¿Por qué los juegos de mesa nos hacen peores personas?

Todo el mundo es inocente hasta que faltan billetes de 50.000 pesetas en el Monopoly. Desde luego, si existe algo capaz de hacerme sacar lo peor de mi eso son los juegos de mesa. Bueno, en ese apartado de enaltecimiento de la mezquindad también estarían las personas que caminan lento y los que se meten con mis gatos, con alguno de los 7.

juegos de mesa

Cuando no había Whatsapp ni Facebook algo había que hacer. Qué tiempos aquellos en los que nos mirábamos a la cara y compartíamos silencios con quien tuviéramos enfrente.

Ese tiempo de vida online lo invertíamos en actividades aparentemente inocuas como los juegos de mesa. Cualquier tiempo pasado será mejor, pero vaya, yo en esas largas sobremesas he llevado al muñeco Chucky dentro de mi ser.

por que los juegos de mesa te hacen mala persona

He recopilado los 4 juegos capaces de convertirme en un monstruo.

Monopoly

Las 19 horas de partida solo se soportaban si había corrupción. La diversión estaba ahí, en la delincuencia. Y si no tenías visión de negocios, siempre te quedaba la opción de ser la banca para directamente meter mano en la caja o rezar para que las cartas de Suerte o Caja le dieran su merecido a los forrados.

El frenesí del Monopoly no era ganar la partida, sino saborear el proceso de empobrecimiento de tus rivales: arrebatarles las calles que estaba coleccionando, poner hoteles sin piedad, regocijarte cuando iban a la cárcel o cuando les tocaba pagar la multa por embriaguez.

monopoly juego de mesa

Yo siempre era la plancha. Nunca entendí que me cobraran por ir bebida, ninguna objeción en cambio cuando ganaba el concurso de belleza. Plancha borracha y bonita.

El extra de malicia: no recordarle al que va perdiendo que no ha cobrado las 20.000 pesetas cuando pasaba por la casilla de salida.

Party

Las peleas comenzaban antes de la partida: detectaba a los jugadores más fuertes y me unía a su equipo. Nada de echarlo a suertes, los listos con los listos y los tontos que se apañen; selección natural lo llaman. Como mucho creaba amagos de grupos mixtos con un lerdo invitado para darle emoción al juego. Cruela de Vil era un cachorrito a mi lado.

cruela de vil juegos de mesa

Las victorias se celebraban en equipo, primero con el tuyo (abrazos, palmas y gritos de hooligans) y luego con el rival (canciones con tonito, caricias perdonavidas o un simple “tooooma-corte de manga-lolololololo”).

juegos de mesa malas personas

El extra de malicia: tocar el reloj de arena para que fuera más rápido

Parchís

En primer lugar, si no tenías todo el fin de semana por delante más te valía que aparcaras el parchís y te pusieras con una partida del Juego de la Oca porque la mayoría de las del parchís aportan cero alegría pa tu cuerpo, Macarena.

los juegos de mesa me hacen mala persona

En segundo, yo dejé de jugar al parchís en 1999 porque perdí parte de las fichas y acabé formando equipos de ficha roja, botón negro, habichuela y moneda de 1 duro. Una situación confusa que me canivalizaba y me hacía comerme a mi misma.

parchis juego de mesa vface magazine

La táctica hacia el éxito más generalizada consistía en contar las casillas que te quedaban hasta poder comerte a un contrincante, repetir tres veces en alto el número mientras agitabas los dados como invocando a la Virgen de Fátima y finalmente tirarlos.

juego de mesa bface magazine
El extra de malicia:
hacer barrera con dos fichas y dejar que tus rivales se coman entre ellos

Scatergories

Todos los jugadores deben aceptar la regla no escrita de que si sale un letra poco friendly se vuelve a tirar el dado para no malgastar energías en encontrar deportes de invierno que empiezan por Q.

juegos de mesa bface

Los lápices que te venían con el juego NO SE USABAN. Están ahí como ejemplo pero tienes que reservarlos como si fueran el Santo Rostro. Igual ocurre con las plantillas de respuestas, podías escribir sobre ellas si era a lápiz y reutilizándolas como si Greenpeace te estuviera vigilando.

En realidad este juego no me convertía en tan mala persona pero tenía que ponerlo para dejar claro el NO USO del material. Es un puto tesoro.

Lo que sí me ponía un poco nerviosa eran los debates de “esa no es una ciudad es un estado”, “eso no es una verdura es una hortaliza”, “eso no es español”, etc.

scatergories juego de mesa bface

El extra de malicia: hacer como que estás escribiendo muchas para poner nervioso al resto de jugadores.


Voy a ir la infierno.

Como veis la ética no cabe en los juegos de mesa. Las malas praxis para derribar al rival están justificadas pero nunca hagáis fullería, que me da mucho coraje.

Marí­a Pulgar
Marí­a Pulgar

Redactora

Engordo la tele, las redes sociales, las webs y a mi misma de octubre a marzo. Producción de contenidos y de cosas que te dan ganas de llevarte a tu casa.

1 Comentario

    Deja tu comentario :)

    ¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

    Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR