Leche no hay más que una, ¿o no?

Hay alimentos que no pasan de moda, que no tienen que renovarse porque nunca van a morir. Esos que están igual de buenos a los 5 que a los 20 años. Eso mismo pensaba yo de la leche amigos, y resulta que ya es otra de las víctimas que han caído en la trampa de lo trendy.

Tendencias de la leche

La revolución de la leche

Primero fue la leche de soja, y el mundo se volvió loco. De repente todos éramos intolerantes a la lactosa ¡y no nos habíamos dado cuenta en los últimos 20 años! Estas cosas pasan hasta en las mejores familias, te lo digo yo.

¿Qué pasa con la leche?

Luego fue la leche de avena, obtenida a partir de avena integral, agua, aceite de girasol sin refinar y sal marina. Ser vegetariano se puso de moda en Malasaña y claro, los locales con más flow de Madrid la recibieron con los brazos abiertos. ¡Así cualquiera! Para cuando apareció en escena la leche de almendra, que básicamente se compone de agua y almendras, ya éramos todos  unos expertos en “tú no sabes lo mala que es la leche de vaca”.

Pero como las desgracias nunca vienen solas, ‘¡ay por qué Dios mío, por qué!, no solo la leche normal ha quedado relegada a un segundo plano, sino que ahora además es imposible que vaya sola. Todo es más nutritivo, más delicioso y más sano que la propia leche. Y también más caro, todo hay que decirlo.

Precios de la leche

Los nuevos mejores amigos de la leche

  – Leche con muesli, que si voy a salir a correr, lo más fit es dos dedos de leche y cuatro kilos de muesli con chocolate. ¡Ojo, que es chocolate negro!

  – Leche con semillas de chia, porque yo en realidad no me cuido pero tengo que estar a la moda y aunque mate por un vaso de leche con colacao y magdalenas ¡no renunciaré a mi estatus social!

– Y luego está la famosa leche manchada descafeinada, que es como la cerveza sin alcohol. Ni chicha, ni bacalao.

Pero si tú has crecido con Pascual, hijo mío. Si el desayuno de leche y rosquillas con tu abuela era el mejor momento del día. Y la de dietas que has aguantado gracias a las cenas de: tazón de leche y un puñado de cereales integrales. Si ahora para ir a comprar leche tienes que hacer un módulo: 6 meses de teoría sobre sus propiedades y otros 6 de prácticas para descubrir cuál se adapta mejor a tu organismo, a tu rutina, a tu flora intestinal. ¡Y hasta a tu madre!

Desayunos con mamá

Probablemente esto sea un desvarío y la gente realmente necesite todas estas alternativas. Pero es que hoy, mientras me tomaba mi moka con leche de soja y subía la #picoftheday a Instagram no he podido evitar pensar: “las 9 de la mañana y yo tomándome esto, con lo bien que desayunaba yo en mi casa”. Y es que por muchas modas que vengan ya se sabe que ¡leche no hay más que una!

Leche no hay más que una

María Novillo
María Novillo

REDACTORA

Compositora de momentos imperfectos y creadora de contenido. La curiosidad mató al gato pero yo me hice la loca y sobreviví. Descubrir sitios y sabores nuevos es mi perdición.

1 Comentario

    Deja tu comentario :)

    ¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

    Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR