Canciones absurdas que nos han destrozado los tí­mpanos

Hace unos meses, mi compañero Nacho sacó un artí­culo sobre canciones absurdas (¡olé tú, Nacho!), pero desde entonces han salido nuevas canciones sin sentido y otras que él no mencionó, que para mí­ son esenciales, por ello aquí­ va mi lista. Estas canciones, las que nombro más abajo, son aquellas que no tienen sentido, que son absurdas, más que Leticia Sábater buscando novio en Youtube o Aí­da Ní­zar yendo de sexy en la portada de Interviú. ¿Lo peor de todo? Que todos las hemos bailado sin parar hasta el amanecer, porque aunque sena ridí­culas, no quita para que podamos echarnos unos buenos bailes entre cerveza y cerveza.


El Taxi – Osmani Garcí­a Ft. Pitbull, Sensato

Esta canción lleva meses sonando sin parar, ¿la culpa? Supongo que eso de “cho, cho, cho, chófer pare el taxi” y su ritmo bailable. Eso no quita para que sea absurda desde el segundo uno hasta el segundo final. Porque si quieres dedicarle una canción a “las mujeres que hacen vino” y toda la letra se basa en parar un put* taxi, ¿qué sentido tiene?


Friday – Rebecca Black

Sí­, es una canción vieja, pero estar considerada la peor canción de todos los tiempos, hace que deba estar en esta lista. La pobre Rebecca quiso ser cantante y sacó esta canción dedicada al ¿mejor dí­a de la semana? Claro, que si la letra es tan básica como Belén Esteban y dice eso de “yesterday was thursday, thursday; today is friday, friday”, apaga la luz y vámonos.


Loca – Shakira

La colombiana, desde su disco ‘Loba’ decidió sacar canciones absurdas por doquier, pero mi favorita es ‘Loca’. Ella, cansada de componer temazos como ‘Inevitable’ o ‘Antologí­a’, entre otras, se lió el piquetón a la garganta y pensó que ‘Loca’ podí­a ser un tema perfecto para hacernos olvidar sus anteriores canciones, sobre todo por eso de ser repetitiva y no entender la mitad de las frases. Y es que eso de “él está por mí­ y por ti borró” o “yo sigo tranquila como una paloma de esquina”. ¿Las palomas son pu*as? ¿Qué clase de palomas son las palomas de esquina? ¡Ayuda!


Quédate con ella – Natalia Jiménez

La que fuera cantante de La Quinta Estación y “flop” constante en solitario, quiso deleitarnos con esta maravillosa canción dedicada a su ex infiel. Claro, que si la letra te dice cosas tan maravillosas como “y pí­dele paella pa’ ver si a ella el arroz se le pasa” o “te quemo la ropa, el reloj, los zapatos”, te quedas con la boca abierta. Yo, que soy muy buena persona, quiero darle dos consejos a Nati. Primero, compra arroz Brillante, que no se pasa; segundo, cuidado no te vayan a confundir con una pirómana y te metan en la cárcel. Aunque en la cárcel deberí­as estar ya por esta canción.


Qué dolor – Rafaella Carrá

Sí­, todos amamos a Rafaella porque es una diosa italiana que nos vuelve locos con su simpatí­a y sus canciones. Pero debemos reconocer que sus temas son absurdos por naturaleza, y si no, que alguien me diga qué clase de mujer sigue con su marido cuando no hace nada y no trabaja porque no tiene fuerzas. Pues si estás agotado, te echas una siesta, como todo el mundo, ¡gilipo**as!


He comprado un hombre en el mercado – Antonia Dell’Atte

Antonia, un dí­a, decidió bajar al mercado a por fruta, pero vio un puesto de hombres y se volvió una loba, como Shakira. Ella, ni corta ni perezosa, pensó que era mejor comprar un macho que un buen mango y decidió dedicarle esta obra maestra: “he comprado un hombre en el mercado, lo he desvestido, lo he lavado…”. Cachonda, sí­, pero Antonia es muy limpia.


Los micrófonos – Tata Golosa

Tata sigue los pasos de Las Ketchup, absurda por naturaleza. Que sí­, que todos hemos bailado esta canción sin parar y, si, también hemos perreado con alguien arrimando cebolleta, pero la letra no hay por donde cogerla. Porque meter la palabra “micrófono” entre otras tantas, no hace que tenga sentido, Tata.


Mr. Policeman – Leticia Sabater

Usar la palabra “absurda” en un artí­culo requiere que Leticia Sabater salga en él. La presentadora/cantante/carne de reality/colaboradora/musa del PP es un claro ejemplo de famosas que no saben aceptar que su tren ya ha pasado. Por eso, porque no saben cuando parar, prefieren hacer el ridí­culo para seguir en lo “más alto”. Ay, Leti, que decir “Mr. Policeman odio el control de alcoholemia” con acento de guiri borracho, no te pega.


Chocho loco – Sequential

Esta canción es el colmo de lo absurdo. Me parece genial que se le dedique un tema a esa parte de la mujer tan especial, pero al menos podrí­a aprenderse bien el castellano antes de lanzarse a cantar en dicho idioma. Decir “estoy una mujer caliente” queda un poco raro, y es que el “ser” y el “estar” en español no tan sencillo como el “to be” en inglés. Fail.


Así­ soy yo – Kiko Rivera

Decir que Kiko es cantante, ya es absurdo, pero si te pones a escuchar sus letras (intentando no acabar mal de la cabeza) ya es el culmen de la estupidez humana. La canción empieza de la siguiente forma: “Kiko Rivera cantándole al amor, esto va directo a tu corazón…”. Salid corriendo, insensatas, que Kiko se pone intenso.


En el increí­ble mundo de la música se necesita, de vez en cuando, un poco de KH-7 para eliminar tanta grasa que sale de vez en cuando en forma de canciones absurdas. Unas risas nos echamos, claro que sí­, pero también nos llevamos las manos a la cabeza cuando éstas triunfan más que otras que sí­ son de verdad arte en estado puro.

Rubén Morí­n
Rubén Morí­n

Redactor

"Y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace, pues no te abrazas y punto".

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Enter Captcha Here : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR