Cuando los fans se convierten en fanáticos

Cuenta la leyenda que existen unos seres capaces de acabar con la humanidad y con toda vida conocida en el planeta. Unos seres que, cuando unen sus fuerzas, son tan fuertes que ni los propios Transformers son capaces de luchar contra ellos.
Cuenta la leyenda que, estos seres, si te metes con sus divas/divos, son capaces provocar el mayor miedo conocido hasta ahora por los seres humanos. ¡Cuidado! No te enfrentes a ellos, porque si lo haces, vendrán otros cien, como si de una familia gitana se tratase y te harán desear desaparecer de la faz de la tierra. Ellos son, cuidado, no lean muy alto que los pueden atraer…

¡LOS FANíTICOS!

Antes de continuar, quiero diferenciar entre fan y fanático. El fan es esa persona que sabe aceptar las crí­ticas y ve que su artista favorito no es perfecto, sino que también comete errores y en ocasiones hasta el ridí­culo. Por el contrario, el fanático no ve nada de eso. Jamás aceptará una crí­tica sobre su artista, para él, su cantante favorito es perfecto y nunca, Y DIGO NUNCA, comete fallos ni hace el ridí­culo. Además, por regla general, suele tener en sus redes sociales más fotos de él/ella que de sí­ mismo, como si de un altar tenebroso se tratase.

hysterical-rob-fan-o


Beliebers

Son los primeros que han conocido la humanidad. Todo empezó con ellos. Son la punta del iceberg de los fanáticos. Nadie puede meterse con Justin Bieber, porque si no, la furia belieber acabará contigo en un segundo… Y si no, que se lo cuenten a Selena Gomez.

justin-bieber-fan-o


Little Monsters

Los fans de Lady Gaga, siguiendo la estela de los beliebers, se apuntaron a la moda de atacar sin puedad a los detractores de su diva. ¡PELIGRO! Si osas decir que la Gaga está más acabada que Chayo Mohedano, te atacarán con sus trajes de carne congelada. Otra caracterí­stica de los little monsters, es que cualquier portada/disfraz/vestido/cosarara que saque Gaga, ellos corren a imitarlo. ¡DRAMA!

fans-ladygaga


Chenoí­stas

Dentro de nuestras fronteras también ocurren cosas parecidas, porque España es un paí­s moderno, cool, que va a la moda; un paí­s que también tiene su propia legión de fanáticos que rí­ete tú de las 7 plagas de la Biblia. Hablo de los chenoí­stas. Y es que por Chenoa me habéis pillado (Avon, ¿dí­game?) son capaces de todo. Yo he sufrido su ira en mis propias carnes, y creedme, es peor que sufrir la varicela, el sarampión y las paperas a la vez. Simplemente por decir que su diva anda en horas bajas, estuvieron un dí­a entero, con sus 24 horas, sus 1440 minutos y sus 86400 segundos atacándome por Twitter. Leave Rubén alone!

image


Maluleros

Hay otras fans mucho más silenciosas que el resto, pero que cuando atacan, su mordedura puede ser mortal. Cuidado, ellas son: las fans de Malú. Ellas, desde la sombra, vigilan todo lo que se dice sobre su diva y si creen que te has pasados, ¡ZAS!, ataque furia sin piedad. ¡Ni que esto fuera Pokémon! También es verdad que las fans de Malú no llegan al nivel de los demás, pero no podí­a olvidarme de ellas en este artí­culo, ya que una vez tuve un encontronazo con ellas por Twitter… Y todo por decir que no me creí­a que fuera pareja de Pablo Alborán. Y es que Pablo no cocina bien los productos del mar que tanto le gustan a Malú.

melen-y-malú-o


Gemeliers

Existe un nuevo duo en España llamado ‘Gemeliers’, un fenómeno tan raro como curioso, que sólo podrí­a darse en nuestro paí­s: ellos ya tienen de nombre artí­stico el apodo con el que se conocen a sus seguidores. Tenebroso, ¿verdad? Dos niñatos por los que sus fans son capaces de perseguir a sus detractores sin piedad por cada timeline de Twitter. Y es que, cuidado, sus fanáticos tienen otro drama a sus espaldas con el que convivir cada dí­a de sus vidas mientras decidan ser fans de estos dos chicos: ¡NO SABEN QUIí‰N ES QUIí‰N, porque son gemelos! Es decir, de ahí­ su nombre artí­stico: geme… Grem… Gremlins… ¡GEMELIERS!

hqdefault


Hay muchos grupos y cantantes que tienen sus miles y miles de fans y sus miles y miles de fanáticos, pero ningunos alcanzan el nivel de los que he nombrado en el artí­culo. Varios ejemplos son: Katy Perry y sus Katycats, Britney Spears y su Britney Army, Rihanna y su Navy, Auryn y sus Auryners y así­ un largo etcétera.

Evidentemente, defender a tu diva/divo está bien, pero todo con un lí­mite y sin recurrir a insultos o ataques personales (¿verdad, fanáticos de Chenoa?). Disfrutemos de la música de quien nos guste y ya. Y como dicen por ahí­: “En la variedad está el placer”. ¿O era el gusto?

181

[socialpoll id=”2222339″]

[followbutton username=’bajo_manhattan’]

Rubén Morí­n
Rubén Morí­n

Redactor

"Y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace, pues no te abrazas y punto".

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies