otros sitios un poco más fuera del circuito habitual. Eso es lo que os propongo hoy. Sunny day in New York City!

Para empezar, desayunemos y cojamos fuerzas en Ihop, ese sitio de tortitas del que os hablé de hace un par de semanas. Ahora bien, ya con el estómago lleno, vámonos a Harlem a una misa góspel. Os digo desde mi experiencia, que sales con las pilas totalmente cargadas y una sonrisa en la cara, ¡es una experiencia única!

Harlem Gospel - BFace

Un paseo obligatorio para esta mañana soleada en la ciudad serí­a recorrer el High Line, más de 2 km de antiguas ví­as de ferrocarril convertidas en un bonito parque elevado repleto de sitios para tumbarse a tomar el sol. Ya en Greenwich Village, podemos hacer parada en un par de sitios cuquis. Si os mola el rollo vintage, os volveréis locos  en una tienda de sombreros en Bleecker Street: Goorin Bros. Desde borsalinos a pamelas retro. ¡Una pasada!

Gooring Bros - BFace Magazine

Y si queréis discos de segunda mano en la misma calle veréis gran variedad en Bleecker Records. Tanto de segunda mano como nuevos, música indie pero también punk, rock, pop… ¡De todo un poco!

Después del paseo y de las tiendas, ahora toca… Parada obligatoria (también en Bleecker Street): Magnolia. Porque ya necesitábamos tomarnos un cupcake y sentirnos Carrie Bradshaw por un momento, ¿verdad?

Magolia Bakery - BFace Magazine

Otro de mis sitios imprescindibles es la Tienda Lego. Cuando fuimos habí­a una réplica gigante de la casa de los Simpsons y casi muero de amor. Está justo enfrente del Rockefeller. (Que, por cierto, si queréis subir a un gran edificio y tener una vista alucinante de la ciudad desde lo alto, mucho mejor si subí­s a éste que al Empire. Más que nada, por eso que siempre dicen: “lo malo de subir al Empire State Building es que… No se ve el  Empire State Building”).

Ya va llegando la hora del almuerzo y… ¡Voilí ! Os lo dije, tenemos un Shake Shack cerca…Pues nada, ¡a llenar el buche y a seguir con el circuito! Aún nos quedan por ver maravillas como La Biblioteca Pública, o La Estación Grand Central Terminal. Algo curioso: en esta estación se encuentra la “Galerí­a de los Susurros”. Allí­si dos personas se colocan a ambos lados del arco abovedado, se puede escuchar lo que susurran desde el otro lado.

the-whispering-gallery

Otras cosicas que no podemos dejar de hacer, y menos con el buen tiempo… Tomar el sol en Central Park, visitar Strawberry Fields, tomar el Ferry para conseguir la clásica foto con la Estatua de la Libertad… Ir a un partido de cualquier deporte (baseball, hockey, baloncesto, fútbol americano…), caminar por el puente de Brooklyn, comer un croissant mirando el escaparate de Tiffany’s, bajar las escaleras de “El exorcista” 

En definitiva, en Nueva York siempre habrá cosas nuevas por hacer y, cada vez que viajes, será (casi casi) como visitar una nueva ciudad por primera vez. Es por eso que NYC, simplemente… ¡¡Enamora!!

Irene Ramí­rez
Irene Ramí­rez

Redactora

Comunicadora, soñadora, ecléctica. Me encontrarás en algún punto entre Herman Hesse, Muchachada Nui, Led Zeppelin y Bertolucci.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies