(Queridos) Regalos de los Reyes Magos

¿Cuál es la mejor parte de las Navidades? (Seamos sinceros)

Los regalos de los Reyes Magos.

Venga, va, también los de Papá Noel. Total un regalo es un regalo, lo traiga quien lo traiga.

Piensa en la cantidad de Navidades que has pasado y el número aproximado de regalos de los Reyes Magos que has abierto. Sopésalo pensando en la emoción con la que escribías detalladamente cada regalo en su correspondiente carta y las reacciones que te producía el abrir cada uno de los que encontrabas bajo el árbol.

De pequeños somos trasparentes. La emoción de recibir regalos de Reyes Magos inunda cada poro de nuestro cuerpo y las caras son el más fiel reflejo de lo que sentimos (risas, movimientos nerviosos, llantos de alegría o de horror, sorpresas inesperadas…). Youtube está plagado de todo tipo de reacciones para echarnos unas risas o rememorar nuestra más tierna infancia.

De mayores el factor sorpresa pierde su sexapil, en parte a consecuencia de descubrir que los regalos de los Reyes Magos no viajan tanto como nos contaban… Y, por supuesto, aprendemos a gestionar (mejor) nuestras reacciones ante los regalos de los Reyes Magos. Todos hemos puesto una sonrisa ante ese regalo absurdo que no querías y que tu madre consideraba imprescindible en tu vida.

Posibles reacciones a los regalos de los Reyes Magos

Despellejar un regalo es viable

La ansiedad se apodera de ti. El tiempo juega en tu contra. Y tus pequeñas manos no rinden al ritmo que tu corazón y mente desean. La madre de todos los gritos – expansión de griterío La histeria se apodera de nosotros al recibir el regalo de los Reyes Magos correcto. Ese con el que hemos soñado día y noche. ¡No puedes parar de gritar de alegría (sea lo que sea)! Tanto que es contagioso y el griterío se apodera del salón.

despellejar

Marcarte un señor baile

Eres el rey del mambo porque no sólo te han traído lo que querías sino que además ha habido regalos extra muy guays. Eso te da licencia a marcarte el baile que te de la real gana, hasta el punto más ridículo que debería grabar tu madre y hacerlo viral en el grupo familiar de Whatsapp.

baile del regalo

Mencionar a Dios trillones de veces

Es el estado de máxima alegría cuando ese regalo que todas tus amigas tienen, el más caro, por el que llevas insistiendo a tus padres más de medio año, llega a tus manos. No sé qué es esto. No lo quiero Si en la lista no estaba por qué aparece bajo el árbol. Escribimos una carta muy detallada, machacamos con rotulador el catálogo de El Corte Inglés, hasta por Whatsapp mandamos fotos de lo que queremos. Cuando abres el regalo y es algo parecido a lo que querías pero no lo exacto…

Regalo de reyes magos

Bromear con las expectativas es como jugar con fuego

A quien le importa si los camellos se han tomado la leche y galletas cuando lo crucial es si han dejado los regalos de los Reyes Magos. Claro que no todo lo que dejan parece ser lo que esperas que sea.

Expectación

Llanto cuando los Reyes Magos se equivocan

Los regalos de los Reyes Magos también dejan un amargo malestar cuando no te traen lo que quieres. Un llanto que, dependiendo de la madurez que se tenga, puede durar entre 24 y 72h, seguido de un enfurruñamiento y odio no infinito pero sostenido en el tiempo. Dudo que nos planteemos si no nos lo ha traído porque nos hayamos portado mal.

Oh My god

¿Te sientes identificado con alguna?

Pilar Martí­nez
Pilar Martí­nez

REDACTORA

Enganchada al Smartphone y tonteando con la Tablet (y otros gadgets). Mucho más en BMobile! | @pilarmr

1 Comentario

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR