El sufrimiento oculto de ser un viejoven

“Venga, que juventud sólo hay una”. ¿Te ha temblado el nervio del ojo porque estás harto de que te lo digan? Eres el viejoven de tu grupo de amigos. Y lo sabes sufres.

Sufres porque las 3 am no es hora de estar cerrando bares. Es hora de… llevar unas cuantas horas durmiendo. Pero tus amigos están muy on fire y no quieres cortarles el rollo diciendo que te vas a casa. Así que haces una bomba de humo (sabiendo que van a dedicar 5 minutos de su noche hablando de lo viejoven que eres).

Sufres cada vez que un camarero se acerca y quieres pedir un poleo menta en vez de una caña. Tienes menos de 30 años, sí, pero el poleo menta entra mejor que una cerveza y a ti el thai que habéis comido no te ha dejado muy fino. Pero está de moda cenar en cualquier tipo de asiático, y aunque quieres unas croquetas, cedes.

¿Ron cola? Donde esté un vino tinto o un vermut con hielo… pero acabas pidiendo un “lo mismo para mí”, porque todavía es pronto y no estás con ánimo de aguantar el peso de las miradas de tus amigos. (Después en casa te tomarás un poleo menta, seguro).

“Prefiero comprar un pantalón bueno, que me dure más tiempo… ¿y qué son esos cortes en los vaqueros y eso de enseñar tobillos?”. Y miradas de juicio final otra vez. Tú sigues sin entender las modas de hoy en día. Porque donde estén unos vaqueros de los de antes (antes de que tú hayas nacido, sí), no hay nada. Esos sí que duraban. Y seguro que no causaban hipotermia por el frío en los maxi agujeros de las rodillas, ni por los tobillos al aire en pleno enero.

No entiendes por qué la gente de tu edad joven grita. No entiendes por qué llevan hamburguesas al cine. Ni por qué empiezan a comentar la película en cuanto salen los títulos, porque tú quieres leer quién compuso la banda sonora. No entiendes por qué la gente es tan feliz cuando suenan dos notas de una canción de Justin Bieber. O de reggaetón. No entiendes el reggaetón.

Sufres mucho, amigo viejoven. Pero, mientras disfrutas en silencio del sabor de un caramelo Wherter’s Original, puedes plantearte que tendrás muchos años por delante para tener 50. Intenta tener por lo menos 40 durante unas horas al día. Porque después, puede que quieras tener 20.

Y será demasiado tarde.

Serás un joviejo.

Pero, oye, que lo importante es ser feliz (con poleo menta o sin poleo menta).

Ana Picado
Ana Picado

REDACTORA

Melomanía extrema, morriña constante y gestora de "¿tomamos algo?" profesional. Mi afición es tener aficiones. Y trabajar de ellas.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR