Andrés Suárez: “Todo apoyo a la música es un golpe a la polí­tica”

Andrés Suárez acaba de anunciar esta semana que su próximo disco verá la luz el trece de abril de este año. “Lo mejor que he hecho hasta ahora”, suelta él sin complejos, como si no hubiera dejado el listón muy alto con su anterior trabajo, “Moraima”(2013), un canto al amor (en presente y en pasado) en primera persona. Porque si hay algo que caracteriza la música de este cantautor, es que cada canción lleva un poquito de su piel. Y no debe ser tarea fácil arrancarse lo que uno es para hacerse canción.

La pasada noche, dentro del ciclo de conciertos Cómplices de Mahou, el artista ofreció un concierto í­ntimo, volviendo a los recintos de poca capacidad tras su salto a la primera división en el Palacio de Vistalegre (aquí­ podéis leer la crónica de la noche). Nosotros tuvimos la suerte de estar presentes en ambas veladas, de temblar con su voz y después recoger los pedazos que quedan de nosotros cuando las luces del escenario se apagan.

Además, pudimos charlar con él sobre lo que pasó en el palacio de Vistalegre y sobre lo que vendrá.

10344374_352997738236410_8528727810764046674_o

Hace unos dí­as volviste a tocar en la ciudad de Madrid, dentro del ciclo de conciertos Cómplices de Mahou después de un tiempo sin hacerlo, ¿tienes ganas de volver a los escenarios?

Yo creo que era la excusa perfecta para quitarme el ‘monazo’ este que tengo de tocar. Estoy en casa que me subo por las paredes. Yo llevo tocando desde los quince años a concierto por semana, o dos o tres. Y, de repente, paro y decido estar siete meses sin hacerlo. Lo raro para mí­ es despertarme en la misma casa y no en una habitación de hotel por ahí­. Lo llevo regular. Además, paramos después del Palacio de Vistalegre y todaví­a no sé cuándo voy a salir a la carretera. No tengo ni idea si el disco va a salir antes del verano, después…no lo sé (ahora ya sí­ lo sabemos).

Además, es una vuelta a los escenarios pequeños en un concierto reducido de una hora, cuando me llamaron para proponérmelo me pareció perfecto. Es un acto egoí­sta, es un poco el quitarme el mono y las ganas que tengo de tocar y poder dar un concierto muy cerca de la gente, en el que voy a poder hablar con ellos y poder salir de casa, que se me caen las paredes encima.

Como decí­as, la última vez que tocaste, además, fue en el Palacio de Vistalegre. Ahora que ha pasado ya un tiempo para asimilar ese salto a los grandes recintos en una noche tan emotiva compartiendo escenario con grandes músicos, ¿cómo recuerdas ese concierto?

Fue surrealista. Fue una de las cosas más bonitas que me han pasado en la vida. Recuerdo que me gustó mucho más después, cuando pude ver los ví­deos y asimilarlo, porque ese dí­a no me enteraba de nada. No dormí­ los dos dí­as antes, me levanté, llegué allí­ y no lo estaba asimilando. Luego pude ver a Ví­ctor Manuel, y a Iván Ferreiro, a 15000 personas gritando… Fue increí­ble. Yo creo que se ha dejado el listón muy alto en “Moraima”, pero creo que estamos consiguiendo algo bueno con el nuevo disco. Y, aunque haya dos, doscientas o dos mil, haré conciertos a la altura, y con mucho cariño. No hay que obsesionarse con los miles de personas, ni con los aforos, sino con dar grandes conciertos y estar agusto luego con la ovación.

¿Con qué te quedas de los grandes aforos en comparación con las salas pequeñas y viceversa?

Es un poco como cuando me preguntan si prefiero tocar en acústico o con la banda. No es que sea la tí­pica pregunta, es la contravisión pura. Cuando me apetece estar de gira yo solo, al final tengo unas ganas de pillar la banda que flipas, y cuando estoy mucho tiempo con banda, me apetece tocar en un Libertad8. Pues esto es exactamente lo mismo. Un concierto grande te aporta esa adrenalina de gritos, la gente mostrándote el modo rock de la canción de autor, saltando y brincando, pero no lo cambiarí­a por un sitio en el que pueda cantarle a los ojos de la gente de cerca. Supongo que el equilibrio es imposible, como dice Ferreiro, pero ojalá lo hubiera, porque no elegirí­a una de las dos cosas, me quedarí­a con los dos recintos, con dos y dos conciertos al mes en cada uno de ellos.

10847525_352997668236417_4381396025893175651_o

Estás metido de lleno en la grabación de tu nuevo disco. ¿Qué nos puedes contar?

Te puedo contar poco de momento, pero que cuento con un equipo muy profesional, y que lo que yo pretendí­a, que era arriesgar, hacer un disco innovador, lo he conseguido. Es decir, el hacer un buen disco. Tení­a mucho miedo con el tema de Moraima, el “superar Moaraima”. Es que ahora mismo la gente no es tonta, estamos en un tiempo de crisis, por desgracia, estamos en un tiempo en que la gente tiene que mirar su bolsillo y ver en qué se gasta las cosas, y un disco de mierda no lo va a comprar. Ni una mala obra de teatro, ni una mala pelí­cula. En todo caso la grabará, pero no la comprará. Y yo tengo que luchar porque la gente diga: “Mira, este tí­o se ha arriesgado, se ha hecho un pedazo de disco”.

Yo no sé cómo lo escuchará la gente. Tengo mucha curiosidad de saber qué van a opinar. Pero yo tengo claro que hemos superado “Moraima”, hemos hecho un disco muy arriesgado, creo que no se lo espera nadie. Igual la gente piensa: “Vaya mierda, a este tí­o se le ha ido la pinza”. Pero, al menos, nos hemos atrevido. Es lo importante.

El concierto que ofrecerás en la sala BUT está enmarcado dentro del ciclo de conciertos Cómplices de Mahou. ¿Crees que es importante que las marcas apoyen la música?

Yo sinceramente creo que todo lo que apoye la música me parece una fiesta. Estamos en un punto en que parece que la cultura se prohí­be en lugar de apoyarla en un paí­s culturalmente tan rico. En la música, en el cine, en el teatro, en todo. Es decir, a mí­ me da igual cuál sea la marca, todo apoyo a la cultura hoy en dí­a creo que es un golpe a la polí­tica muy importante. Además que se convierte en un acto de reivindicación, porque si la sala se llena, es que la gente quiere conciertos, y quiere el cine barato. Yo le agradezco personalmente a Mahou iniciativas como ésta.

Paloma de la Fuente
Paloma de la Fuente

PRODUCCIÓN produccion@bfacemag.es

Graduada en Comunicación Audiovisual. Le quiere devolver a la música todo lo que le da en forma de fotografías. Es fácil de encontrar en las salas de conciertos de la capital | @prockcorn

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies