Poncelet Cheese Bar, y para de contar

Los hay jóvenes y tiernos, o como nos gustan a otras, maduros y con personalidad. Blancos como las sandalias de los guiris que invaden nuestras costas por estas fechas, azules para los más valientes, incluso los tan trendy amarillo minion. El-emmental, mi querido Watson -tenía que hacerlo-, hablo del queso y sus infinitas variedades. Amantes de este preciado lácteo, os presento a vuestro nuevo templo: Poncelet Cheese Bar.

02Poncelet Cheese Bar, calle Abascal 61, no es más que -junto a su hermano gemelo en Barcelona– uno de los tentáculos del colosal proyecto Poncelet. Todo un reino que se ha ido forjando durante ya más de diez años en torno al culto y divulgación del queso. Locales donde saborear los quesos de la forma más inesperada, una tienda online con lo más selecto del sector… por el amor de Dios, estos señores han creado hasta un canal de televisión monotemático sobre el queso. Si queréis haceros los cultos en el tema -cómo nos gusta- aquí tenéis material de sobra, pero en lo que nos concierne ahora, nos centramos en los más de 150 quesos artesanos de 11 nacionalidades que podemos encontrar en su local de Madrid. Un chanllenge no apto para todos los paladares. Apriétense los cinturones, o todo lo contrario, que vienen curvas.

03El local sorprendentemente amplio que esconde su escueto escaparate nos abre la puerta al país de la piruleta el queso. Entrantes como la Torrija caliente de queso San Simón da Costa Ahumado con huevos termales, torreznos y consomé de cebolla o la Mozzarella de Bufala Perfumada entre brasas de sarmientos, suero de tomate Raf y picadillo de Anchoas nos abren el apetito junto a ensaladas como la de Queso Pouligny Saint Pierre con pechuga de pollo de corral laminada, champiñón, bacon crocante y mahonesa de anchoas. Solo una puerta a sus Guisos&Verduras, Pastas&Arroces, Pescados y Carnes con nombres de dinastía milenaria que me ahorraré poniendo a tu disposición la carta, con fotos incluidas. Si aún no has clicado, te cuento: más de 13 postres que incluyen variedades de fondue -esa pronunciación, que se note que eres políglota- que no sabías que existían, además de helados, mojitos y sorbetes a tutiplén.

04Hazte un favor y uno de estos inhóspitos y desapacibles días de agosto en la ciudad, cambia la abarrotada piscina y su arroz con habichuelas de Cadena Dial por una experiencia quesera 360º en un local moderno que te transmitirá placer y sabiduría. Porque después de esto serás el boss de la leche cuajada, y al menos así tendrás algo de lo que fardar cuando los afortunados que sí han salido de la capital te restrieguen sus falsamente idílicas vacaciones -si no lo están haciendo ya sus perfiles de Facebook e Instagram-. Poncelet Cheese Bar, y para de contar.

Fotos | Poncelet Cheese Bar

Nerea Alberdi
Nerea Alberdi

REDACTORA

Publicitaria de carrera y comunicadora por extensión, creo en el contenido como unión. Con la música a todas partes y a todas partes donde está la música. | @Nereany

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR