Rozalén, nuestro alivio

Pongo de fondo Con derecho a… ,  primer trabajo de Rozalén, con la idea de revivir algo de la magia que envolvió el pasado miércoles el Circo Price. Suena bien, muy bien, pero sin duda, me quedo con el directo.

Desde que publicara en 2012 su primer álbum, la albaceteña ha recorrido de punta a punta la geografí­a española agotando entradas en más de una y dos y tres ocasiones. Pero ha llegado la hora de cerrar esta bonita etapa y dar paso a lo nuevo.

El madrileño festival Veranos de la Villa fue el escenario elegido por la cantante para despedir la gira que tan buenos momentos le ha dado.

Desde el principio advirtió que habrí­a sorpresas y así­ fue. Supo rodearse de grandes artistas y amigos para regalar al público unas colaboraciones de lujo como Ismael Guijarro, su productor.

Empezaron Antí­lopez, encargados de abrir el show, y con los que más tarde puso el punto reivindicativo de la noche con “Hijos de España”.

La quí­mica y la complicidad llenaron el escenario con “Tu boca”, canción del cantautor Paco Cifuentes y actual pareja de la artista. Más tarde le tocó al murciano Pascual Cantero “Muerdo” entonar “Levántate”.  El Kanka fue quien puso el broche con “Me arrepiento”.

No podemos olvidarnos de Beatriz, elemento indispensable en las actuaciones de Rozalén y encargada de hacer llegar en forma de signos a través de sus manos cada canción. Juntas nos brindaron los momentos más cómicos de la velada.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=vrT4lBN68Cs[/youtube]

La ternura llegó con “Las hadas existen” y el ejército de niños y niñas que invadió el escenario por petición de la vocalista, sorprendida de que cada vez llenen más butacas. Aunque más sorprendida me quedé yo al ver como esos renacuajos cantaban cada una de las palabras sin equivocarse.

Cerró el espectáculo con Saltan chispas, poniendo en pie a todos y cada uno de los asistentes que no dejaron de aplaudir hasta que se vació el escenario.

La cantautora, que hizo un guiño a la gran Chavela Vargas con “Llorona”, derrocha desparpajo, rebeldí­a y buen humor a partes iguales. Posee una de las voces más bonitas y personales del panorama musical actual y se muestra al público de una manera sencilla y cercana, reivindicando lo femenino, tanto en sus letras como en las pipas que traen y llevan cables y guitarras.

Las emociones se sucedieron con cada canción y, pese a estar unos cuantos metros hacia arriba alejada del escenario, allá, en las alturas del Price, Rozalén me tocó.

Lástima que la organización no dejara que los fotógrafos acreditados , entre ellos nuestro compañero, inmortalizasen más de tres canciones.

[followbutton username=’IreneMoraP’]

Irene Mora
Irene Mora

Redactora

Experta procrastinadora utópica en busca de inspiración.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies