¿Cómo combatir la depresión postvacacional?

Lo más triste de las vacaciones llega cuando te das cuenta de que, tal como vinieron, se fueron. Todo el año esperando por ellas y esa semana en Ibiza o tus cuatro días en Albacete se ha ido en un abrir y cerrar de ojos. Sea como sea, vayas a donde vayas, siempre duele volver, como si la vida se te escapase de las manos y tú, pobre alma en desgracia, no volvieses a ser el mismo. Es lo que se llama…

Depresión postvacacional

Siempre es difícil, aunque parezca que no, porque… ¿quién, en su sano juicio, va a preferir el calor de la oficina a esa cerveza fresca en la playa? La respuesta es “nadie”. No importa lo mucho que te esfuerces, que no escaparás de ella. La depresión postvacacional llega, te sonríe e intenta adueñarse de su vida.

¡Pero no lo permitiremos! ¡Lucharemos contra viento y marea para que no nos arrebate nuestra felicidad! ¡Nada ni nadie puede con nosotros! Pero por si acaso no eres tan fuerte como el mundo espera, te traemos 5 formas de despedirte de esa depresión tan dañina:


Retoma la operación bikini

1

O empiézala, si es que nunca se te pasó por la cabeza hacerla -persona inteligente-. En vacaciones, siempre cogemos algunos kilos de más, y estarás tan centrado/a en decirles adiós a esos michelines que no te acordarás de que un día fuiste feliz en una playa de ensueño.

P.D.: Si no quieres hacer dieta ni practicar deporte, te apoyamos, persona inteligente.

 

Añade más felicidad a tu vida

2

¿Cómo? De forma muy sencilla: haciendo todo aquello que más te gusta, desde comprar ropa sin fin hasta realizar aquellas actividades de ocio que más te gusten como ir al cine o cenar con unos amigos en tu restaurante favorito. Eso sí, cuidado con el dinero.

 

Cuéntale a tus seres queridos tus hazañas

3

Vivir en el pasado nunca es buena idea, porque lo importante es avanzar o, al menos, no retroceder, pero no pasa nada por que dediques un día o dos meses a contar cómo ha ido tu viaje.

P.D.: La felicidad es mayor si los invitas a todos a casa y les enseñas todas las fotos.

 

Llora hasta que sientas que no puedes más

4

Quizás piensas que no es la mejor forma, pero desahogarte y llevar la procesión por fuera no le hace daño a nadie -a no ser que te quedes en ese estado para siempre-. Compra helado, enciérrate en casa y ve todas las películas que puedas siempre y cuando no haya gente viajando en ellas. Es un punto muy importante a tener en cuenta.

 

Planea tu próximo viaje

5

La vida es así: unas cosas deben acabar para que otras puedan comenzar. Si estás tan triste que no ves un futuro feliz, elige nuevo destino y conténtate con la idea de que, tarde o temprano, estarás perdido por el mundo otra vez. Si los viajes a Portugal, Italia o Tailandia -destinos de moda este verano- te parecen demasiado, piensa en ofertas en escapadas.

 

Y, así, con estos 5 sencillos consejos, pasarás de ser una persona deprimida por la vida a convertirte en un ser maravilloso que se queda con la experiencia de lo vivido y tiene los ojos puestos en su próxima aventura. ¡Todos podemos!

Gabriel Garcher
Gabriel Garcher

musica@bfacemag.es

Canario, que no africano. Freelance a tiempo completo; escritor en mis ratos libres. Nunca sonrío en las fotos, y no pasa nada. La vida sigue.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies