El mito del estilo en las portadas de álbum

El mundo de la moda fue, es y será omnipresente. Desde tiempos inmemorables, el universo de las tendencias no se ha restringido únicamente a las pasarelas, sino que la apuesta por un look u otro ha pasado a ser un factor determinante en entrevistas de trabajo, comparecencias políticas o incluso para tener una noche loca.

Y es que esta misma tónica se reproduce en el mundo de la música. Las cantantes ven en la moda una oportunidad para proyectar su trabajo y también para ganar fresh money, que la imagen vende mucho. Una portada de álbum con un desnudo o un pezón tapado llama mucho más la atención que una cara bonita, y eso se sabe de toda la vida de Dios. Desgraciadamente, es la cruda realidad.

A pesar de todo, hay veces que se apuesta por un outfit llamémoslo por inspiración, llamémoslo a oscuras o con copas de más. Hoy, en BFace, os traigo el Top 10 Peor Estilismo en portadas de álbum. ¿Dónde quedaron aquellos maravillosos atuendos de las folclóricas Sara Montiel, Lola Flores o Rocío Jurado? ¿UBI SUNT? Sin duda, los tiempos han cambiado, señores.

1. Christina Aguilera – Stripped

álbum

Christina Aguilera empezó muy recatadita en sus primeros trabajos, pero por fin arrancó de sus entrañas el genio maligno que vivía atrapado en ella, convirtiéndola en algo muy extraño en la portada de Stripped. De verdad, esos pantalones con tanto cordón me dejan sin habla. Ni el mismísimo Christian Grey podría resistirse a ellos. Too much.

2. Sia – Some People Have Real Problems

Some_People_Have_Real_Problems_cover

Sia obtuvo una Matrícula de Honor (y muy merecida) en representar el título del álbum, pero: ¿se dio cuenta de que se convertía así en la pionera del contouring? Tanto se ha pintado la cara con plastidecores que se ha tenido que dejar el flequillo hasta los morros. Usar el Paint en la portada te iba a pasar factura, chica.

3. Nicki Minaj – Starships

álbum

No, no es Barbie, es Nicki Minaj, que lo intenta. En la portada de su single Starships, se mantenía distante con lo que sería luego: una explosión en todos los sentidos y formas posibles. Llama la atención no solamente la combinación de violeta y fucsia, que me parece espantosa muy chuli, sino la cantidad de piedras de la talla ‘he atracado Accessorize y soy una rebelde jiji’.

4. Avril Lavigne – The Best Damn Thing

álbum

Avril Lavigne representa la que fue the worst best damn thing en nuestra adolescencia: la tendencia emo en redes sociales tan prehistóricas como Metroflog o Fotolog. Ella fue la culpable de las calaveras en nuestras agendas, de los mechones rosas, las cadenas de oro y las rayas de ojo hechas con permanente. Un bien por Avril, ¡que superó esa fase!

5. JLo – AKA

álbum

El último trabajo de JLo es de todo menos discreto. Con un inmenso crin, se planta con un vestido de látex con una pechonalidad de-vas-ta-do-ra. Por Dios, si parece salida de una pornfilm de sadomasoquismo extremo, supremo y olé. Orémosle al Señor, ella no tiene la culpa de nada. Bendiciones y buenas noches.

6. Britney Spears – My Prerogative

álbum

Bueno, bueno, la cosa se pone cada vez más interesante. Si os digo la verdad, tras muchas noches en vela, no logro imaginarme en qué momento se le ocurrió al que llevaba el vestuario de Britney esta cuadra. Omitiendo que la lencería ahora se ha puesto de moda, la plumitorera con mangas de cuero es el toque imprescindible para hacer de esta portada una supercaca. Qué tiene, ¿complejo de ave rapaz? Normal que sude, pobrecica mía.

7. Ke$ha – Warrior

álbum

En el universo de Ke$ha, todo es posible (sustituir una ‘s’ por una ‘$’ en su nombre ya dice mucho de ella). Su concepto de guerrera consiste, bajo una óptica de daltonismo caleidoscópico, en una peluca llena de enredos inspirada en María Antonieta y ‘eso’ en el cuerpo. Soy incapaz de darle nombre, no hay por donde cogerlo. Esto con Franco no pasaba, en los campos de batalla la rubia duraba sesenta segundos.

8. Mariah Carey – The Emancipation Of Mimi

álbum

(Respiro. Me pongo serio.) Si por algo se reconoce a Mariah Carey no es por su música, sino por sus exóticas curvas. En esta portada, podemos interpretar que la cantante quiere rendir homenaje a la emancipación de la especie animal, o más técnicamente conocida como metamorfosis. En este caso, no duda en vestirse de coral de arrecife para recordar a su ya difunta mascota Mimi. CHAO.

9. Demi Lovato – Cool For The Summer

álbum

A mi parecer, Demi Lovato suele estar bastante acertada en sus últimas portadas, pero en esta precisamente se escabulle. ¿Desde cuándo ser cool en verano implica llevar un look boa+bañador en una hamaca de marujona? Oye, y con tacones a la playa, qué mérito. Que sí, que para presumir hay que sufrir, pero tampoco pillar una insolación. Nena, tira pa’ la sombrita, que te vas a desmayar de tanto sudar.

10. La Pelopony – Me Mareas

álbum

No podía faltar la estrella del momento, la artista nacional más reconocida en todo el mundo: La Pelopony. Con cinco kilómetros de melena arcoírica, la ‘súperniñata’ desconoce el sentido del ridículo, o eso parece con esa corona de mariposa. Dejando de lado la bisutería, el outfit pretende ser un #throwbackfotolog, ¿o qué si no? Normal que se maree, si derrocha más purpurina que Aless Gibaja.

Iván Olmos
Iván Olmos

REDACTOR

Estudio periodismo en Barcelona, pero con la cabeza en Estados Unidos. La moda y la fotografía son mi cara o cruz. Hoy voy a decirlo: ¡Cómo me amo!

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR