Miley, what’s good? | Escuchamos “Miley Cyrus and her Dead Petz”

Madre mía, Miley Cyrus. Si bien hay algo que ha aprendido la ex-estrella de Disney es que que hablen de ti mal o bien, pero que hablen, y si hay alguien en boca de todos tras la pasada edición de los Video Music Awards, esa es Destiny Hope (y Nicki Minaj, aunque esa ya icónica “discusión” de para todo un artículo más). Después de dos años de pacífica y perrofláutica tranquilidad tras el enorme punto de inflexión que supuso aquél “Bangerz” (2013), la muchacha de la lengua extrovertida se marcaba un pseudo-Beyoncé, y anunciaba en directo que su quinto disco “Miley Cyrus and her Dead Petz” ya estaba disponible en streaming de manera gratuita.

Y no creo que haya dejado igual a nadie; un trabajo muy experimental co-producido por The Flaming Lips, en el que parece que Miley ha hecho realmente lo que le ha dado en gana y con resultados muy variopintos; las opiniones no han tardado, y hay quien habla de un trabajo nefasto que no hay por donde coger, y otros que aplauden lo aventuroso de la Cyrus por pasar del pop mainstream y adentrarse en terrenos nuevos. ¿Qué nos ha parecido a nosotros? Miley, what’s good?

Las chicas de RuPaul’s Drag Race actuando junto a una fan


Miley Cyrus and her Dead Petz

23 temas ni más ni menos conforman el disco de Miley, y os ponemos en entreaviso, no vais a encontrar trallazos pop, ni temas para hacer el ridículo intentando hacer twerk con el culo huesudo, ni baladas desgarradoras. Más allá de un tema dedicado a su pez muerto, eso sí. ‘Dead Petz’ en ningún momento pretende ser otra cosa que una jam session de Miley con unos amigos tras fumarse unos petillas y hablar de la vida, empaquetada en una casi excelente producción, con momentos que despuntan gracias a The Flaming Lips (lo cual nos deja con muchísimas ganas de poder haber escuchado el trabajo que iban a hacer junto a Ke$ha/Kesha Rose).

Podremos encontrar varios segmentos en el álbum según el tema general que abordan; el amor y desamor, el sexo, contemplaciones y meditaciones sobre la vida, y momentos cuquis, además de temas recurrentes como los porros, el sol, los porros, buscar tu lugar en el mundo, los porros, curar heridas, los porros, o los porros. A destacar la colaboración con Ariel Pink y las producciones de Oren Yoel, y que el que sea un álbum que no entre a la primera no os impida ni asuste a escucharlo, puesto que hay momentos de verdadera intimidad con Miley que resultan una verdadera delicia.

Miley sabe que la gente espera otro “Bangerz”, e imagino que ya llegará en su momento, así que se ha tomado la oportunidad indulgentemente de hacer lo que le ha apetecido, y a pesar del susto inicial, si se le da una oportunidad podemos ver que de verdad está lleno de regalitos; los momentos vulnerables y las producciones se convierten así en lo mejor del disco, a pesar que su extensa duración hace que a veces peque de redundante. Si tuviéramos que buscarle lo peor sería lo evidente y facilón de algunas letras, y su insistencia en hablar de fumar o drogarse cada dos frases, casi que parece el típico amigo que se hace vegetariano y literalmente no puede hablar de otra cosa.

El que no sea pop comercial puede considerarse defecto o no dependiendo de qué buscas en Miley Cyrus, pero si escuchas “Miley Cyrus and her Dead Petz” como el cuerpo de trabajo que quiere ofrecerte ella, es una más que agradable sorpresa.

1. Dooo it 

Abre el disco este tema cuya función claramente es introducirte de pleno en el cerebro de la Cyrus a día de hoy 2015. Miley en pleno modo “amigo porreta estudiante de Bellas Artes” repitiéndote una y otra vez que fuma porros. Porque Miley fuma porros. ¿Nos ha dicho Miley que fuma porros? Miley fuma porros. Voces y melodías discordantes e hipnóticas, la canción en sí es un viaje -en el sentido más opiáceo de la palabra- y todas las preguntas metafísicas y existenciales que se le ocurren a la muchach: “Why is there a sun? And how do birds fly?” o “Why do they put the dick in the pussy?”.

‘Dooo it’ sirve además, como primer single del disco, acompañado de su correspondiente y pringoso vídeo.

 

2. Karen Don’t Be Sad

Atención a la primera sorpresa del CD. Karen Don’t Be Sad es un precioso midtempo lleno de sintetizadores melancólicos y envolventes, con Miley cantándole a Karen que no le haga caso a quien le hace daño. Una pequeña y delicada joyita, bastante sorprendente después del blancazo de Dooo it, que incluso nos recuerda a Hey Jude, de los Beatles, si fuera versionada por los Flaming Lips.

| Escucha en Soundcloud

3. The Floyd Song (Sunrise)

Seguimos con la Miley más dulce, y quizás la que más nos gusta en este otro tema dedicado a su recientemente fallecido perrito Floyd. Un tema si bien cuya letra no es que sea la más trabajada de la historia, transmite más que bien el amor que sentía la muchacha por su perro, y es que si hay algo puro y sagrado en la vida es el amor que le tienes a una mascota. Y Miley lo transmite bastante bien en este tema que podríamos aventurarnos tiene ciertas influencias Radioheaderas (y que dios nos pille confesados tras estas comparaciones).

| Escucha en Soundcloud

4. Something About Space Dude

Las dudas en una relación son algo que nos asaltan a todos, y con este tema abrimos un dúo de canciones acerca de un amante al que conoceremos como Space Dude; “hay algo en tu manera de follarme (…), en tu manera de tocarme, me pregunto: ¿debería preocuparme?”. Miley sigue con sus divagaciones personales, quizás incoherentes, inconexas, pero reales y sin filtro (dentro de lo que cabe, claro), abriéndonos una ventanita a su cerebro y regalándonos otro tema que, si te dejas llevar por él, te relaja y te lleva a aquellos viajes en autobús mirando por la ventana en los que sólo haces que pensar en tus cosas.

| Escucha en Soundcloud

5. Space Boots

La continuación lírica del tema anterior, la historia con ese Space Dude del que tantas dudas tenía ha llegado a su fin y a Miley le toca enfrentarse a la soledad, a la pena y al corazón roto como puede; intentando recordar los buenos momentos, preguntándose qué pudo haber pasado, y dándose a la droga y a la bebida. Producido por Oren Yoel, quien ya colaboró con la Cyrus en la excelente Adore You, cierra este díptico sobre el chico del espacio con esos sintetizadores psicodélicos y casi fantásticos que tan bien parece que bailan con la voz de Miley.

| Escucha en Soundcloud

6. Fuckin Fucked Up

Nos tomamos un respiro un momento con un pequeño interludio de 50 segundos que, bueno, pues muy bien, muy bonico.

| Escucha en Soundcloud

7. BB Talk

Otra colaboración con Yoel muy reminiscente del pop británico de los dosmiles, Miley abandona por un momento el aire surreal y psicodélico de sus pensamientos para ahora trasladarlos a un monólogo con lo que ello conlleva; frases inacabadas, divagaciones, Miley te deja un figurado mensaje de audio en el WhatsApp (o por la Blackberry, como dice el título en su doble sentido) contándote sus penas y sus sentimientos encontrados acerca del chico con el que está ahora; quizás no ha olvidado a su ex, o quizás tiene miedo a enamorarse, cuando eran amigos era todo genial, pero ahora que están en una relación le odia, le quiere, le encanta pero no soporta lo empalagoso que es; “fóllame para que pares con la vocecita de bebé”.

| Escucha en Soundcloud

8. Fweaky

Llegamos a la primera colaboración del disco con su ya mano derecha Mike Will Made It, una vieja conocida, puesto que se filtró en agosto de este año. Otro bonito y envolvente tema con el que abandonamos la sección más intimista para entrar a hablar de sexo; esta vez una declaración de amor absoluta a una persona que la hace subir más arriba que cualquier porro – ella, tan intensa – y las muchas, muchas ganas que tiene de demostrárselo y entregarse a él haciendo na-ná allá donde sea.

| Escucha en Soundcloud

9. Bang Me Box

Si la sutilidad fuera una canción pues quizás no sería esta canción. Partiendo de la base de que “box” es una manera en inglés de llamarle a la vagina, pues podemos imaginar que este viaje funky habla sin tapujo ninguno sobre las experiencias lésbicas de Miley. Quién detiene palomas al vuelo, volando a ras de suelo, “me haces dedos en el corazón”. 

“El conejo de la Loles”

| Escucha en Soundcloud

10. Milky Milky Milk

Y abandonamos lo melódico para volver al psicodélico experimental raruno por todo lo alto, a mi parecer de manera más interesante que con el tema que abre el disco. Y con una letra que podríamos resumir como tremenda:Me siento como un trozo de mantequilla derritiéndose en el sol” – me pasa cada día cuando cojo el Metro, Miley, hija-.

| Escucha en Soundcloud

11. Cyrus Skies

Atención a la producción en este tema; tétrico, magnético y muy místico, con toques que nos recuerdan al trabajo de Alizée con Château Marmont por su brillante y retro uso de los sintetizadores. Uno de los temas más exquisitos del lado más abstracto del álbum; “sí, he vivido, pero he mentido”.

| Escucha en Soundcloud

12. Slab of butter (Scorpion)

A Miley le gustó la metáfora del trozo de mantequilla, vaya. Es su propia bolsa de plástico flotando en el viento, queriendo volver a empezar. Con la voz de Sarah Barthel del grupo electrónico Phantogram, Miley se embarca en uno de los temas que más tocan el rock psicodélico setentero, con ese estribillo acompañado de guitarras eléctricas que acompañan el conciso y directo mensaje de Miley a alguien; “me pones”. Ahí sí que no hay mantequillas que valgan. O sí, allá cada uno.

| Escucha en Soundcloud

13. I’m so Drunk

Segundo interludio, esta vez girando entorno a un hook que se repite una y otra vez, y que oye, podría haber dado de sí un tema pop bastante guay. Pero nos gusta más un interludio, ¿verdad que sí, Christina Aguilera?

| Escucha en Soundcloud

13. I Forgive Yiew

Miley, ¿los ejercicios del WorkBook bien? Tema producido de nuevo por Mike Will Made It en el que Miley perdona a su pareja por ponerle los cuernos con otra, en una de las canciones más de relleno y redundantes del álbum. Sin gracia, y aunque melódicamente y destripándole de tanta producción hay versos que hasta nos recuerdan a Madonna, un tema completamente descartable.

| Escucha en Soundcloud

15. I Get So Scared

Segundo tema producido y escrito sólamente por Yoel, volvemos a la Miley vulnerable, la mejor cara de “Dead Petz”. Miley nos canta sobre el miedo a no llegar a volver a enamorarse más siendo tan joven, algo a lo que todos podemos sentirnos identificados, y es que cuántas veces hemos dicho aquello de “paso de los hombres, me voy a un convento”. ¿Sólo yo? Pues Miley me entiende, dejadnos.

| Escucha en Soundcloud

16. Lighter

No podía faltar en un tema recurrente en la vida de Miley Cyrus como es el cánabis, una canción en el que compare metafóricamente una relación a un porro, en el que le dice a su pareja “eres mi mechero”. ¿No es lo más bonito que os han dicho jamás? Eres mi mechero. Ahora cuando os pidan uno a las 5 de la mañana en un callejón no tendréis tanto susto. Aún así, quizás es de las mejores aportaciones de Mike Will Made It al álbum, con una producción muy ochentera y muy dreamy.

| Escucha en Soundcloud

17. Tangerine (feat. Big Sean)

La única colaboración con rapero del disco, Destiny Hope repite con Big Sean tras Love, Money, Party en “Bangerz” y Fire en “Hall of Fame”. Y Miley regresa con sus tremendas metáforas, esta vez comparando el sol a una mandarina emite-rayos, porque así es ella. Y todo el tema es una curiosa contemplación de la vida al mirar el sol de la mañana después de una fiesta, ese que te alumbra la demacración volviendo a casa. Atención al verso de Sean, eso sí, quizás de los más bonitos de su discografía.

| Escucha en Soundcloud

18. Tiger Dreams (feat. Ariel Pink)

Y llegamos a la cerecita del pastel, la tan cacareada colaboración con Ariel Pink. Miley se toma en serio el momento y nos regala uno de los mejores temas líricamente, con un trasfondo muy nihilista acerca de la fama y de cantar como evasión de la realidad de la vida, y de la muerte. Una joyita.

| Escucha en Soundcloud

19. Evil is but a Shadow

Continuamos con otro tema, un poquito de relleno, en esta sección del disco de meditaciones acerca de la vida y el mundo. En esta ocasión, un ensayo acerca de la relación simbiótica entre el bien y el mal. La Miley sacó notazas en la Sele de Filosofía.

| Escucha en Soundcloud

20. 1 Sun

La fascinación de Miley con el sol es uno de los temas recurrentes en las letras de este álbum, y en esta, la última producción de Oren Yoel en solitario, Miley nos recuerda y recrimina que nos tomamos la vida por sentado y no la apreciamos como deberíamos. Uno de los cortes más melódicos y accesibles del álbum, la letra es un poco escrita por alguien en primaria en clase de Conocimiento del Medio después de dar la lección acerca de la capa de ozono, pero la producción es tan top que se le perdona.

| Escucha en Soundcloud

21. Pablow the Blowfish

Otra canción dedicada a una mascota que falleció (“the dead petz”). Miley literalmente le dedica una canción a un pez globo que se le murió. Desgarrador testimonio. Escucha obligada. Letra icónica que incluye “el sábado fuimos a cenar, mis amigos eligieron sushi, pero ver a mis amigos comerse a amigos me cerró el apetito”. Miley rompe a llorar mientras la canta. La joya del álbum.

| Escucha en Soundcloud

22. Miley Tibetan Bowlzzz

Instrumental de Miley haciendo lo que en su cabecita son cantos tibetanos. O lo que haces tú cuando se te monta el gemelo a mitad de la noche.

| Escucha en Soundcloud

23. Twinkle Song

Cerramos el álbum con otra vieja conocida, esta escuchada por primera vez allá por el 2014. Partamos de la base de que Miley cuenta que la canción se la dijo el gato muerto de una amiga suya en sueños. Simplemente junto a un piano, nos despedimos con la canción más pop del disco, muy para cantarla juntos de la mano a la verita de una hoguera, con momentos que nos recuerdan al I Will Follow You Into the Dark, de Death Cab for a Cutie. Resume a la perfección la parte más happy-cuqui-piña bebé de Miley y funciona muy bien como un entrañable broche con el que despedirse de tanta mascota muerta.

| Escucha en Soundcloud



Cesar Ramos
Cesar Ramos

Redactor

Hijo de los 90 y defensor de la cultura pop como salvadora de almas. Tengo talento y cultura, manos bonitas y el francés lo dejé en la ESO. Diseñador gráfico en mis ratos libros, entrañable y pizpireto pesado de profesión.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR