El dinero… Colgado en el armario

El tí­tulo de este post tiene que ver con el nacimiento de la serie “Sexo en Nueva York”, allá por 1998, que supuso una revolución en el mundo de la moda. Desde la primera vez que Carrie Bradshaw -interpretada por Sarah Jessica Parker, por si algún despistado no lo sabe- salió a comerse Manhattan con sus “manolos”, se convirtió en un auténtico icono de estilo. Parte de esta culpa la tiene Patricia Field, estilista y diseñadora de moda, quién conoció a Sarah Jessica Parker en 1992. Su particular estilo ha hecho que se convierta en una de las estilistas mejor valoradas en Hollywood.

Carrie, escritora de una de las columnas más famosas de Nueva York y amante empedernida de la moda, demostró su última faceta en cada episodio de la serie. De ahí­ que utilizara literalmente el sentido del tí­tulo: todo su dinero iba destinado a comprarse ropa. Por supuesto, Sex at the City dejó muchos grandes momentos y estilismos. Aunque también dejó grandes e inolvidables horrores, que los fans de la serie seguro que aún tienen guardados en su memoria. Carrie comienza la serie teniendo 32 y termina rozando los cuarenta. También es normal que a finales de los noventa las tendencias y la manera de vestir no fuesen iguales a las actuales. Aunque ya se sabe, para gustos los colores…

carrie1

 

Mrs. Bradshaw siempre ha utilizado muchos complementos en el pelo. Pero, ¿por qué mezclar tantos prints? Del primer estilismo quizás sólo se salva el pañuelo. En el segundo caso, una vuelta de tuerca no vendrí­a mal… Esa falda es muy de principios del 2000.

carrie2

 

Al igual que los zapatos, en Sexo en Nueva York han sido protagonistas los bolsos. Decimos sí­ a un Prada, un Chanel o un Louis Vuitton, pero gritamos un no rotundo a ese bolso con cabeza de caballo. Al igual que la falda. Del segundo look salvarí­amos los vaqueros, aunque hay que ser sinceros, no es de los peores estilismos.

 

carrie3

 

Las protagonistas de la serie también han hecho un buen uso de los abrigos de pieles. ¿Quién no recuerda ese momento al salir del Lincoln Center tras un desfile, en el que a Samantha le tiran un bote de pintura en el abrigo? Aunque mejor dejemos a Samantha Jones a un lado, que ya hablaré de ella en otro artí­culo. Es cierto que este tipo de abrigos son elegantes, ¿pero por qué combinarlo con un pantalón de cuadros? ¿Y con un pijama?

 

carrie4

 

Salones en color blanco no, gracias.

Que decir de las rayas diplomáticas… Los trajes de chaqueta siempre son muy socorridos, pero por favor, con pantalones capri y con una camiseta marinera debajo: no. Por cierto, ¿a alguien no le suena el último look? Carrie Bradshaw ya puso de moda combinar las zapatillas allá por los 90…

Por mucho que se critiquen -y critique- algunos de sus estilismos, los looks de la protagonista han sido más que copiados, además de ser un referente. Muchas son las series que se han inspirado en el ambiente fashionista que desprende Sexo en Nueva York, lo que confirma su éxito televisivo y su influencia global en la moda. Muchos envidiaremos el armario de Carrie, aunque sin duda, su mejor complemento es y será siempre Mr. Big. 

 

 

 

[wp_ad_camp_2]

Paloma Herce
Paloma Herce

Periodista y futura publicista. Intento escribir de moda en Harper's Bazaar. Fui copy en Revolution. Antes puede que me oyeras en Onda Cero y Cadena Cope. Amante de la moda y (sobre todo) el buen comer.| @JemapellePaloma

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies