‘El asesinato de Gianni Versace’, homofobia latente

Si bien Ryan Murphy es considerado internacionalmente como uno de los creadores de series más rentables de la actualidad, también se le conoce por hablar sobre la causa gay en sus producciones. Siempre ha habido hueco para la inclusión de la comunidad (‘The Normal Heart’, ‘Glee’) y en la nueva temporada de ‘American Crime Story’ se centra ni más ni menos que en el asesinato del famoso diseñador de moda Gianni Versace. Anoche se estreno en la televisión pública española y logró un considerable porcentaje de espectadores, igualando algunos reality shows de la parrilla televisiva como Supervivientes.

El icono de esta historia sigue siendo a día de hoy, y junto con su familia, objeto de polémica. En plena década de los 90, cuando la cultura gay despegó y San Francisco era la cuna de su evolución, la comunidad tuvo que lidiar con el rechazo y la ignorancia de la opinión pública. Aún así, Versace mantuvo una vida social muy activa y en su rostro se percibe la confianza para combatir cualquier crítica, siendo la figura que era en su momento. Desgraciadamente, algunas leyendas se ven desplomadas por obra y gracia del destino. Él se desplomó en la puerta de su casa tras recibir dos disparos por el asesino en serie Andrew Cunanan. Esta serie se centra en este último personaje, observando su manera de actuar tan premeditada y misteriosa.

Versace, American Crime Story, TV, Darren Criss, Ryan Murphy

‘El asesinato de Gianni Versace’ está planteada a lo grande, con una puesta en escena inicial confeccionada a imagen y semejanza del diseñador, relatando un asesinato con la misma soberbia que la ópera Capriccio. Planos cenitales majestuosos del palacete donde vivía, de paredes doradas e impenetrables; cámara lenta para ganar majestuosidad en el caminar de Versace. Hasta que llega el momento del disparo. Entonces, de repente, la situación cambia, acercándose al universo de Cunanan, una fachada de apariencias pretenciosas con un fondo apestoso y underground. Nos movemos del cielo al purgatorio, el escenario de una sociedad que combate contra el VIH, una enfermedad que a día de hoy sigue causando rechazo y estigma.

El enfoque de Murphy en esta temporada de ‘American Crime Story’ es muy diferente al de la anterior, que hablaba sobre O. J. Simpson y el asesinato a su mujer. Mientras esta última se desarrolla en los tribunales, escenario donde se narra paso a paso la evolución de la presunción de culpa del deportista, la historia dedicada a Gianni Versace parece una road-movie. Cada capítulo narra cómo escapa el asesino de determinadas escenas del crimen. Cunanan lo interpreta Darren Criss de manera sorprendente (Criss ya colaboró con Murphy en ‘Glee’ o ‘American Horror Story’, el conoce mejor que nadie la metodología del director), mientras se va perfilando la psicología de este personaje y su manera de actuar de cara al público. Sorprende cómo este personaje se va degradando hasta adquirir una mirada terrorífica que recuerda a Christian Bale en ‘American Psycho’. Un hombre que, sin sentir ni padecer, mata a gente inocente por donde encuentra.

Esta nueva temporada se acerca más al formato gore de misterio de ‘American Horror Story’ y menos en las acciones judiciales. Todavía más importante, si bien consigue estos objetivos, hay que darse cuenta de la lectura que realiza Murphy sobre la homofobia de aquella década. Cunanan, también gay, explotó su faceta angelical hasta conseguir uno de los mejores perfiles de ‘scort’ habidos y por haber, con la suerte de rodearse de figuras de la clase alta norteamericana reprimidas por su condición sexual. ¿Pero acaso nos podíamos imaginar la aversión entre personas de la misma condición? En la actualidad, se puede hasta masticar esta realidad. El director es completamente consciente de esta idea y la lleva al extremo más sádico posible. Por esto destaca ‘El asesinato de Gianni Versace’, por su crudeza, por el estudio sobre el odio que evoluciona en la filmografía de Murphy y cobra forma en una manera de buscar justicia por aquellos que perdieron la batalla de vivir siendo ellos mismos.

Javi Sagredo
Javi Sagredo

Me vine a Madrid a hablar de cine porque Sabrina se fue sin mí a París para aprender a hacer soufflés. Periodista, discípulo de Billy Wilder y un dramas.

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies