Moda, exceso y espectáculo

La moda y la pantalla son dos mundos condenados a cruzarse. ¿Qué es moda? La moda es cultura, identidad y modernidad. Y últimamente, también es espectáculo. Cada vez son más las celebrities que colaboran con los grandes diseñadores, vendiendo su imagen en publicidad, aceptando contratos de exclusividad o diseñando su propia lí­nea de ropa.

Y es que la moda no se crea en Parí­s, Londres o Nueva York, sino en Hollywood. Este fenómeno no es más que el heredero del star system. En los años 50, la meca del cine americano fue pionera en crear su propio sistema para explotar la imagen de las estrellas al máximo. Y sus efectos han llegado hasta la actualidad, donde las grandes casas aseguran su éxito vistiendo a la gran pantalla.

P1000516

Cada vez que pienso en una alfombra roja, no puedo evitar arquear las cejas y poner una mueca de hastí­o. La industria necesita volver a vestir la calle, no sólo a las celebrities. Y es que si salimos ahora a dar un paseo, ¿existe la moda en ella? Parece que se ha convertido en un mundo alejado de la realidad, relevado a los mass media.

Atrás han quedado la edad de oro del cine, en el que las propias actrices elegí­an su propia ropa (y hasta la pagaban). Muchas veces tengo la curiosidad de saber cómo se vestirí­an sin que haya un grupo de diseñadores y estilistas detrás de ellas. Qué ropa se pondrí­an, qué transmiten y por qué.

Aunque en 2005 llegó el fenómeno blogger, y con él, una alternativa a los editoriales de moda. Recordemos a Scott Schuman, creador de The Sartorialist, pionero en este mundo gracias a sus fotografí­as a gente vestida con un poco de gracia. Pero la industria no dudo en convertir los blogs en la gallina de los huevos de oro. En un nuevo espacio para el product placement.

d-g-front-row
Varios bloggers (The Sartorialist, Bryan Boy) en el front row de D&G

Y es que muchos diseñadores no han dudado en convertir a los ego-bloggers en pequeñas estrellas, ya sea sentándolos en el front row de los desfiles o haciéndoles regalos. No puedo evitar acordarme de Chiara Ferragni o de Gala Gónzalez, auténticas mujeres anuncio. Como los hombres del Compro Oro, pero con mucha más elegancia.

La brecha entre moda y calle se aviva cada vez más. Un mundo en decadencia, que se aleja de sus inicios y camina hacia convertirse en lo que nunca se quiso convertir. Un mundo al que le devora su propia imagen. Son malos tiempos para los adictos a la moda.

[followbutton username=’martacianuro’]

//

//

Marta Hernández
Marta Hernández

Acérrima defensora del kitsch y del 'más es mucho más'. Me encanta el charol, el glitter, la estética feísta y las películas de Sofí­a Coppola. También estudio CAV y japonés.| @MartaCianuro

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies