¿Qué tienen los conciertos de Vetusta Morla?

Vetusta Morla son la bandera de lo independiente. Sin haber abandonado la autoproducción han conseguido lo que pocos grupos con su trayectoria (tres álbumes de estudio, uno en directo y una Banda Sonora) han logrado. Son profetas de la corriente “indie”, cabezas de cartel en la mayorí­a de los festivales nacionales, y en un momento tan crí­tico en que no se venden discos; ellos arrasan las listas de ventas. Pero, ¿qué tienen estos seis chavales de Tres Cantos para arrasar durante cinco noches -no consecutivas- una de las salas más importantes del circuito madrileño: La Riviera?. Estarán los dí­as 29, 30 y 31 de mayo y repetirán celebrando el dí­a de la música (20 y 21 de junio).

Con un recién publicado (y sobresaliente) álbum; “La Deriva” (2014), en el que se pone en cuestión hacia dónde se dirige la sociedad occidental, arrancan una gira que no descansará hasta pasado el verano. Y es que estos chicos tienen en sus manos un preciado tesoro: un público que los quiere y los aclama. Y no es para menos… Os damos los ingredientes esenciales de un concierto de Vetusta Morla::

1. PUCHO. Como en toda banda, un buen frontman es capaz de atraer a toda una masa de fans. Y no sabemos si es por su fí­sico (cosa que no creemos porque sinceramente, no entra en nuestra lista de cantantes a los que empotrarí­amos), o si es por su caracterí­stica voz. Y aunque nos consta que igual que seguidores, tiene un séquito de haters. Lo que tenemos claro es que el cantante de la banda no pasa desapercibido, y eso que no es alguien especialmente extrovertido (hasta lo que podemos saber), pero creemos que en el misterio de su personalidad, y la conexión que consigue con su público está una de las claves del éxito de la banda.

2. LAS LETRAS. Vale que Pucho arrasa en todos los conciertos y se lleva la mayorí­a de los “quiero un hijo tuyo”. Pero os vamos a contar un “secreto”: no es Pucho el que compone los temas. Guille Galván es el culpable de frases que todos os sabéis como dejarse llevar suena demasiado bien“, de las más recientes habrá que inventarse una salida; que el destino no nos tome las medidaso la dulce -valga la redundancia- “bebamos para no vernos, hablemos para no oí­rnos” de Maldita Dulzura:

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=m9VrA3g4qVw[/youtube]

3. Convertir un concierto en un karaoke. No me vengáis con tonterí­as: a todos nos gusta cantar en los conciertos (o berrear). Está en nuestra genética, y fin. Por eso todos cantamos en la ducha. Y no me fí­o de nadie que salga de un concierto de Vetusta Morla con voz. En un concierto suyo hay que cantar al menos una vez: o, ¿quién no ha salido del recinto aún tarareando un “lolololo… lalalala…“?

4. Originalidad. No voy a decir que han revolucionado la música, que son los primeros que introducen instrumentos ‘extraños’ en sus composiciones. Pero, ¿a qué no habí­ais ido nunca a un concierto en el que llegaran a tal clí­max musical golpeando unos bidones? y es que uno de los ingredientes más importantes de la banda es su capacidad multinstrumentista.

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=5ysVqOaP6EQ[/youtube]

En su página web podéis consultar todas las fechas de la gira de presentación de “La Deriva” (2014).

[followbutton username=’prockcorn’]

Paloma de la Fuente
Paloma de la Fuente

PRODUCCIÓN produccion@bfacemag.es

Graduada en Comunicación Audiovisual. Le quiere devolver a la música todo lo que le da en forma de fotografías. Es fácil de encontrar en las salas de conciertos de la capital | @prockcorn

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR