Random: de todo menos aleatorio

Random: suma de factores aleatorios en los que nada ha sido dejado al azar. Así se define el tercer restaurante de Esteban Arnaiz y Aynara Mechaca (Le Cocó y El Columpio), que aterrizó hace una semana pisando fuerte en el número 21 de la calle Caracas. Una mezcla de ingredientes que une innovación y experiencia en un cóctel difícilmente rebatible. Y bien, ¿qué excusa necesitas para plantarte aquí y gozar de una majestuosa cena pre-navideña? Bueno, a riesgo de que no haya vacantes durante todo el mes de diciembre, tiro del hilo.

bface2

Como todo en esta vida, el local entra por los ojos. Y vaya si entra. Su imponente diseño es obra de uno de los interioristas más buscados del momento: Juan Luis Medina y su equipo de Madrid in Love. Cómo no. Glamour no apto para calzado del Bershka o calcetines del Primark (único artículo que compras en esa tienda, asúmelo, hasta en el gigantesco pozo de frustraciones de Gran Vía) y una cocina de mercado renovada y de corte internacional. Reminiscencias de la cocina francesa, nipona, escandinava o peruana, que se dice pronto, culpa de dos mentes brillantes e inquietas con una escuela muy viajada, en torno a la que han brillado varias estrellas Michelín: Dani Rodríguez (Jefe de cocina), y Juan Rioja (Chef ejecutivo).

bface3

En bodega, una sorprendente carta de vinos y espumosos estudiada a conciencia (algo que agradezco dada mi ignorancia en la materia) por el propio Esteban Arnaiz (Sumiller de formación y vocación), y en la carta, entrantes de primera como el tartar de pez mantequilla y camarón frito con aliño de mostaza y sumac, las almejas a la sartén, las anchoas del Cantábrico o el arroz de socarrat. Los segundos, a los que sucumbirán los paladares más exigentes, son platos como la merluza a 45º, el pixín a la brasa con sus verduras, el steak tartare o el lomo bajo de vacuno, y los postres como el tartufo negro, bizcocho de pistacho y crema de arroz con leche o el marshmallow de fruta de la pasión te dejarán sin nada más que decir.

bface4

Pero Random es, según Esteban, ‘el resultado de la casualidad ordenada, de la creatividad inherente, del miedo a lo convencional’. Y como colofón a esta experiencia que vende el restaurante, nos encontramos con EL LUGAR. ¿Cuántos ‘Tierra Trágame’ de Bravo te has leído? Pues hemos encontrado un templo donde poder desvanecer y olvidarte de que acabas de cobrar y ya te has fundido medio sueldo en el Black Friday. Bajamos unos escalones y llegamos a un club privado de nombre Anónimo y al que solo se puede acceder con contraseña. Un universo paralelo que nos tienta con el neon ‘Disappear Here’ y una carta de copas y combinados premium y tapas gourmet, que pa’ qué más. Y claro, si los cócteles los prepara este señor de la foto, lo mismo se te olvida la contraseña para salir del club.

¿Conoces la palabra clave?

Fotos: Unai Mateo

Nerea Alberdi
Nerea Alberdi

REDACTORA

Publicitaria de carrera y comunicadora por extensión, creo en el contenido como unión. Con la música a todas partes y a todas partes donde está la música. | @Nereany

1 Comentario
  1. Vaya realmente precioso, creo que ha logrado un equilibrio perfecto entre moderno y cálido donde se puede estar muy cómodo, además es elegante , sencillo y ligero pero con elementos que le aportan personalidad.Me gusta mucho las imágenes asi que me animaré a conocerlo

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR