¡Pero si parezco la de Pretty Woman!

Las botas altas se han convertido en un must de este invierno pero se siguen asociando a una de las películas con más seguidores y amantes del mundo del cine.

Julia Roberts se cubría de gloria y se convertía en la novia de América gracias a Pretty Woman, y una de las protagonistas más icónicas de la misma fueron las botas altas. El atuendo con el que la actriz comenzaba la película – y que se convirtió incluso en el escogido para el cartel de la película – se ha convertido en un elemento de tendencia.

Aunque las botas y botines son imprescindibles en los armarios de cada mujer cada invierno (y cada vez más de los hombres), en este de 2015 la altura de las botas llega a límites insospechados. 

Las botas por encima de la rodilla, llamadas en inglés Over the knee (o con su acrónimo OTK) tienen un pasado muy importante en la historia de la indumentaria. De los mosqueteros a los piratas, pasando por it girls, se han convertido en objeto de uso y deseo a lo largo de los años. Han sido elementos de comodidad – para, por ejemplo, montar a caballo – o como seña de sensualidad y erotismo como se intuye en los setenta y ochenta. Ahora se han convertido en un calzado imprescindible y que cuanto más alto sea, más admiración suscita.

pretty woman botas altas

Pero nos viene a la mente la famosa película americana cada vez que recurrimos a ellas. “¡Si parezco la de Pretty Woman!”  es la frase que pasa por la mente de casi todas las chicas cuando se prueban estas botas altas, altísimas. Exacto. La protagonista de esta película se identifica rápidamente con este tipo de calzado. Según indica un artículo de SMODA, estas botas fueron encontradas por Marylin Vance – la diseñadora de vestuario de la película – en una tienda de Londres y, desde el principio, Vance sintió que tenían que formar parte del estilismo de Julia en la película. El propio director del film – Garry Marshall – quería que la protagonista llevara únicamente unos stilettos rojos, pero cuando vio el efecto de las botas no pudo resistirse.

Su aparición de este modo en la gran pantalla ha supuesto elementos muy positivos y a la vez muy negativos en esta prenda.  Por una parte, se encumbraron como objeto fashionista y de deseo, pero por otra, se asociaban rápidamente a estilismos con poca clase o estilo – recordemos que la protagonista de Pretty Woman era una prostituta. Así que, como en casi todo, en Internet podemos encontrar desde artículos como “viste como Julia Roberts con botas altas” o “como ponerse unas botas altas sin parecer Julia Roberts”

Hay una frase muy famosa de Marilyn Monroe que dice “dale a una mujer los zapatos adecuados y conquistará el mundo”. Pues, sin duda, las botas altas nos parecen una opción muy apropiada para tal fin.

 

Gafas Amarillas
Gafas Amarillas

REDACTOR

Manuel J. Romero es el periodista que se encuentra tras las gafas de El Señor de las Gafas Amarillas. Especializado en Marketing Online, Redes Sociales y Comunicación Cultural, es experto en moda y tendencias pero con una visión desenfadada de la vida.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR