Guía musical para sobrellevar la Operación Bikini

Ya está aquí, ya ha llegado el tan esperado y temido verano. Es tiempo de shorts, de los chicos que se enamoran, de la brisa y el sol, de sudar en el transporte público, de gazpacho, de sudar en la calle, subir fotos de tus piernas a Instagram, sudar si haces movimientos demasiado repentinos o, en general, sudar. Como cada año, llevas desde febrero pensando que esto no puede ser, que se acabó, y que este será el verano en que por fin te vas a poner #bienseca en forma, y como cada año llevas diciendo que hoy no pasa nada por comerte esos nachos, que aún queda para que venga el caloret. Hasta que llega.

Pero no pasa nada, en BFace somos gente optimista y pensamos que nunca es tarde para ponerse en forma, aunque sea para la Operación Bikini 2018, así que os hemos montado una pequeña guía de supervivencia musical de aquellos temas que os servirán de guía moral y espiritual en vuestro proceso, sin creernos nosotros los de Cámbiate, porque no nos da el presupuesto para un plató.


– La iluminación repentina

Un día te hartas, quizás estás probándote unos pitillos que, sí, antes te cortaban la circulación, pero ahora ya se te ponen los tobillos azules, que estás mirando una foto de aquel verano en Punta Umbría en el que tenías tipazo, o que has necesitado el Ventolin para recoger el trozo de baconqueso que se te ha caído al suelo. Sabes que estás estupendo/a tal y como estás, que eres feliz y que te preocupa tanto lo que piensen los demás como a Loreen los acondicionadores, pero dices: “Venga, va, es mi momento y quiero vivirlo, Amador“.

Así que lo haces todo, buscas información en todas las webs posibles, te compras un par de chándals y hasta entras a un mundo nuevo del súper: las cositas de dieta. Todo en un frenesí en el que tú mismo te metes en esa escena de las pelis en el que la protagonista se va de compras y se tiñe el pelo porque va a cambiar, a ritmo de alguna canción de los dosmiles.

Fergalicious – Fergie. Porque te hace sentir maravillosa, una diva que makes the boys go loco, todo es motivación y todo está en tu mente, que decía Coral, así que siéntete bien y deletrea con Fergie.


– El “Mañana empiezo”

Te has gastado demasiado en esas mallas terribles de Decathlon, pero te queda un bote de Nutella por acabar, y no está la cosa en el mundo como para tirarla. Además, mañana viene tu madre a comer y seguro que te trae un táper con pollo empanado y croquetas de cocido de anteayer, y no le vamos a hacer el feo. No pasa nada, el lunes empiezas, que, total, es un día bonito y el comienzo de muchas cosas. Y dan Pekin Express, que, quieras que no, te motiva a querer ser una de las canarias.

Mejor Mañana – Vega. El título es bastante definitorio, todo será mejor mañana, mejor sin más. Y nosotros siempre fuimos más de Vega que de Ainhoa.


– El Primer Día

Ha llegado el lunes y te has puesto una alarma en el móvil para salir a correr, hoy sí que sí,  se acabó el procrastinar. Así que te despiertas a las 6. A las 7. Llegas a casa por la tarde, te pones tu chándal nuevo, te sacas una selfie para Snapchat con cara de sufrimiento y a la calle. Lo importante es estar mentalizado y motivado.

Goin’ In’JLo ft. Flo Rida. Pues no será uno de los mejores temas de la protagonista del futuro éxito de domingo en Antena 3, Obsesión, pero “I’m goin’ in” dice la Jenny, “voy p’adentro”. Todo sea por llegar como ella a su edad. Con pintalabios de brillibrilli y todo.


– La Semana Corriendo

Tu amigo runner que te llena el Facebook con sus movimientos en Runtastic ya te avisó: los primeros días te costará, pero lo importante es que seas constante y no te rindas. El primer día llegas hasta la farola de la esquina, no vomitas porque ante todo eres una persona digna y sientes que todo el cuerpo te arde, pero no pasa nada. Ningún vecino se ha dado cuenta de que sólo has corrido tres minutos hasta asfixiarte y, si lo han hecho, por su bien esperas que tengan la decencia de disimular. Pero sigues adelante y al final de la semana eres capaz de correr tres minutos y diez segundos, ¡y ni siquiera sientes que te vaya a dar un infarto! Es motivo de felicidad, de compartirlo en todas tus RRSS con muchos hashtags y con una foto de un paisaje con un texto motivador.

The Climb Miley Cyrus, porque es la mejor canción para relatar el arduo camino y el esfuerzo que supone borrar todos los Me Gusta que diste en masa aquel 2011 en Facebook el llevar una vida sana.


– Las Agujetas

Puede que te hayas apuntado al gimnasio, que estés yendo a la piscina municipal o que sigas tu rutina de salir a correr por tu barrio, pero al poco tiempo llegan, esperadas por todos, invitadas por nadie, como Rita Ora. Las has intentado evitar de toda manera posible, haciendo estiramientos que te convalidan el B1 de pilates, pero, de repente te despiertas una mañana y te sientes traicionado por tu cuerpo, atropellado, acabado, destruido. Caminas como un cruasán, y hacer movimientos mayores suponen llorar internamente. Tú te autoengañas y te dices que todo ese dolor será mañana brazaco, y sabes que el mejor remedio para ellas son más ejercicio, esto no va a poder contigo, sigues en pie, sigues perfecta.

Stronger (What Doesn’t Kill You) – Kelly Clarkson 


– El “Un día es un día”

Les has contado a todos tus amigos que ahora eres #instafitness, cada pequeño logro es motivo de celebración, y empiezas a sentirte orgulloso de todo tu progreso, por pequeño que sea. ¡Que los muslos ya no me rozan tanto como ayer, mira qué duros están! Y llega un día que, por circunstancias de la vida, acabas en medio del centro, y tus amigos deciden cenar… en el McDonald’s. Se masca la tragedia, el debate interior, los sudores fríos te recorren. ¿Me cojo una ensalada? Pero es que los Nuggets son más baratos y llenan más,… ay, y el Happy Meal viene con un minion de regalo, ¡que me encanta! Venga, va. Y no vamos a coger una Coca Cola Zero después de comerme dos cajas de Nuggets, vamos a ver. Un día es un día, mañana lo quemo. No soy Britney Spears con los Cheetos.

The Only Exception – Paramore. Funciona especialmente si le cantas la canción al perrito caliente que te vas a comer, mientras imaginas que se trata de lechuga.


– El autoengaño

Pues una cosa llevó a otra y resulta que ese sábado era la comunión de tu primo Miguelín, que no veas lo que ha crecido y lo rico que estaba el entrecot. Y una barbacoa al solete dominguero, con su salmorejo en la orilla de la piscina, que entra súper bien. Y, oye, que hoy imposible salir a correr porque en la playa me ha salido una herida de la chancla y no quiero desangrarme. Pero que no pasa nada, que he pagado 40€ de gimnasio y no los voy a echar a perder.

Miénteme – David Bisbal y Elena Gadel. “Castígame, enloquéceme, entrégate al delirio, que esta noche estás conmigo, que esta noche es para mí“. Porque te mereces pedirte chino a casa para dos personas cuando vives solo.


– El drama

Llega finales de julio y, básicamente, no has hecho nada, te has gastado un pastizal en chándales que no te vas a poner más y cuando te sientas descubres una nueva categoría de sudor interlorzal, que te deja preciosas ilustraciones naturalistas en tus camisetas. Sólo te queda reírte ante esta situación tan heavy que te ha tocado vivir y, oye, como este verano no va a ser, llorar mientras te comes una tarrina de helado Hacendado.

Who You Are – Jessie J. Cualquier tema de Adele con el que te identifiques también es válido.


– El “Oye, que no estamos tan mal”

El tiempo que dura el drama varía para cada persona, pero si algo nos ha enseñado la vida es que el sol brillará mañana, puedes apostar a que mañana, saldrá el sol. Y estarás bien. Porque nos ha pasado año tras año, y puede que este tampoco haya sido el veranito en que tus pectorales son como dos estanterías del IKEA, pero, ¿y qué? Eres feliz, te has comprado una camisa que te sienta genial, te ha dado un poquito el sol y has encontrado la posición exacta para que la espalda no se te enganche al sofá. Ya te pondrás con la operación bikini del año que viene, que la vida es corta para contar calorías, cero dramas, siempre smile.

Flawless Beyoncé ft. Nicki Minaj.We flawless, ladies, tell ‘em, es lo que hay.



Cesar Ramos
Cesar Ramos

Redactor

Hijo de los 90 y defensor de la cultura pop como salvadora de almas. Tengo talento y cultura, manos bonitas y el francés lo dejé en la ESO. Diseñador gráfico en mis ratos libros, entrañable y pizpireto pesado de profesión.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies