Bigott en diez pasos

Ya me conocéis. Me extiendo muchísimo explicando matices irrelevantes de algunas circunstancias porque soy una persona que ha estudiado Comunicación para darse cuenta de que su modo de comunicar deja mucho que desear. Bueno, pero sé subordinar frases bastante bien. ¿Lo veis? Ya estoy otra vez.

Hoy seré muy breve porque tengo muchísimas cosas que hacer y muy pocos minutos en mi bolsillo. Mi temporizador va a descarrilar en unos días y será mejor que la explosión os pille lejos.

El tema está en que es mayo, es primavera, las alergias están más activas que nunca y mi agenda a rebosar de obligaciones, pero me he permitido el lujazo de perder, qué se yo, tres horas de mi día, para ver a uno de mis descubrimientos preferidos del último lustro. Y qué bien que la chavalada de Sound Isidro, con la inestimable ayuda de Mahou 5*, se haya acordado de ellos.

Recién aterrizados desde París y con un acento francés que nada tiene que ver con su naturaleza zaragozana (como Bunbury <333), nos saluda el vocalista de Bigott, Borja Laudo, que no deja de bromear con el público durante todo el concierto.

Bigott Luna

A continuación, y para no dilatarme más, que me está esperando un análisis fílmico precioso, os contaré el concierto en unos pasos muy sencillos:


1. La importancia de llamarse Ernesto estarse calladito

Asistimos a uno de esos públicos insufribles que no paran de hablar, no sólo en los intervalos entre canciones, sino también durante las mismas. Suerte que el grupo tienda al ánimo festivo, pero quien no corrió la misma suerte fue Xisco Rojo, el telonero, que no paró de quejarse -no sin razón- del murmullo del público que se elevaba por encima de su voz. Tengo un mensaje destinado a ese público: para el siguiente truco, necesitaré que os muráis todos.


2. La presencia de DILFs en este tipo de conciertos

JEJE.


3. La presencia de las esposas de los DILFs en este tipo de conciertos

Ya me contaréis el truco.

Don Draper


4. Que te reciban con un bonjour en un concierto a las 23h

Francia one more time. Menos mal que hay heridas más que cicatrizadas y que los cantantes a menudo tienen un sentido del humor formidable.


5. Festival de barbas

Os he hablado de la presencia de DILFs, que es algo en lo que sólo mi amiga y yo reparamos porque estamos bastante mal de nuestras cabezas y para compensar también nos gustan mucho algunas personas de poco menos de treinta años. Pero otra cosa genial fue que el cantante reparase en la cantidad de barbas pobladas en la primera fila y exclamase «¡Oh, festival de barbas! ¡Una foto aquí!», y posase encantado con el resto de barbas. Maravilla.


6. Momento merchandising

«He traído algunos discos, pero si no los vais a comprar no los saco», decía Borja ahogado casi entre las risas del público, que además de hablador era muy risueño.


7. Las voces femeninas SIEMPRE

Que la voz de Clara Carnicer no suene más en los temas del grupo es lo único que me llena de tristeza. Nos sorprendió con un solo que fue lo único que fue capaz de callar al público en toda la noche.


8. Momento hit

Sabes que el personal ha escuchado poco el disco nuevo cuando Cannibal dinner es la canción que más lo peta. Bueno, puede que también el último disco resulte bastante menos bailable. Sea como sea, subidón de energía colectivo cuando sonaron temas antiguos.

triple_bender_dance_by_aspellgoof-d3jxffk


9. Entrar y salir del escenario muchas veces en poco tiempo

Me gusta pensar que, cuando eso pasa, es porque los cantantes van a tomar un té con pastas y luego esnifan un poco de cocaína. Pero, claro, estas cosas sólo están en mi mente; un día os invito a entrar a la salita, la he decorado monísima.


10. Que te enciendan las luces para animarte a salir y te pongan cumbias

Si queréis invitarnos a salir, no nos pongáis ritmos tropicales porque no nos sacáis de allí ni con agua caliente. Pero seguid apostando por los ritmos tropicales todo el rato, no paréis de hacerlo POR FAVOR, aunque sea para echarnos.


Bigott - BFace Magazine

Y esto es todo, amigos. Echadle un vistacito a la programación del festival porque hay grupos que os harán llorar de la emoción.

Yo ya tengo reservada la fecha para Elvis Perkins, y aquí estaré para contaros cómo mi corazón se descongeló del amor contenido durante años tras verlo en directo. Bueno, es que últimamente estoy tan dramática.

Estefaní­a Ramos
Estefaní­a Ramos

LIFESTYLE

Ojeroso espécimen extremeño varado en Madrid por tiempo indefinido. La prueba más evidente de que la Selección Natural de Darwin tení­a flecos sueltos. | @EstefaniaRamosC

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies