5 claves para recenar con elegancia

La recena. Por separado; “re”, prefijo de repetición, y “cena”, entendida generalmente como la última comida del día. Juntos, se alían para formar lo que se conoce como “¡LA RECENA!”, un concepto abstracto cargado de significado y rico en matices. Y en carbohidratos, también.

Recenar, para que nos entendamos, consiste fundamentalmente en cenar después de haber cenado. Hmmmsí, podríamos decir que esta sería la definición. Cenar es hermoso y, ¿qué hay más bonito que cenar? Pues cenar dos veces, evidentemente. Mentiría si dijera que nos hacen falta muchas excusas para comer varias veces en un periodo corto de tiempo. Como cuando llegas a casa habiendo cenado fuera pero recuerdas que ha sobrado lasaña del mediodía y le dices a tu madre que vienes sin comer.

No cabe duda de que si tuviéramos que redefinir los pecados capitales ajustándolos a nuestro tiempo, la recena sería uno de ellos. Justo ahí, entre el morderse las uñas, leer conversaciones ajenas, y mojar las patatas fritas en helado (una práctica que, para sorpresa de muchos, se extiende a una velocidad ciertamente preocupante). Aún así, como aquí todos somos muy de hacer lo que nos place sin importar qué podría pensar de nosotros la sociedad, nuestros amigos, ni nuestro endocrino, acabaremos por saltarnos en alguna ocasión los convencionalismos que dictaminan que sólo se cena una vez, y ya que lo vamos a hacer, qué menos que hacerlo bien. Con ganas, que se note que lo traemos preparado de casa. Veamos, entonces, cuáles serían las claves del éxito para una recena donde preservar un mínimo de estilazo sea imperativo:

La pre-recena

¿Qué puede llevar a un ser humano corriente a cenar después de haber cenado? Pues mira, un montón de cosas. No obstante, podríamos decir que el clásico entre clásicos es la cogorza común. La estándar, vaya. Tampoco nos vamos a poner especialicos. Para saborear bien una recena es necesario llegar a casa mínimamente perjudicado,  del mismo modo en que para hacer bien el amor hay que venir al sur. Verdades impepinables, amigos.


Da rienda suelta a tu imaginación

¡Márcate un Master Chef! ¡Una fantasía gastronómica! ¿Por qué una lata de conservas no puede casar con eso otro que tienes en la nevera? ¿Y por qué la pasta unificadora de todo ello no puede ser el pelín de mantequilla de cacahuete que lleva semanas en la despensa esperando ser rematado? ¡CLARO QUE SÍ! Es tu momento. Permítete un freestyle.


Haz mucho ruido

Que no quede nadie durmiendo. Y si se levantan, les ofreces. Que se note que esta vez estás intentando hacer las cosas con elegancia y distinción.


Invierte la pirámide alimenticia

Nada puede tener sentido –como ya hemos visto– y la base del todo debe ser la guarrería. ¿Que la pasta por la noche no es buena? ¿Que quizá no es el mejor momento para freír unas croquetas? Nada de eso importa ahora. Ve a la cocina y haz lo que te dicte el corazón.


Presta atención a la escena

Ya sé que hemos dicho que esto iba precisamente de darle un toque chic al acto indigno de cenar por segunda vez, pero tampoco se puede ir contra natura. Al final y al cabo la recena pasa por dar penica a cualquiera que pudiera estar viéndote en ese instante. Entonces, asumido este precepto, si puedes mirar a un punto fijo en silencio y estar en algo así como un pijama o un conjunto que pudiera comprometerte en caso de usarlo para aparecer en público, será señal de que estás haciéndolo correctamente.


Poco más queda por decir. Sed sabios, actuad con cautela, sed prudentes a la hora de recenar y, sobre todo, cantad el bacon pancakes mientras os la estéis haciendo. Sea lo que sea que os estéis haciendo. A excepción de una ensalada, claro. Eso no es una recena ni es ná. ¡Hasta prontorl! 🙂

Carlos Dí­az

Redactor

Arráyate un millo

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR