Complementos que nunca deberí­an haber existido

Existe una serie de complementos que deberí­an estar penados por la ley. Las modas son pasajeras, pero algunos de éstos siguen vendiéndose. Aunque desconozco la razón, reconozco haberlos tenido prácticamente todos. La adolescencia, ya sabéis.

A continuación os presento esos accesorios que nunca deberí­an haber salido a la luz.


Riñonera

Esta bolsita que te atas a la cintura y sirve como bolsillo de Doraemon. Fue una revolución en los 80 y 90 y aunque nunca han desaparecido, todos sabemos que sólo son aptas para dependientes de gasolineras, camareros o Kristian Pielhoff (no te hagas el culto y googlea el nombre si no sabes quién es). Ahora se vuelven a llevar, pero sólo en la versión gitana de Gucci.

riñonera-rihanna


Parches

Nunca han sido una buena solución, aunque los padres nos los pegaran en el chandal del colegio cuando besábamos el asfalto del recreo. No busques excusas, tu madre los utilizaba para evitar comprarte un pantalón nuevo cada semana. Así­ que, a no ser que seas Marí­a Amparo de Supermodelo, evita utilizarlos. Menos aún, comprarte uno de esos vaqueros de los que ya vienen con el parche incluido. Los parches para los piratas.

fabrica_parches_01


Collar-tatuaje

Ese collar que parece un tatuaje en el cuello. Ese collar que aún está de moda en el mundo heavy.

Escúchame. Estás bien lejos de ser una PadaungY más lejos si cabe de salir de tu tienda de barrio de comprarte esa superpop en la que regalaban la boa constrictor que lucí­as a los 8 años.

Si quieres algo que te asfixie, practica el sadomasoquismo, que por lo menos se acerca a tu edad.

el-collar-tatuaje-197605_w1000


Braga

Ya sólo el nombre asociado a la idea de ponértelo en el cuello me hace pensar que algo no está bien en tu cabecita. Me refiero a esa bufanda cerrada de tejido de franela, fondo de armario de Jesús Calleja. Vale que en invierno hace mucho frí­o, pero ¿has visto a alguien esquiando la Gran Ví­a de Madrid?

braga del cuello


Mariconera

Prima hermana de la riñonera, por mariconera se entiende a ese supuesto bolso para hombre de pequeñas dimensiones que se cuelga de un hombro y llega más abajo de la cintura.

Este mensaje va a ti, ser heterosexual que estás leyendo este artí­culo. ¿Cómo te sientes al decirle a tu novia a viva voz desde el ascensor que por favor te coja la mariconera que te la has dejado colgada en el sinfonier? Pues eso.

bandolera mariconera


Colgante llavero

Colgar las llaves de una correa del pantalón o del cuello no es algo estético. Ya no es que no sea estético, es que es un llamamiento al robo a mano armada. “Estimado atracador. Si todaví­a estás dudando en asaltar a esa anciano con mariconera o a mí­, que llevo las llaves de mi casa colgando junto a una chapa con mi dirección postal, no tenga duda”.

Las marcas se empeñan en hacer merchandising con este complemento, pero en la práctica no se usa debe usarse; a no ser que seas Emilio de Aquí­ No Hay Quien Viva.

llavero-colgante-barracuda

 


Guantes sin dedos

Reflexionemos. ¿Por qué el ser humano necesita unos guantes sin dedos? Quiero decir, ¿los dedos no sufren el mismo destino que la palma de la mano? Ahí­ lo dejo.

guantes sin dedos


Cuelgabolso

Pueden ser muy bonitos pero, ¿por qué comprarse un cuelgabolso? ¿para que te roben el bolso o para poder presumir de él justo antes de que te roben lo roben? Veamos. Son el tí­pico premio de una bonoloto o ese complemento de la Cuore que guardaste en el fondo del cajón. Pues ahí­ es donde debe morir.

 

cuelgabolso

Dicho esto, yo he tenido seis de los mencionados. Y no hago pleno porque no soy mujer. Al final, las modas, más feas o más bonitas, más prácticas o menos prácticas, vienen y se van por alguna razón, ¿cuál o cuáles de las prendas que están de moda actualmente darán pie a escribir un artí­culo como este dentro de 20 años?

 [followbutton username=’rauldelcuadro’]

Raúl del Cuadro
Raúl del Cuadro

MARKETING raul@bfacemag.es

Publicitario. PR. Blogger. Una galleta de la fortuna me dijo una vez: "You will be succesful someday" y ahora trabajo para conseguirlo.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies