Y entonces llegó el escote masculino…

Nadie sabe en qué momento de lucidez o con qué cantidad de sustancias prohibidas en sangre, Hermes o Gucci decidieron allá por 2011 incorporar al mundo de la moda una nueva tendencia masculina que marcarí­a para siempre la arcada femenina.

Esa nueva tendencia  que une tanto a hipsters como a nanos, que no diferencia entre heteros y gays y que ha hecho de ella, una propia subcultura viril. Ese must-have que hasta Amancio Ortega ha puesto en marcha es el que  aterra a todas las féminas. Hablamos del escote masculino.

escote_camiset_1184_511x

Las mujeres del mundo hemos ido aceptando paulatinamente pero con resignación los cambios de hábitos masculinos en las últimas décadas. Aceptamos como animal de compañí­a que nuestro novio/amigo/padre se depile más que nosotras, obviamos al hombre que se rebosa el cuerpo en aceite solar en las tardes de playa/piscina/retiro-debod e incluso compartimos cremas faciales o sérum capilar con ellos pero señores, no aceptamos que nuestro novio lleve más escote que nosotras.

El estilo Georgie Dann era estupendo en los 50 pero no por eso ahora Vetusta Morla canta “El Chiringuito” y dudamos notablemente que los Rolling Stones entonen “La Barbacoa” en el Santiago Bernabéu. Las modas son efí­mera dicen, y confiamos en que esa fugacidad acabe con esta tortura para las retinas de las féminas,

 

Desirée Fina
Desirée Fina

Redactora

Periodista por vocación y licenciada por la UCM. Esta riojana de procedencia ama la música por encima de todas las cosas. Habla de lo que le gusta donde le dejan y mientras tanto pasa las horas entre cañas y directos.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies