And the Coven goes to…

Este artí­culo contiene spoilers del último capí­tulo de AHS: Coven.

La semana pasada, por fin, asistimos al alzamiento de una nueva Suprema en el último capí­tulo de ‘American Horror Story: Coven. La expectación no podí­a ser mayor: durante trece capí­tulos de calidad desigual fuimos testigos de idas y venidas, de verdades y mentiras, y ya no sabí­amos por donde nos saldrí­a Ryan Murphy, su creador, en la season finale; y, sin embargo, lo que vimos fue un final más descafeinado de lo que esperábamos. Veamos que sucedió.

Tras la muerte de Fiona en el penúltimo capí­tulo, las cuatro muchachas se dispusieron a realizar The Seven Wonders, es decir, siete pruebas que determinarí­an quién es la nueva Suprema. La primera en caer fue Misty Day, quien no fue capaz de volver de los infiernos y quedó atrapada en un bucle en el que diseccionaba constantemente a un rana. En un giro inesperado, Zoe morí­a pinchada en la verja mientras “jugaban” a un pilla-pilla con transmutaciones. Queenie quedaba descalificada tras ser incapaz de devolverla a la vida y Madison, en su lí­nea, se negaba a resucitarla para así­ poder ser ella la Suprema. Sin embargo, Myrtle, en un momento de lucidez, (que nosotros tuvimos hace cinco episodios) se dio cuenta de que Cordelia podí­a ser perfectamente la nueva Suprema y, en efecto, así­ fue, pues Madison fue incapaz de realizar una adivinación y morí­a a manos de Kyle, vengándose por no haber resucitado a Zoe. Así­, con el aquelarre protegido, podrí­a pensarse que llegamos al final… Pero no, ahora viene lo peor.

Tras un pequeño salto temporal, asistimos a la repetición de la misma fórmula que la temporada anterior: Cordelia concedí­a una entrevista para atraer a nuevas brujas a la escuela. ¿Era esto necesario? No, pero tampoco lo era la muerte de Myrtle en la hoguera que, en un momento de locura, decidió que debí­a sacrificarse por el bien del aquelarre, regalándonos uno de los MOMENTOS, así­, en mayúsculas, de la temporada con ese “Balenciagaaa!”:

Balenciaga

En un último giro, Fiona volvió de entre los muertos para explicarnos que el hombre del hacha no la habí­a matado y que habí­a sido todo una ilusión, una treta para volver cuando se supiera quien era la Suprema y así­ matarla; sin embargo, al descubrir que es su propia hija, se deja morir (totalmente irreal en este personaje) para que ella pueda continuar con su mandato. Así­, Fiona despierta en su propio infierno: la eternidad en una casucha, junto al hombre del hacha, comiendo pescado y sin poder volver a ver a su hija. Drama. Cordelia, por su parte, formó un Consejo con Queenie y Zoe y abrió las puertas de su escuela de X-Brujas.

¿Era necesario este happy ending? Hemos visto desmembramientos, violaciones de minotauros, bebés entregados a cambio de la inmortalidad,… Y, sin embargo, todo acaba como si no hubiera pasado nada, volviendo a la dinámica del primer episodio de la temporada, tan blanco y alejado del humor negro que caracteriza a la serie. Dentro de unos meses, llegará el cuarto volumen, ambientado en su mayor parte en los años 50 y con la última participación de Jessica Lange en la serie. Ojalá se arrepienta y, haciendo honor a una de las Supremas del pasado, diga eso de:

thebitchisback

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies