Andrés Sardá, ‘femme fatale’

¿Habéis escuchado alguna vez la historia de una mujer que lo tiene todo bajo control y es capaz de conseguir lo que quiera? Así ha sido el desfile de Andrés Sardá ambientado en cárceles, crímenes y detectives.

Nuria Sardá, encargada de llevar a cabo este espectacular despliegue, ha querido demostrar con sus pendras algo más que una mujer sexy y decidida.

La temática centrada en el mundo de los espías conformaba una atmósfera de misterio que no dejaba que perdieras la vista cada confección que salía a la pasarela. Todo esto lo consiguió con accesorios seleccionados a la perfección, pistolas metidas en ligueros, cigarrillos largos, boinas, guantes largos, grandes sombreros, cinturones marcando la silueta…

 

En cuanto a los diseños destacamos las delicadas piezas de lencería que parecían una segunda piel. Cada una de ellas especiales y adaptadas para realzar la belleza femenina. A partir de esta sofisticada base, cada confección se apoyaba en piezas con carácter que aportaran cuerpo al diseño. Mangas abullonadas, monos ceñidos, pantalones al tobillo o gabardinas.

 

En un momento el desfile cambió de tercio, en cuanto a tejidos, y se mostraron  diseños que brillaban con luz propia, y no solo por las lentejuelas. Vestidos largos y llamativos, incluso algunos con cola, con personalidad propia que dejaban entrever partes del cuerpo cubiertas con la más selecta ropa interior.

No podemos quedarnos con una estrella del desfile, pero en un momento el público se arrancó en aplausos. Aparecía por la pasarela una gabardina con cola roja marcando cintura acompañada de un sombrero de ala ancha en el mismo tono. Pero ahí no quedó la cosa, a mitad del recorrido descubrimos que el abrigo escondía algo debajo, un mono negro con transparencias.

Para finalizar con el espectáculo apareció Rosanna Zanneti, que portaba el diseño más impactante de todos. La confección inspirada en la temática carcelaria abarcaba un maxi abrigo de cola con franjas blancas y negras, botas altas de un gran tacón a juego y un una braga alta a conjunto también.  Un sombrero que marcaba bien la mirada de una mujer segura y un emblemático sujetador negro.

Vimos diseños arriesgados, dispares, increíbles… pero todos ellos con un solo fin; dar a la mujer el papel que merece.  

Belén Pérez Bayón
Belén Pérez Bayón

REDACTORA

Déjame mostrarme y confirmarás que no me falta entusiasmo por mi trabajo. Esfuerzo, constancia y mil preguntas por hacer, eso es lo que llevamos dentro los periodistas incansables. Periodismo UCM y amante de la moda.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies