Rufus T. Firefly: es imposible parar su luz

¿Sabéis ese momento en que todo comienza a funcionar, y no hay marcha atrás? ¿Conocéis esa sensación de vértigo cuando consigues todo lo siempre peleaste? Es una mezcla de miedo, satisfacción y alegría brutal. Duelen hasta los huesos, y una vez llegados a este punto, no podemos correr hacia atrás. La carrera de Rufus T. Firefly ha sido un carrera de fondo. Hace díez años que persiguen el sueño de ser reconocidos dentro del panorama independiente nacional, y no fue hasta la publicación de “Nueve” (2014), su tercer álbum de estudio, que han logrado estar en boca de todos. 

Hace algo más de una semana, en la Sala Ochoymedio ponían el broche a un año de éxito. Con unos audiovisuales acordes a la psicodelia del grupo y un cuidado setilist que repasaba toda su carrera. No se olvidaron de rescatar un considerable número de temas de su anterior LP, Ø (Conjunto Vacío, 2012), e incluso algunos amigos se subieron al escenario, como Charlie Bautista en Somos el enemigo, corte de temática social que define muy bien el sonido del grupo.

Nueve se ha convertido en un número mágico para todos los componentes de Rufus T. Firefly. Todo empezó por hacer un pequeño homenaje a John Lennon. Él pensaba que el nueve era un número mágico y que todas las cosas importantes de su vida estaban relacionadas con ese número. Al final la broma se nos fue de las manos, el disco acabó teniendo nueve canciones, durando la última nueve minutos exactos (Canción infinita) y nos dimos cuenta de que cumplíamos nueve años como banda“, nos contaba Víctor Cabezuelo, vocalista y guitarrista de la banda.

La carrera que les llevó a una abarrotada OchoyMedio ha tenido varias paradas significativas. Momentos que marcan el éxito actual en el que se encuentran. La primera fue el veintiocho de febrero en la Sala Caracol, presentación oficial del disco en Madrid, y donde colgaron un ‘Sold Out’ merecido. “Fue precioso, lloré en el escenario. Nos costó muchísimo dinero, esfuerzo y energía vital poder sacar adelante este disco, y al ver lo que pasó en esa presentación me derrumbé. Era como si de repente el karma nos diera lo que no nos había dado durante tantos años“.

Al final, nos ha enseñado que todo esto es una cuestión de esfuerzo honesto. Si peleas de verdad, algún día, llega.

Algo parecido sucedió en la Plaza del Trigo, durante el Festival Sonorama Ribera. Un momento que marcó no sólo el empuje necesario que les faltaba para aparecer, esperemos, el próximo año en todos los carteles de festivales; sino que fue un momento muy emotivo para todos los que les seguimos y apoyamos desde hace años. Me voy a reservar el derecho de hablar en primera persona, y reconocer que, lejos de mi faceta de periodiodista, en ese concierto, fui fan. Y lloré a grito de “¡Escenario principal!”, en una masa de gente rendida ante el espectáculo que ofrecen en directo.

“Cuando publicamos Ø escribí a todos los festivales del país ofreciéndonos a tocar gratis, a la hora y en las condiciones que fueran. Nadie me contestó. De repente, estar en aquella plaza del Trigo abarrotada, con miles de personas cantando y pidiendo el escenario principal nos emocionó muchísimo. Teníamos muchas emociones contenidas que ese día pudieron salir. Es difícil de explicar con palabras…“.

Pero es que el talento de la banda no sólo ha sido reconocido por seguidores y promotores. Compañeros de carretera con innegable éxito como son Vetusta Morla, los invitaron para abrir varios de los conciertos más importantes de su última gira.

Una mañana me llamaron por teléfono para preguntarme qué nos parecería tocar con ellos en tres conciertos. Les dije muy tranquilo que sería un placer y en cuanto colgué me puse a gritar y a correr por toda la casa. Estamos muy agradecidos“.

Ha sido increíble poder ver todo lo que significa una gira de Vetusta. Son todo un ejemplo de profesionalidad y trabajo bien hecho.

Rufus T. Firefly @ Ochoymedio Club
Rufus T. Firefly @ Ochoymedio Club

Volviendo al Ochoymedio, todos los presentes asistieron con notable cariño a la banda. Hubo sonrisas de complicidad, despedidas (cuánto vamos a echar de menos a Alberto, el ya ex-teclista de la banda), alguna lágrima cuánto me duele esa Canción Infinita y agradecimiento por todo lo vivido. Ahora es tiempo de frenar, salir a flote y respirar. Como si hubiera llegado a la meta de una larga maratón, Víctor Cabezuelo cayó rendido sobre los teclados al final del recital.

Lo que vamos a hacer los próximos 6 meses es trabajar a saco en el nuevo disco. Hay ideas y mucho trabajo por hacer. Estamos probando cosas nuevas, experimentando con sonidos y con formas diferentes de hacer las canciones. Nos lo estamos pasando muy bien. A ver qué queda al final“.

Aún les quedan muchas carreras, esperamos que no de obstáculos, sino más bien de velocidad, y que en cada una de ellas ganen las canciones. Y la magia, porque si hay que morir, preferimos morir de magia.

Fotografías: Desirée Fina

Paloma de la Fuente
Paloma de la Fuente

PRODUCCIÓN produccion@bfacemag.es

Graduada en Comunicación Audiovisual. Le quiere devolver a la música todo lo que le da en forma de fotografías. Es fácil de encontrar en las salas de conciertos de la capital | @prockcorn

1 Comentario

    Deja tu comentario :)

    ¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

    Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

    ACEPTAR