A grandes males, grandes hits de la Carrá

Ella no necesita presentación. No es Montserrat Caballé, pero tiene desparpajo. Siempre ha estado de un lado para otro, en un continuo no parar: ahora esto, ahora lo otro, ahora eso. Y ahora esto me sabe a poco, y ahora quiero más. Y con agoní­a. Y siempre con el horcate caliente oooh-oooh, caliente caliente, ooo-aaah.

Llegó a España en 1976, al programa Señoras y señores de TVE, en el que, a diferencia de otras artistas, no tuvo sólo una hora para desplegar su arte, sino cuatro. Motivo por el cual fue duramente criticada por el resto de artistas. íšnicamente Lola Flores, una de las pocas que salió en su defensa. Después, ha seguido trabajando mucho en el ente. Ha hecho programas como: Hola, Raffaella, Ciao, Raffaella, Tutto, Raffaella, En casa con Raffaella, A las 8 con Raffaella, La noche de Raffaella. No quedan nombres de programas con Raffaella disponibles ya. Si hace otro más, tendrá que llamarse Raffaella, Raffaella, Raffaella.

No nos equivocamos al decir que el 2014 ha sido su año, el del regreso. Aparte de resurgir televisivamente como coach de The Voice of Italy, después de 15 años sin grabar disco, volvió y con el hit Fernando.

El hecho de que no se hablase lo suficiente de ella no es que su trabajo no fuera de calidad, sino que estamos muy pesaditos con las americanadas. Pero hay que reconocer que en una discoteca lo damos tanto o más cuando suena una de la Carrí  como de Madonna. Pude comprobarlo este mismo fin de semana al pinchar en la fiesta Churros con Chocolate, cuya imagen es ella misma.

Por otro lado, acabamos de sobrevivir a San Valentí­n y al Carnaval. Estamos en plena resaca emocional. Por ello, en BFace te recomendamos una canción de Raffaella para cada mal. Dinos qué drama vives y te diremos qué canción quieres.

Hay que venir al sur

Primero fue El Vaticano el que la persiguió por su Tuca, tuca (más popular en Italia que aquí­ en España), pero más tarde, la Argentina militar quiso cambiar su “Para hacer bien el amor…” por un “Para enamorarse bien…”. Ya en 2011, el DJ Bob Sinclar, la convenció para reconciliarse con la música, con el remix que hizo de este tema, Far l’amore. Además, con esta canción, inventó el giro y el baile del meneí­to-desnucamiento. Y la malla, ¡viva la malla! En el patio de recreo, las niñas jugaban a ser Raffaella Carrí , a ver quién hací­a mejor lo del flequillo y ganaba yo. Se ha de escuchar con: un ron-cola. Indicado para: los que tropiezan siempre con la misma piedra. Contraindicado: para tu amiga “la golfa”.

Rumore

Fue su gran hit, dicho por ella misma, y escrito por su ex. Utilizado hasta la saciedad en los video-reportajes de programas del corazón como el desaparecido Mamma mí­a (Telemadrid) de Ví­ctor Sandoval. Con este tema, empezaban uno de sus tantos ya mí­ticos pasos: la baticuore (como la misma letra indica). Ella habla de que no se siente segura. Nunca. El videoclip es una joyita: cromas y cambios de volúmenes para desmayarse. Pero da igual: no es lo que tienes Raffaella, es cómo lo mueves. Se ha de escuchar con: un gintonic. Indicado para: los inseguros. Contraindicado: para los desesperados que son emocionalmente dependientes.

Fiesta

Los gayers con ella tienen pasión. Cómo no van a conectar. Ellos saben cuando habla de movimiento, de frivolidad, de torsos, de purpurina, de fiesta qué fantástica fantástica esta fiesta. Siempre la han tratado como a una reina. También ayuda que parece una vedette, también ayuda. No tiene raí­ces españolas, pero siempre se sintió como en casa, y con este tema demostró su gusto por nuestro paí­s. Fue uno de sus hits más “españolizados”. Se ha de escuchar con: un calimocho. Indicado para: cuando te deja tu pareja y vas a vengarte porque para putón tú. Contraindicado: si eres de los que tienes recaí­das con tu ex, que luego te arrepientes.

Lucas

Le canta mucho al amor, pero ¿qué tiene que tener un hombre para enamorarle? “Cerebro, sentido del humor y mucha fantasí­a”, dicho por la propia Raffaella. Pero resulta que allá, hace 30 años, decidió enamorarse de un joven de rizos dorados el cual le salió rana, “porque una tarde desde mi ventana, le vi abrazado a un desconocido, no sé quién era, tal vez un viejo amigo…”. Con este tema sacaba una faceta algo más templada, tratando valientemente para la época la homosexualidad. Se ha de escuchar con: un whisky y un lorazepam, a lo Estela Reynolds. Indicado para: casos perdidos que te dejan y se cambian de acera. Contraindicado: para los que no paran de cruzar la carretera.

53 53 456

Sus canciones, por un lado, siempre bailables, pero por otro, transgresoras y reivindicativas para los años 70. Tocaba temas que iban desde la promiscuidad hasta el adulterio. Siempre con un golpe de ironí­a, con mensajes velados. Y para muestra un botón, el del 53: el que te deja el dedo enrojecido de tanto marcar. Hala, a meditarlo con tu endocardio. Se ha de escuchar con: un Jí¤germeister con Red Bull. Indicado para: ******. Contraindicado: siempre está indicado.

Se nos quedan en el tintero otras tan grandes como Qué dolor (una mujer en el armario) o Caliente, caliente. Pero lo importante es que te hayas dado cuenta de que Raffaella, a sus 71 años, sigue siendo una de las divas más importantes. Y que le quedan muchos años por delante. Así­ que, recuerda: cuando descuelgues el teléfono, por si acaso, responde siempre con un “¡Hola, Raffaella!”.

[socialpoll id=”2243896″]

Nacho Fárez
Nacho Fárez

Redactor

Casi médico y 1/2 pianista. Como el ungüento amarillo: para todo valgo, y para nada sirvo.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies