‘Del Revés’ — la banda sonora de tu cerebrito

Está científicamente probado que Pixar es una máquina de generar traumas y años de terapia en personas de todas las edades; desde los cinco minutos iniciales de Up (2009) al absolutamente desgarrador final de Toy Story 3 (2010), absolutas obras maestras apuñaladoras de emociones que dejan huella durante mucho tiempo.

La última en llegar a nuestras pantallas, y sin parecer esto nuestra maravillosa sección de Cine, ha sido Inside Out, traducida aquí como Soñando, soñando, triunfé patinando Del Revés, y ahí que nos fuimos cargados con nuestras palomitas y nuestras cajas de clínex.

En Del Revés, Pixar nos adentra al cerebro de una niña de once años y nos enseña cómo funciona ella (y cómo funcionamos nosotros), guiada por sus emociones, encarnadas por cinco entrañables bichicos; Alegría, Miedo, Asco, Ira y la Tristeza. Y si podemos verlas representadas en el cine, ¿por qué no llevarlas a la música? Después de lavarnos la cara y tirar todos estos clínex llorados os contamos qué canción guiaría cada una de nuestras emociones.


Alegría

Vamos a poner de entreaviso que no vamos a mencionar Happy, de Pharrell, en este artículo, porque todos debemos como sociedad seguir adelante y dejar de estancarnos en el pasado. Y porque basta ya. Cuando pensamos en alegría, pensamos en esa sensación de abrir la nevera y encontrártela llena. En despertarse sin que suene la alarma. En encontrar pantalones de tu talla y llevar contigo dinero. En decírtelo todo con la mirada con tu mejor amigo cuando alguien se cae delante de vosotros. Esa sensación, a veces por todos infravalorada, de que todo está bien. Como de vivir en un anuncio de compresas.

Y si algo nos han enseñado la vida, la cultura pop y la película Rumores y Mentiras, es que no hay mejor canción que describa la felicidad que Pocketful of Sunshine, de Natasha Bedingfield. Cantadla en la ducha y me contáis.


Miedo

El miedo es un acto reflejo humano que nos ayuda, como mecanismo de defensa, a evitar ponernos en peligro. Como una especie de madre sobreprotectora, solo que en lugar de tirarte una zapatilla te da infartitos. Y cómo nos gusta pasar miedo, porque así somos, raritos. Ya sea por morbo, la atracción de lo desconocido, o que simplemente no nos daban abrazos suficientes de pequeños, lo terrorífico nos flipa. Hay temas icónicos como el Thriller, del Rey, que podrían definir perfectamente el terror como concepto, pero yendo un poquito más allá, a día de hoy, si hay alguien que nos aterroriza, es La Materialista son Die Antwoord, englobando perfectamente esa dicotomía de “están fatal de la chota, qué estoy haciendo con mi vida” y “no puedo parar de mirar” con la que nos llevan fascinando desde 2009.


Asco

Hay gente como yo que sufrimos de lo que me gusta llamar “la sempiterna cara de asco”, que, por una genética de mierda casualidades de la vida, tenemos una cara de asco constante. Y no es que todo en la vida nos aburra y vivamos en una amargura infinita, sino que nuestra cara en reposo es así. Aprovecho el momento para hacer un llamamiento a todos los que sufrimos este serio problema: no estáis solos.

Y volviendo a la emoción que nos concierne, el asco es curiosamente difícil de definir, ¿qué nos causa repulsa y por qué reaccionamos así? Cosas como los Crocs, Desigual, Jessie J,… nos tiran para atrás y muchas veces no entendemos por qué -sí lo entendemos, pero este es un artículo para todo tipo de público, y no os juzgo demasiado-. Es algo subjetivo, que depende mucho de los criterios de belleza de cada uno. Así que musicalmente, cada uno tendríamos un tema, grupo o videoclip que nos tire para atrás. Sin embargo, si hay algo que nos une y nos hermana es esa interjección para expresar asco, fantásticamente usada por Lady Gaga en uno de los mejores bridges de su discografía; EW.


Ira

No nos vamos a engañar, hay gente muy pesada en el mundo. Y gente no tan buena. Y gente lenta en el Metro. Todos ellos motivos más que válidos para cabrearse, y querer llorar, patalear, grichar como Vega y acordarse de todo el patronato del pueblo de donde veranea esa gente estúpida. Es sano y va genial para evitar úlceras y piedras en los riñones.

Lamentablemente, no somos Mr. Wonderful vivimos en el mundo real donde vivir constantemente felices no es una realidad, y habrá cosas que nos frustren y que hay que sacar antes que se hagan un mundo. Pero debemos recordar que no vivimos solos, y que es mejor desahogarte en casa cantándole a la fregona que no ser la vecina pesada que toca el timbre porque “respiras demasiado alto”. Y os reto a decirme alguna canción mejor para desahogarse contra todos los imbéciles que te has encontrado en tu vida que el bop de los bops de Kelly Clarkson.


Tristeza

Y llegamos a la emoción, quizás, más universal de todas, aquella que muchas veces tememos por dolorosa, otros se regodean en ella por parecer pequeñas nubes de algodón necesitadas de atención, esa de la que muchos hacen carrera discográfica, ésa que, a veces, causa los mejores abrazos o las peores despedidas. Vamos a ser francos, la tristeza es una hijaputa.

Pero, como bien hemos aprendido tras ver Del Revés, es una emoción más que necesaria, la que nos ayuda a valorar lo bueno, la que nos aporta el equilibrio. Y os lo digo yo, que soy Libra. Y a veces simplemente toca mirar por la ventana del autobús mientras llueve y escuchas a Adele, llorar en los brazos de tu mejor amigo o hacerse un ovillito en la cama y sollozar hasta quedarse dormido. Y como estoy en esos días del mes, en lugar de seleccionar algo más mainstream, comparto con vosotros la que para mí es una de las canciones más tristes del mundo, porque aquí, si hay que llorar, lloramos todos. De nada.



Cesar Ramos
Cesar Ramos

Redactor

Hijo de los 90 y defensor de la cultura pop como salvadora de almas. Tengo talento y cultura, manos bonitas y el francés lo dejé en la ESO. Diseñador gráfico en mis ratos libros, entrañable y pizpireto pesado de profesión.

1 Comentario

    Deja tu comentario :)

    ¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

    Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR