Los maravillosos 40 de Mónica Naranjo

Foto de May Soto (@MayCommunity)

El pasado viernes, Mónica Naranjo llegó a la capital para celebrar sus cuarenta años con un show cargado de emociones en el que la diva puso al público en pie canción tras canción. Con más de media hora de retraso (o es que empezaba a las 21:30…), el show comenzó con la cantante bajando por una escalera situada en un lateral del escenario a ritmo del hit que le devolvió a las listas de éxitos en 2008, Europa, y ya no habí­a ni un alma quieta en el Circo Price. El público, entregadí­simo desde el comienzo, no escatimó en aplausos ante una Mónica Naranjo pletórica que se dejaba querer tras cada tema.

Si bien no hubo mucho lugar a las sorpresas en la elección de temas, Mónica quiso deleitar a los fans cantando la preciosa Rezando en soledad y sacando al escenario a la reciente ganadora de ‘Tu cara me suena’, Edurne, para cantar Pantera en libertad, momentazo que agradeció todo el Circo Price no parando de saltar y corear al son de las cantantes. Además, la diva cantó por primera vez en directo Make you rock, uno de sus últimos temas, junto a las tres voces que la acompañan cada noche sobre el escenario.

MonEd

Tratándose de un concierto para celebrar su carrera, hubiese sido raro que no cantará dos de sus éxitos más reconocibles, Desátame y Sobreviviré, pero no fue con ellos con los que acabó el concierto, sino con su último single, Solo se vive una vez. Así­ daba cierre a un show que duró algo menos de hora y media en el que la cantante recorrió los grandes éxitos que han conformado su último disco, ‘4.0’. La única pega que se le puede poner al show es su duración, algo escasa para la cantidad de temas que Mónica tiene, y que hubiera dado para mucho más; además de una puesta escena bastante menos espectacular que aquella que utilizará para Stage, la gira para promocionar Tarántula. Aún así­, la intensidad premió sobre todo lo demás, dejándonos a todos como a los coros de su Amor y lujo: gritando ‘Queremos más, queremos más’. Otra vez será. Eso seguro porque, una vez que has ido a un concierto de Mónica Naranjo, lo imposible es no repetir.

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies