Los aciertos y errores del concierto de Miley Cyrus en Madrid

Miley llegó a Madrid dispuesta a arrasar y, bueno, digamos que arrasó, pero en un porcentaje mucho menor del esperado. Tras meses esperando, sus fans pudieron (pudimos) disfrutar de su concierto. Fue en el Palacio de Deportes donde Miley desplegó todos sus encantos para enamorar a sus fans españoles.

Pero en BFace no vamos a contar el concierto canción a canción ni a explicar cada minuto del mismo. Eso ya lo dejamos para otros medios más aburridos. Aquí­, te vamos a resumir el concierto en 5 cosas buenas y 5 cosas malas. Lo bueno, si breve, dos veces bueno.

image[1]

¡ERROR!

1. Los fantasmas

Digamos que el Palacio de Deportes no se llenó. Vamos, que estaba medianamente vací­o. Bueno, vale, que habí­a más gente en la cola para las rebajas que para ver a Miley. Y es que, acostumbrado a ver los alrededores lleno de gente para cualquier concierto, fue chocante verlo casi vací­o. Eso, o es que habí­an fantasmas viendo también el concierto, pero no podí­amos verlos. ¿Dónde está Melinda me acuesto con la raya del ojo pintaba y peinada para ir a una boda Gordon cuando se necesita de sus servicios?

2. Menores y mujeres primero. El Titanic se hunde

Se suponí­a que abrí­an las puertas a las 19:00. Bien, entramos a las 20:00 horas. ¿Cómo es posible? Primero, las puertas las abrieron casi media hora después y, segundo, a casi todos pedí­an el DNI para pasar. Claro, estaba lleno de menores de edad y éstos no podí­an pasar sin estar acompañados de un adulto. Vamos, un descontrol que ocasionó un retraso de una hora. Y es que el concierto se hundí­a como el Titanic.

Y para continuar, Miley no apareció hasta las 21:25, cuando se suponí­a que comenzarí­a a las 21:00. ¡Mal Miley, en Disney no te enseñaron a ser puntual!

3. Las telas de Ikea

Para disimular la baja afluencia de público, decidieron tapar algunas zonas del Palacio con telas de Ikea. Bueno, no sé si eran de Ikea o del Primark, pero, la verdad, es que quedaba un poco cutre ver esas telas por ahí­ puestas. ¿No era mejor ver las gradas vací­as?

4. Los globos de mi cumpleaños

Al entrar, pudimos ver globos colgando del techo. ¿Era mi fiesta de cumpleaños en el McDonald’s y no me habí­a enterado? Que sí­, que unos globos decoran mucho y todo parece muy fiestero, pero para un concierto poner unos globos… No, no los veo. Aunque es cierto que al empezar el concierto, éstos caí­an y podí­as jugar con ellos. Aunque nadie lo hizo.

image[7]

5. El sonido que se iba y volví­a

Al poco de empezar el concierto, hubo unos problemillas con el sonido. Hasta tres veces la música dejó de sonar y eso hací­a que te sacara del éxtasis de ver a Miley. He de decir que el sonido se iba durante unos segundos, y que puede que esté siendo muy exquisito… Pero ya que he pagado por verla, tengo derecho a quejarme.


¡ACIERTO!

1. Los ví­deos

De las mejores cosas del concierto fueron los ví­deos que se podí­an ver en la pantalla gigante mientras Miley cantaba o se cambiaba de vestuario. Ví­deos donde se podí­an ver dibujos bastante macabros, pero que molaban mucho o a Miley casi en bolas bailando y dándolo todo.

image[8]

2. La escenografí­a

Un perro, una especie de pájaro gigante, la cama, el coche, el perrito caliente volador… Miley, aparte de estar acompañada por los bailarines, se acompañaba de una escenografí­a bastante llamativa que hací­a que no te aburrieses en ningún momento.

image[4]

3. Miley Cyrus

Durante todo el concierto demostró mucha energí­a y simpatí­a. Salió con ganas de comerse el escenario, y así­ lo hizo. Además, de las mejores cosas que hizo fue ponerse muchas de las cosas que le tiraban al escenario y dar las gracias por todo esos regalos.

image

4. Adore You

Al cantar este tema de su último disco, animó al público a que se besase con su pareja, ya que en la pantalla gigante aparecí­a un anillo y en el medio, la cámara iba enfocando a parejas besándose. ¿Lo irreal de esta parte del concierto? Que la mayorí­a de las parejas que se besaban eran… ¡LESBIANAS! Ni gais, ni heteros, no. ¡LESBIANAS!

5. El final

Miley cerró el concierto cantando “Party in the U.S.A.”, volviendo loco a un público que se entregó por completo a la canción y a ella. Con confeti, fuegos artificiales y ella subida a una plataforma dio por finalizado su concierto en Madrid.

image

El concierto duró casi dos horas, donde ella demostró unas ganas de quemar Madrid y un derroche de energí­a que hací­a que te contagiases y quisieses darlo todo sin parar. Miley ofreció lo que se espera de este tipo de cantantes: espectáculo. Disfrutamos, berreamos como si no hubiera un mañana y lo dimos todo y más. ¡Hasta pronto, Miley!

[socialpoll id=”2206736″]

 

[followbutton username=’bajo_manhattan’]

 

Rubén Morí­n
Rubén Morí­n

Redactor

"Y abrazarte a quien te abrace y a quien no te abrace, pues no te abrazas y punto".

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies