Guí­a del postureo seriéfilo

Hay personas a las que no les gusta ver series. Es difí­cil asumir que hay seres así­ en el mundo, entre nosotros, y que se pasean a sus anchas cada dí­a sin que nadie les diga nada, pero ocurre. Una vez, una chica dijo que creí­a que las series eran una pérdida de tiempo y ahora está en un lugar mejor. Fuera de mi vida, que no muerta.

Y, frente a esos extraños individuos, se encuentran aquellos que se desviven por las series, que duermen pensando en éstas, que organizan sus semanas en función de la emisión de capí­tulos, que no se meten dentro de la pantalla porque todaví­a no es posible y Samara, la niña del pozo, no tiene el don de la palabra. Este grupo, no muy escaso, sufre lo que se denomina postureo seriéfilo.


1REGLA #1

¡Pero cómo te atreves a ver una serie doblada! Incluso esa serie japonesa que quisiste ver el verano pasado porque tení­as demasiado tiempo libre debes verla en versión original. ¿Que no sabes japonés? No pasa nada. Ve las imágenes pasar y, de vez en cuando, asiente como si entendieses algo. «Pfff, es que el doblaje es tan malo… Pierde toda su esencia». ¿Las series? Siempre en VOS. No VOSE, no, ¡VOS! Nunca apoyarás el doblaje y, si lo haces, te lo callarás. Por amor al arte.


2REGLA #2

Nunca verás suficientes series. Cuando creas que ha llegado tu lí­mite, ese director desconocido para ti pero del que todos hablan sacará una nueva serie y te verás obligado a verla porque, repí­tete una y otra vez, «nunca es suficiente». Y las llevarás al dí­a, aunque tengas 10 en un mismo dí­a, aunque no recuerdes el nombre de los personajes porque tienes tantos en la cabeza que no sabes si David es el prí­ncipe de Once Upon A Time o aquel personaje que apareció una vez en Scandal.


3REGLA #3

Utiliza frases seriéfilas. ¿Que llegas sin avisar a una fiesta? «Surprise, bitch!» (Madison Montgomery, American Horror Story: Coven). ¿Que te enteras de algo muy fuerte y no das crédito? «Oh, Dios mí­o» (Janices, Friends). Enúncialas en su idioma original para dejar constancia de tu buen criterio y, todaví­a más importante, ensaya bien el tono de los personajes. Si nadie te entiende: «¿No lo pillas? Es una frase súper conocida».


4REGLA #4

Es muy importante que sigas las denominadas «series de culto» para poder mirar con superioridad a aquellos que se atrevan a seguir viendo Glee o Once Upon A Time. Eres el primero en verlas, pero en tu lista de series favoritas deben aparecer otras como Mad Men, True Detective, Breaking Bad o Fargo. «¿No has visto Breaking Bad? Pfff, no sé a qué esperas, porque es una serie de culto». Ni siquiera sabes lo que significa «serie de culto», pero queda bien y eso te basta.


5REGLA #5

Es prácticamente imposible ver una serie entera en un dí­a, pero debes dejar constancia de tu interés por ella. Recurre al uso de frases como «me vi las 3543 temporadas en dos dí­as»«sólo dejaba de ver la serie para ir a la ducha y comer, ¡y a veces ni eso!». No importa que otros piensen que exageras. Lo haces, pero habrás cumplido con tu objetivo de ver una serie entera. A veces, llegas a verlas antes de que se estrenen. Otras, incluso antes de que su creador tenga la idea.


6REGLA #6

Pase lo que pase, las series deben ser lo primero en tu lista de prioridades. Ya puede acabarse el mundo o tener que comprar comida porque la nevera llora a mares porque se siente sola, que no harás lo que tengas que hacer hasta que te pongas al dí­a con los capí­tulos que tengas pendientes. Y, ojo, ¡ni se te ocurra tener muchos atrasados! En esta vida, todo es elegir y qué mejor que un sofá, una manta y tus series, que siempre están ahí­, salvo en largas esperas de nuevas temporadas.


7REGLA #7

«¡Series españolas? ¡Ni hablar!». ¿Para qué quieres 7 vidas teniendo Friends? ¿Para qué vas a ver Aí­da si tienes el humor de Modern Family? El producto español está vetado y, para qué mentir, te sientes hasta culpable porque estás enganchado a El Ministerio del Tiempo«Está tan bien hecha que ni parece española, ¿eh? Me encanta». Y sonrí­es, y frotas tus manos efusivamente mientras pides perdón por caer en la tentación.


8REGLA #8

«Me gustan más las primeras temporadas. Luego se hizo demasiado famosa y se volvió muy comercial». Serás siempre el fan #1 hasta que todos sigan la serie. Entonces, deberás buscar otras alternativas, porque lo mainstream no va contigo. Busca series con bajas audiencias y justifí­calo con frases como «no está hecha para cualquier público. No todos saben ver el significado de la serie». A nadie le importarán tus razones, pero, recuerda, «nunca es suficiente».


9REGLA #9

No sabí­as nada y te has quedado con la boca abierta cuando ha ocurrido lo que ha ocurrido en un capí­tulo, pero sueltas un «pfff», seguido de «era súper predecible, ¿eh?». No has acertado ni una. Ni se te pasaba por la cabeza que ése pudiese ser el asesino, pero debe parecer que controlas cada mí­nimo detalle de la serie. Hasta hay rumores de que sabes lo que va a pasar antes de que el guionista haya pensado en el desenlace.


10

REGLA #10

No pagas ni tres céntimos para ver series porque estás pobre e Internet es un lugar muy bonito, pero, ojo, ¡las compras en cuanto salen en España! En cuanto tienes dinero, te marchas a la Fnac, aplicas el 5% de descuento de socio y colocas tus series favoritas en la estanterí­a, junto a una foto con tus amigos, decorando la habitación y cogiendo polvo hasta decir basta. Lo de usarlas en otro momento. Pero, ¿y lo bonitas que quedan?


11REGLA #11

Es imprescindible que veas las series que han marcado a una generación, como Friends, Embrujadas, Gossip Girl o Mujeres desesperadas. Si puedes verlas varias veces, mejor. Es más, debes acabarla y volverla a empezar hasta memorizar los nombres de los capí­tulos, el argumento de cada uno y sus diálogos. Esto te dará la potestad de mirar con desprecio a quienes nunca las hayan visto. «¿Ni una sola vez? Yo la he visto unas 5689 veces…».


12REGLA #12

El spoiler debe ser tu mayor enemigo, ése que debes evitar a toda costa porque te dejarán llorando desconsoladamente mientras suena All By Myself en forma de música extradiegética -postureo-. Es triste y duro decirlo, pero un spoiler duele más que la muerte de una madre, y mira que ya duele. Evita Tumblr mientras sea posible. Las fotos de gatitos, comida y chicos guapos pueden esperar para otro momento.


«¿Qué es el postureo seriéfilo?», dices mientras clavas en mi pupila tu pupila azul. ¿Qué es postureo seriéfilo? ¿Y tú me lo preguntas? Postureo seriéfilo… eres tú.

[socialpoll id=”2259142″]


Gabriel Garcher
Gabriel Garcher

musica@bfacemag.es

Canario, que no africano. Freelance a tiempo completo; escritor en mis ratos libres. Nunca sonrío en las fotos, y no pasa nada. La vida sigue.

No hay comentarios

Deja tu comentario :)

¡Tranquilo! Tu email no se publicará ;)

Utiliza atributos HTML y tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Ingrese aquí Captcha : *

Reload Image

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies