Las doce uvas del pop 2015

Bueno, amiguitos, parece que esto llega a su fin. No sé cómo nos lo montamos, que juraría que cada año pasa más rápido, y con la broma ya son 3 años sin un disco nuevo de Rihanna. Qué heavy eres, Rihanna. 2015 se acaba ya, en nadita, y es momento de echar la vista atrás, recordar los mejores momentos, las mayores sonrisas, los dramas, las lágrimas, los malos momentos, los aprendizajes, las mejores hamburguesas comidas, los auriculares rotos, todo el dinero gastado en cafés,… echamos la vista atrás un poquito, pero tan sólo para verlo con una sonrisa, y coger impulso.

2015 ha sido un año curioso para la música, un año en el que las mayores divas del pop han pasado bastante desapercibidas, dejándole el trono a Taylor Swift,… y a Ylenia. Un año que ha dado mucho de sí en cuanto a variedad, en el que lo indie cada vez lo es menos, y en el que todos nos hemos vuelto Beliebers.

Y como este ha sido un año tan completito, y como nos flipan las listas, la verdad, os hemos hecho una recopilación de los momentos que han marcado el pop en este año. 12 momentos, 12 instantes, 12 uvas que han dado forma al pop en este año que llega a su fin.


1. Los tiburones de la Super Bowl

Todos íbamos un poquito con miedo cuando anunciaron a Katy Perry como la artista que iba a cantar en ese súper concierto que hacen entre un montón de señores jugando a fútbol, o no sé qué coñazo. Y Catalina nos sorprendió para bien, con uno de los mejores Halftimes hasta la fecha y, probablemente, la mejor actuación de su carrera. Pero si alguien eclipsó a la Perry, fueron, sin duda, sus tiburones.


2. La caída libre de Madonna

Corría febrero (parece que haya pasado un montón, ¿no? Como dos temporadas de Amar en Tiempos Revueltos desde entonces) cuando Madonna presentaba single en los Brits. Y se veía venir, y pasó. La capa de torera era monísima, pero se quedó enganchada y, bueno, los memes no tardaron en llegar. Si ya nos lo tenía dicho Edna Moda: “CAPAS NO”.


3. El vídeo de Bad Blood

Como ya hemos dicho, este haya sido probablemente el año de Taylor Swift. Su quinceañera oficial, su graduación como estrella del pop con todas las de la ley. Y lo hizo por todo lo alto currándose un vídeo junto a su secta de amigas caucásicas, que fue como un catálogo de American Apparel de cameos interminables. Y la verdad es que, a pesar de que el marketing superara el producto final, el vídeo fue todo un evento y un imperdible en la historia del pop.


4. Miley Cyrus le canta a su pez globo muerto

La Cyrus dejó el listón alto en su reinvención como localcoño con su “Bangerz”, y no pudo hacer mejor movimiento que lanzar su nuevo álbum de forma totalmente independiente y gratuita, anunciándolo en directo en su labor de presentadora de los VMA. Y, atención, porque resultó ser un absoluto discazo, tanto literal como irónicamente, del que sigo rescatando esa maravilla de canción, Pablow The Blowfish. Increíble.


5. Ylenia se convierte en diva patria

No es nada nuevo que un concursante de reality aproveche sus quince minutos de fama para lanzar un single tonto que pegue fuerte en verano, hacer un par de bolos y caer en el cajón del olvido hasta que le entrevisten en un Deluxe. Pero esta vez, algo cambió. Ylenia resucitaba como monstruo televisivo tras su paso por GHVip y, quién sabe si es porque la canción realmente es un trallazo, por su propio carisma, por lo maravilloso de su acento o por recuperar el ventilador de Fama ¡A Bailar! en su videoclip, todas las piezas del engranaje funcionaron para hacer del single todo un evento, que ya supera las 12 millones de visitas en YouTube. Que se dice muy pronto.


6. Descubrimos a Las Bistecs

Y siguiendo la estela de redescubrir lo kitsch y lo trash olvidándose de prejuicios, y dejándose llevar por el brilli brilli y el hedonismo, llegaron ellas de sorpresa. Un aspecto visual tremendo, una base súper pegadiza, y, obviamente, una letra que ya forma parte del folklore nacional. La lección de Historia del Arte que nos presentaban las Bistecs ha sido todo un momento indudable, y sólo podemos pedirles más y más. Dórica, jónica, corintia, corintia, corintia.


7. The Weeknd arrasa por donde pasa

Quién le iba a decir al muchacho del Aloe Vera en el cráneo a dónde iba a llegar. Su éxito ha sido progresivo, con un enorme empujón gracias a su participación en la BSO de 50 Sombras de Grey. Pero este ha sido el año en el que el muchacho se ha hecho un Ed Sheeran, entrando con la directa al panorama mainstream y estando, casi literalmente, en todos lados. Aunque parezca que a él le gustaría más estar en su casa comiendo nachos.


8. Se formó la gozadera

Pocas cosas unen y hermanan más a la gente que la canción del verano. Llevábamos años huérfanos de un tema que, realmente, nos pusieran hasta la saciedad en ferias y chiringuitos en todas partes, pero este verano llegó. Miami me lo confirmó. Tuvo varios competidores por el puesto, Él No Te Da, de DaSoul, o La Mordidita, de Ricky Martin, o los temas de Nicky Jam, pero el ganador absoluto del verano fue Marc Anthony con esa gente que nadie sabe quién es, pero que se hacen llamar Gente de Zona.


9. Hello, it’s me

Sería tan redundante justificar por qué Adele está en esta lista… Todos los récords habidos y por haber rotos. Un comeback icónico. Una canción icónica. Una diva icónica. Y creo que sobra decir nada más. Bienvenida, Adela.


10. Papá, mamá, soy Belieber

Os lo comentaba antes; quién nos hubiera dicho hace un año que estaríamos defendiendo a Justin Bieber como artista. Y que lo haríamos, no por su Bieberón, sino por su música. El pobre muchacho sigue siendo bastante insufrible, y sigue haciendo alarde de actitudes un tanto, digamos, hostiables. Pero, de repente, llegó esa maravillosa colaboración con Skrillex y Diplo, Where are Ü Now y dijimos: “Hmm, espérate un momento”. Y cuando aún estábamos asumiendo el shock, sacó What do you mean? y empezamos a cuestionarnos si, a lo mejor, no hace falta poner el Spotify en Modo Privado mientras le escuchamos. Ya para cuando sacó Sorry sólo nos quedó rendirnos a sus pies.


11. Zayn se va de One Direction

No todo va a ser bonito en la lista. Porque, oye, nos parece muy bien que fuera un divorcio amigable, y que las dos partes estén bien, pero seguimos llorando semejante pérdida. Los chicos de 1D parece que no levantaron cabeza, y del proyecto en solitario de Zaín mucho más no sabemos. Agradecemos sus selfies que nos alegran el alma, pero nos sentimos vacíos, nos sentimos que nos falta una pieza, nos faltan sus high notes acariciándonos el alma.


12. La lágrima de Edurne

Aún pica un poquito, ¿eh? La sensación de que, mira, lo hicimos todo bastante bien y nos ningunearon injustamente. Edurne fue la elegida para ir a Eurovisión con un tema más que decente, con unos IEIEO icónicos, pero todo se quedó un intento. Sí, es cierto, la promoción previa fue un desastre y, quizás, la puesta en escena podría haber dado mucho más juego, pero Edurne lo hizo de lujo. Y a mí me puso la piel de gallina cuando, en el momento más intenso de la canción, un primer plano de su cara dejaba ver una lágrima caerle. Una sola lágrima que nos unió a todos. #JusticeforEdurne


12+1. You used to call me on my cellphone (titintin)

Y una uvita extra, por si alguna se os ha atragantado o no os ha dado tiempo a quitarle la piel antes. Drake presentaba su nuevo álbum con este absoluto e incuestionable pepino de canción, imposible de sacarte de la cabeza y con un vídeo maravilloso que ha sido carne de memes y Vines y regalitos de Dios gracias al bailecito con el que nos deleitaba el Alex Ubago del rap.


Y hasta aquí un resumen de un año que nos ha dejado muchos momentos como los comebacks de Hilary Duff, Gwen Stefani, Fergie o nuestra María Isabel, un año en el que Katy Perry, Taylor Swift y Adele decidían ir rompiendo récord tras récord, Pablo López nos daba la lata con que si estos idiotas supieran que es el hombre más rico del mundo así, Selena Gómez y Demi Lovato hacían su paso de niña a mujer, uno en el que Carly Slay Legend sacaba el mejor disco pop del año y pasaba total e injustamente desapercibido. Pero se hará justicia, tarde o temprano.

Sólo nos queda despedir este año quedándonos con lo mejor, tomándonoslo todo con un guiño y una sonrisa, queriéndonos si podemos, siendo felices aunque parezca que no se puede y esperando que este 2016 que entra sea un poquito mejor.

Y que Rihanna espabile ya.

Cesar Ramos
Cesar Ramos

Redactor

Hijo de los 90 y defensor de la cultura pop como salvadora de almas. Tengo talento y cultura, manos bonitas y el francés lo dejé en la ESO. Diseñador gráfico en mis ratos libros, entrañable y pizpireto pesado de profesión.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR