4 razones para ver la segunda temporada de Sense8

El 5 de mayo llega a Netflix la segunda temporada de la gran esperada Sense8. Después de una larga espera vuelve la ficción de las creadoras de Matrix con muchas ganas de dar guerra y no dejar indiferente a nadie. Nosotros hemos tenido la oportunidad de ver un adelanto de todo aquello que nos deparan los Sense8 y por ello, os proponemos cuatro razones esenciales por las que ver esta segunda temporada que promete no dejar indiferente a nadie.


1. ¿Quién soy? ¿De dónde vengo?

En la ficción americana Ryan Murphy se lleva la palma a la hora de crear historias con mensajes progresistas y políticos, pero si existe una serie que le pise los talones de manera tan elegante esa es Sense8. Desde su comienzo la producción de las Wachowski era un canto a gritos por la igualdad; ocho personas de puntos totalmente distintos del planeta con culturas y religiones adversas, se unían como hermanos para demostrar que todos somos iguales. Y así lo siguen demostrando en esta segunda temporada dónde se nos pregunta: ¿quiénes somos? ¿de dónde procedemos?

Para los Sense8 no importa tu preferencia sexual, el género con el que te identifiques, tu religión o estatus social. Todos somos iguales y merecemos el mismo respeto y amor. Por esta razón Sense8 sigue haciendo hincapié en esta defensa en su segunda temporada profundizando aún más en los sentimientos de los personajes y las consecuencias por decidir ser uno mismo.

2. Espíritu al más puro estilo Sense8

Si Sense8 abogaba por un mensaje y lo ha continuado defendiendo durante su segunda temporada, ¿como podía ser de otra forma la manera de narrarlo? El espíritu narrativo Sense8 no queda intacto, progreso aprendiendo de sus errores. Después de una primera temporada llena de escenas preciosistas y secuencias con mucho lucimiento de fotografía pero poca intención comunicativa, Sense8 arranca esta nueva temporada solventando este problema utilizando estos momentos tan insustanciales, pero no nos equivoquemos, muy efectivos para vivir la experiencia, para servir de transición entre acciones. La narrativa se encarrila y nos muestra por fín arte audiovisual comunicativo y menos relleno insustancial, como pudo ocurrir en el especial de navidad. ¿A caso alguien entendió que estaba viendo?

3. Subtramas efectivas

La primera temporada se sustentaba en tramas personales llenas de sentimientos y sensaciones que nos engancharon incluso sin entender de qué iba realmente el argumento de la serie. Estas tramas singulares dejan de ser privadas para abrir sus puertas a todo miembro del círculo Sense8, no se necesita ni una llamada para que un compañero venga a defenderte sin juzgar la situación personal en la que te encuentras.

Y lo necesitan, puesto que la pasada temporada se llevaron a cabo muchas acciones que no iban a pasarse por alto, y nadie está seguro en su ámbito personal. Por ello, se agradece la ayuda de aquellos secundarios, ya sean Hernando, Amanita o cualquier otro, que ayudan y sustentan a construir el mundo que hay detrás de los Sense8. Un mundo que en su primera temporada podía estar un poco desequilibrado, anteponiendo a unos personajes por encima de otros, pero que en su segunda temporada estabiliza.

4. ¡Por fín, la serie avanza!

Pero si alguna cosa preocupaba a los fans por encima de todo es la trama Sense8, la ciencia ficción de la que bebe la producción Wachowski que proponía más preguntas que respuestas. A penas se nos dieron algunas pinceladas de por dónde tiraría la serie en su primera temporada, y es ahora cuando empieza a priorizar el argumento principal. Mr Whispers y los personajes de Daryl Hannah y su grupo de se Sense8 comienzan a cobrar  sentido. A la pregunta que todos nos hacíamos de «¿por qué estamos viendo esto, más allá de su fotografía y mensaje progresista?» llegan respuestas y una acción incansanble que se antepone ante todo lo demás. Los Sense8 ya no son ocho humanos conectados por alguna extraña razón, ahora son un grupo, y están determinados a luchar contra quien quiera separarlos.

Joan Folguera
Joan Folguera

Redactor

Hijo metáforico de Spielberg viviendo al compás de una banda sonora de John Williams. Mientras espero mi encuentro con Gene Kelly, mi vida solo tiene sentido a través de una pantalla.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies