‘Amanecer’: los pros y los contras de la representación española

Otro año más nos ponemos la capa eurovisiva y damos el pistoletazo de salida al festival en España. Hoy se hace oficial, tenemos canción para Viena. ‘Amanecer’ de Edurne se presentaba a los medios como una canción a la altura, como la canción que convenció a Edurne a presentarse al festival. ¿Expectativas? Muchas. ¿Opiniones después de la primera escucha? Muchas.

A FAVOR

Los juegos vocales. A lo largo de los tres minutos de canción, Edurne baila sobre la pista musical de una manera muy elegante. Los giros son bonitos, adictivos y los matices en la voz suenan extremadamente bien. A destacar el minuto 2:24, donde la voz de Edurne se quiebra y deja paso a un segundo de silencio –muy al estilo de ‘Europa’ de Mónica Naranjo–, dándole a la canción una dosis de potencia extra.

Producción y sonido. La producción de la canción es de sobresaliente. Si el año pasado habí­a quien dudaba de la masterización de ‘Dancing In The Rain’ en esta ocasión deberí­a tenerlo claro: ‘Amanecer’ suena genial. Tiene lo épico y memorable de canciones como ‘Euphoria’ y ‘Only Teardrops’ y lo dramático y desgarrador de los temazos de Europa del Este que suelen arrasar en el festival.

#Ieieieo.  ¿Guiños en inglés? ¿Spanglish? No este año. ‘Amanecer’ está í­ntegramente en español y no necesita más que un “ieieieo” para tener a Europa tarareándola; porque sí­, es la canción con más gancho que hemos mandado en los últimos años. ¿Alguien duda todaví­a del tirón de los “oh”, “la” y “eh” en Eurovisión? ¡Que le pregunten a Massiel o, por ejemplo, a Ivy Adamou!

Edurne. Ella misma es un punto fuerte de nuestra candidatura. Y es que la experiencia y las tablas de Edurne hablan por sí­ solas: protagonizó el musical de ‘Grease’ interpretando a Sandy, y, aunque pueda parecer algo banal, ganó la última edición de ‘Tu cara me suena’, donde demostró no sólo sus capacidades vocales en directo sino también su presencia escénica. ¿Desde cuándo imitar a Beyoncé y P!nk y salir más que airosa es moco de pavo?

El nivel de la competencia es muy bajo. Esto no es una ventaja como tal, pero este año, a un 70% de conocer todas las canciones del festival, el sabor es, en general, agridulce. Por lo pronto, no hay rivales excesivamente fuertes, ni siquiera ha salido aún la canción que cada año se postula como favorita. Espera, ¿y si la tenemos delante de nuestra cara y ‘Amanecer’ acaba siéndolo? Por lo pronto, las crí­ticas internacionales están siendo bastante positivas.

EN CONTRA

El final. La manera en la que la canción acaba deja a medio gas; acaba en un punto y coma cuando se necesita un punto y final. Se echa en falta un efecto de reverberación acompañado de un violí­n o unos tambores que digan “Europa, podéis empezar a votarme”. Como viene siendo habitual en la delegación española, las canciones sufren pequeñas modificaciones de cara a la final, y de ser así­, deberí­an darle una vuelta para que ‘Amanecer‘ tenga un final a la altura.

La letra. El idioma de la canción para Eurovisión es el eterno debate: que si inglés, que si español, que si una mezcla de las dos. Jamás nos pondremos de acuerdo. El problema viene cuando en español la letra carece de sentido alguno, como en este caso, en el que ‘Amanecer’ ha tenido la peor de las traducciones. «Mi corazón me susurró a mí­ no vuelvas sin su amor. […] Devuélveme el alma en pie, devuélveme el amanecer».

Lineal. La canción presenta todas sus cartas en los veinte primeros segundos, se muestra directa y contundente en ese aspecto. Y, aunque esto no sea del todo algo negativo, ¿por qué no haber coqueteado con el factor sorpresa? Todo el peso de la canción recae sobre los mismos “ieieo” que se van repitiendo a lo largo de la misma, ¿qué tal hubiera sido una subida de tono en el estribillo final como antesala a un final apoteósico?


En definitiva, a pesar de sus desventajas y peros, ‘Amanecer’ ha resultado ser una canción adecuada, directa y a la altura de lo que se espera en un festival de Eurovisión. La producción y la interpretación vocal son de sobresaliente. Además, resulta casi imposible escuchar la canción y no fantasear con una puesta en escena de calidad. Para ello, Edurne deberí­a seguir el consejo de Ruth Lorenzo y no dejar que la delegación española “horterice” –como viene siendo habitual– el resultado final. Ojo, porque, de ser así­, puede salir algo grande. ¿Posibilidades de ganar? No queda otra que esperar al pack completo. ¿Ganas? Demasiadas.

[socialpoll id=”2255819″]

Juanka Campos
Juanka Campos

Redactor

Quiero pensar que hay alguien por ahí­ recopilando la banda sonora de nuestras vidas. Y, si no... bueno, voy a necesitar más gigas.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR