Bienvenidos al Lolita: Aquí­ no hay quien baile

Ni Beatriz Carvajal es Cher, ni Natalia Verbeke es Christina Aguilera… pero todo esto tiene un tufillo a ‘Burlesque‘ más que evidente. Y es que la nueva gran apuesta para la ficción de Antena 3, ‘Bienvenidos al Lolita‘, sucede en un cabaret en horas bajas al que llegan unos empresarios para derruirlo. Sin embargo, y aunque todos pensábamos que esa iba a ser la trama principal de la serie, al final del capí­tulo descubrí­amos que no, que se quedaban con él y el cabaret abrí­a sus puertas de nuevo. Pero, entonces, ¿qué podemos esperar a partir de ahora?

Como en toda serie española, no hay uno ni dos protagonistas sino quince (quizás alguno menos) que forman un conglomerado de historias que confluyen y que son de todo menos originales:Tres metros sobre el cielo‘, ‘Un paso adelante‘ e incluso una canción de unos triunfitos se encuentran bajo el techo del decadente local. Hagamos un repaso de lo que vimos ayer:

– La serie arrancaba con una novia a la fuga y un monólogo (muy de ‘Primos‘) por parte de Alfredo, hombre enamoradizo y buenazo que ve como el amor de su vida lo deja plantado en el altar. Aunque, en un primer momento, parece estar enamorado hasta las trancas, cuando llega al Lolita conoce a Roxy, una mujer despampanante que resulta ser transexual pero que, prevemos, no va a ser un problema para su romance.

– Después, ocurrí­a el hecho más dramático del episodio y que formaba parte de una de las tramas fuertes de la serie: el ‘no amor’ entre Greta y Jota, muy ‘Tres metros sobre el cielo’ (moto incluí­da). El hecho en cuestión era el intento de suicidio por parte de Greta por una discusión que tuvo con Jota, camarero cañón que ayer prendí­a fuego a las redes sociales. Todo apunta a que habrá tomate aunque la diferencia de edad entre ambos sea alarmante.

35

– Pero, ¿quién es el empresario que llega al Lolita? Pues Gregorio Antúnez, es decir, Luis Varela quien interpreta a Don José Luí­s, hombre chapado a la antigua, primo hermano del personaje de Cámera Café antes mencionado. Reticente en un principio, acaba por aceptar el quedarse con el local, aunque veí­amos, en el avance del próximo episodio, que hará una criba entre los trabajadores que se encuentran en el Lolita. Mano de hierro que, ojo, a mi me huele acabará emblandeciéndose gracias a Dolores, dueña del cabaret y a la que no conocemos marido.

– También conocimos a Reverendo y Fanny, pareja con muchos años de diferencia pero con una pasión desbocada. Sin embargo, hay un tercero en discordia: Camilo, hijo de Reverendo, y que se queda a cuadros ante el percal porque Fanny era su novia hace unos meses. Cual Bustamante y ílex, por el amor de esa mujer son dos hombres con un mismo destino.

12-years-a-slave-chiwetel-ejioforg

– Por último, nos presentaron en pequeñas pinceladas a Violeta, hija de Dolores y que tuvo una relación con Cúper hace muchos años, relación que seguro retomarán. Seguro, seguro. Pero, también aparece Norma, una Alicia Jáuregui cualquiera que, prevemos, hará las delicias de nuestros nervios en cada capí­tulo.

Así­, con esta gran familia como protagonista, abrí­a sus puertas ayer ‘Bienvenidos al Lolita’. El episodio tuvo un arranque muy fuerte y fue perdiendo fuelle a medida que iba avanzando e iba tirando de referentes de la ficción ya algo vistos. Además, hizo uso, como ya hiciera Vive Cantando, de la muerte para sacar el positivismo de los personajes. Sin embargo, a mi parecer, se les fue de las manos y acabaron abusando tanto del tema del suicidio como del positivismo tan impostado que llevan ahora todas las series de Antena 3.

Las opiniones anoche en Twitter fueron dispares y prácticamente a partes iguales entre los que la amaron y la odiaron. Yo soy más de los primeros que de los segundos pero, hay que reconocer, que tiene mucho que mejorar. ‘Bienvenidos al Lolita’ es ‘Burlesque’, es ‘Un paso adelante’; es música, baile, risas y romance; es un batiburrillo al que habrá que dar una segunda oportunidad y ver cómo avanza.

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

3 Comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies