DAME DIEZ RAZONES… Para ver (o no) VIVE CANTANDO

‘Vive Cantando’ me tiene desconcertado. Tan pronto un martes me maravilla y me hace pensar que es la serie que todos necesitábamos como, al martes siguiente, me aburre y sus chistes me parecen rancios y olvidables. Para los que no la sigáis, se trata de una serie protagonizada por Marí­a Castro, quien interpreta a una chica de barrio que abandonó su casa para intentar ser cantante. Sin embargo, un dí­a se presenta su hermana en la caravana donde vive y le dice que le queda muy poco tiempo de vida. Entonces, Trini, que así­ se llama la chica, regresa con su familia al barrio, donde todo parece que ha cambiado más bien poco. En paralelo, César, un chico muy optimista, convence a Juanjo, ex amante de Trini, para que reabra su local de karaoke.

En pocas palabras, esta es la nueva serie de éxito de Antena3 de los martes. Pero, ¿merece la pena verla o no?

RAZONES PARA AMARLA:

  • Marí­a Castro: Si en ‘Tierra de Lobos‘, y antes en ‘Sin tetas no hay paraí­so‘, ya nos encantaba, aquí­ nos enamora cada vez que aparece en pantalla. Interpreta un papel a su medida, que borda y que nos da la sensación de que nadie lo harí­a como ella. La da igual comedia que drama, ella es la Trini y torea lo que le echen.

vive-cantando-trina-turner-nueva-hobra-maestr-L-7Rjfwi

  • Combinación ganadora: El hecho de reunir en una misma serie grandes dosis de comedia con pequeñas pinceladas de drama y representaciones musicales me parece un gran acierto. Compararla con ‘Glee‘ es inevitable pero también una tonterí­a porque no se le parece en nada, ni falta que hace porque ‘Vive Cantando’ aboga más por el…
  • Positivismo cañí­: En cada capí­tulo, un personaje se enfrenta a uno de sus problemas pero siempre con buena predisposición. Digo también lo de cañí­ porque en ‘Vive Cantando’ los personajes son de barrio y hablan como tal, es decir, el vocabulario y las expresiones se corresponden al lugar y a la situación.

vive_cantando (1)

  • Elección musical: Desde Fangoria a Rocí­o Jurado, pasando por Los secretos o Marisol, las canciones seleccionadas me encantan y me parecen un total y rotundo acierto, además de la inclusión de Roko para interpretarlas… aunque esto tenga un doble rasero en las razones para odiar la serie.
  • Secundarios de lujo: Acompañando a la Trini, aparecen una serie de personajes de lo más variopintos que completan a la perfección el entramado de historias que se nos presentan. Los actores que les dan vida están muy correctos y forman un casting que reúne a lo mejorcito de todas las casas: desde Mariola Fuentes a Gorka Otxoa pasando por José Luí­s Garcí­a Pérez o Esperanza Elipe.

vive_cantando

 

RAZONES PARA ODIARLA:

  • Muy irregular: Abrí­a el artí­culo anunciando este problema. Las tramas, en algunas ocasiones, son demasiado flojas como para dar lugar a un capí­tulo de ochenta minutos. A mi parecer, es el principal problema de una serie tan coral: no todos los personajes generan tanto interés como para protagonizar un capí­tulo y cautivar a la audiencia por algo más de una hora; por lo que, muchas semanas nos encontramos algo huérfanos y faltos de emociones.

  • Roko y Daniel Avilés: No me voy a meter en si son mal actores o no, pero en esta serie no dan lo mejor de sí­. Sus personajes parecen metidos con calzador y ni siquiera tienen un gancho interesante que nos haga querer saber más de ellos. Por un lado, el trastorno bipolar del personaje de Roko es incluido de la manera más insulsa, y por otro, el gusto del pequeño por las medias, los tacones y las canciones de Fangoria no me parece del todo necesario.

vive-cantando2

  • Final feliz: Tanto positivismo a mi parecer tiene el problema de anticipar al espectador que todo va a salir bien. No importa lo crudo que se le ponga al personaje, pues ya sea en ese episodio o en el siguiente, todo volverá a su cauce y a su estado de equilibrio y bienestar. Enlazando con el punto anterior, somos incapaces de sorprendernos ante tramas que, aunque estén contadas con gracia, ya están muy vistas.

  • Clichés por las esquinas: Juntar lo cañí­ con tramas de barrio tiene un principal problema: el cliché. Todos sabemos más o menos lo que nos vamos a encontrar: un personaje cercano a Belén Esteban, el dueño de un bar al que le gusta el fútbol (claro), su hijo es un “picha brava” (claro), un futbolista guapo y machote (claro, claro),… Aunque estén interpretados a la perfección, no hay lugar para la sorpresa en ellos.

31

  • Poca música: Cuando vendes una serie como musical, necesitas que haya música. Una canción sabe a poco y menos si, a lo mejor, no es de las que más te gustan o esta cortada de tal forma que sólo dura unos segundos. Tendrí­a que haber una mejor compensación entre los momentos cómicos y las actuaciones musicales.

Como véis, hay tantas razones de peso para verla como para no hacerlo así­ que yo os recomendarí­a echarla un vistazo y juzgar por vosotros mismos si los pros superan a los contras o viceversa. En cualquier caso, es un entretenimiento ligero, disfrutable y para toda la familia que no tiene mayor pretensión que transmitir un sentimiento buenrollero hacia la vida y la sociedad en la que vivimos.

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

1 Comment

¡Menos comentar y más compartir, cosuca!

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies