Herederos: La importancia de llamarse Carmen Orozco

Soy de esas personas que piensan que habrí­a que adorar a Concha Velasco, hacerle una estatua, un monumento o algo parecido; y, no, no es por su filmografí­a de la que, sinceramente, he visto pocas pelí­culas, sino por el despliegue de talento que hizo en ‘Herederos’, serie de TVE en la que interpretaba a la matriarca de una familia relacionada con el mundo del toreo. Acostumbrados a verla siempre sonriendo y deshaciéndose en simpatí­a ante los periodistas, nos encantó verla como Carmen Orozco, una mujer frí­a, manipuladora y sin escrúpulos que, como Michael Corleone, ha luchado toda su vida por proteger a su familia.

La serie, emitida entre 2007 y 2009, cuenta con uno de esos arranques que sólo vemos en las series americanas. No hay preámbulos, ni explicaciones: el espectador llega justo cuando todo explota, en este caso, cuando Carmen se entera, en mitad de una plaza de toros, de que su marido esta teniendo una aventura con su hermana (la que luego sabremos que, realmente, es su hija) gracias a unas cartas enviadas por alguien desconocido. A este momentazo, se une la repentina cogida del marido, quien esta toreando por última vez. Todo esto en los primeros cinco minutos en los que, queramos o no, ya hemos sucumbido ante ‘Herederos’.

Féliz-Gómez-y-Concha-Velasco-en-Herederos.

Pero, la serie continua y no hace más que ir para arriba como una montaña rusa. Al personaje de Carmen Orozco, se unen los de sus hijos, Verónica y Jacobo, este último interpretado por un gran Félix Gómez, quien recibió en 2008 el premio a mejor actor secundario por parte de la Unión de Actores por este papel cargado de contradicciones, en el que coquetea con las drogas, con la ilegalidad e, incluso, con la homosexualidad, dando lugar a esa famosa polémica que hubo por la censura de un beso entre dos personas del mismo sexo cuando se repuso la serie en la sobremesa.

La directora de programación de TVE intentó explicar -sin mucho éxito- porque se eliminó esa escena [Ver video]

En ‘Herederos’ nada es lo que parece. Durante tres temporadas, Carmen Orozco maneja los hilos de todos los que están a su alrededor pero también sufre, y mucho, porque ser la matriarca de una de las familias más acaudaladas de España también es duro. Además de lidiar con los múltiples ‘amantes polilla’ que surgen, también tendrá que ser fuerte ante la prensa del corazón y acabar con todos aquellos que quieran hacer daño a sus seres queridos (para el recuerdo el castigo que recibe el personaje de Octavi Pujades tras violar a Verónica… Aún se me ponen los pelos de punta).

Si la semana pasada hablábamos de ‘Motivos personales’ como una de las mejores series de televisión en España, ‘Herederos’ no se le queda atrás. Llena de tramas que se entrelazan y que sorprenden, la serie es una joya que no recibió todo el cariño que se merecí­a por parte de los espectadores pero que, sin lugar a dudas, merece un visionado (o dos).

[followbutton username=’SpinOver_’]

[wp_ad_camp_2]

Jonathan Espino
Jonathan Espino

cine@bfacemag.es

Volé en el Oceanic 815, bailé con Billy Elliot y me enamoré de Satine en el Moulin Rouge. Ahora, comparto despacho con Alicia Florrick y canto en las barricadas en mis ratos libres.

No hay comentarios

Los comentarios están cerrados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies